Trabajo remoto: consideraciones para seguir laborando bajo esta modalidad

user-pic

El Gobierno extendió el estado de emergencia sanitaria hasta el 7 de setiembre. Independientemente de la medida, varias organizaciones tienen contemplado que sus trabajadores continúen desempeñando sus labores desde casa, siempre que sea posible, hasta que las condiciones de salud mejoren, y el riesgo del COVID-19 disminuya.

1500x844_imagen3.jpg

Si bien el trabajo desde la "comodidad" del hogar trae consigo un ahorro de tiempo y dinero para los colaboradores por conceptos como transporte, combustible, alimentación, pero sobre todo tiempo con los seres queridos, hay diversos aspectos a tener en cuenta para seguir laborando bajo esta modalidad.

Equipos informáticos: La  laptop que podíamos utilizar en cualquier lugar y momento durante el inicio de esta cuarentena es recomendable que sea cambiada por una computadora de escritorio para evitar adoptar posturas corporales que puedan perjudicarnos en el largo plazo. Otra opción es que la laptop se complemente con un monitor, teclado externo, mouse o incluso con unos audífonos y/o micrófono especial.

Mobiliario: Se debe contar con una silla ergonómica que sea regulable a la talla de la persona, con reposo lumbar y reposa brazos. También, es necesario considerar una mesa que se complemente con las dimensiones de la silla usada y evitar que se trabaje a desniveles. En algunos casos, el uso de un reposapiés es recomendable para las personas de una menor talla.

Ambiente de trabajo: El trabajador debe buscar un ambiente en el hogar con adecuada iluminación y ventilación con el propósito de no generar problemas de vista u otros aspectos vinculados a la salud. Asimismo, es recomendable que el lugar elegido tenga las menores distracciones posibles con el objetivo de facilitar la concentración y reducir los niveles de estrés producto de ruidos u otros factores externos.



Condiciones de seguridad: Además de contar con un ambiente para trabajar, es importante revisar sus condiciones e identificar potenciales riesgos de accidentes para corregirlos: cables sueltos, interruptores en mal estado, muebles deteriorados, pisos en mal estado, objetos pesados colocados en repisas altas, etc.

Organización del tiempo: Es necesario tener horarios de trabajo y descanso definidos en la medida de lo posible. Realizar pausas cortas para evitar acumular el estrés; buscar tener reuniones lo más eficientes y eficaces posible; evitar estar en dos reuniones a la vez; y contar con una comunicación fluida con los otros miembros de la casa para contar con su apoyo y evitar interrupciones, son algunos consejos para un adecuado manejo del tiempo.

Hábitos saludables: El trabajar desde casa y estar cerca de nuestra cocina podría tentarnos a permanecer constantemente ingiriendo alimentos. Para evitar consumir más de la cuenta, es importante que tengamos comida saludable a la mano y sepamos cuál es la cantidad recomendada para su consumo al día. Los frutos secos, las frutas, así como el agua son algunas alternativas para evitar consumir alimentos o bebidas no saludables. También resulta importante realizar una actividad física regular, que pueden ir desde realizar quehaceres domésticos hasta rutinas de ejercicio.  Ahora hay diversas opciones gratuitas en línea para mantenernos activos de una manera segura y con asesoría de especialistas.

Las recomendaciones señaladas tienen como objetivo prevenir consecuencias negativas del trabajo remoto en la salud física y mental de las personas que continúen bajo esta modalidad. Si bien hay muchos beneficios al trabajar desde casa, es importante no descuidar los otros aspectos que pueden impactar en el trabajador y en las personas que conviven con él.

Auspicios