Era pos-COVID-19: La nueva normalidad de las empresas

user-pic

El perfil del consumidor ha cambiado para siempre. Tras la crisis, la incertidumbre de la "nueva normalidad" obliga a las empresas y marcas a adaptarse con rapidez.

1500x844_imagen3.jpg

La nueva realidad económica y social que se vive hoy, debido a la pandemia mundial, ha generado que la gestión de las empresas cambie de manera drástica. Después de esta crisis, surgirá una nueva arquitectura económica con cambios profundos en cuanto a las preferencias de los consumidores. 

Se esperan nuevos desafíos, incluso, al superar esta crisis. Los resultados: positivos o negativos dependerán de la capacidad de reacción y adaptabilidad de cada empresa. Las preguntas principales que todas deberían hacerse justo ahora son ¿cuál será esta nueva realidad? y ¿cómo me enfrentaré a ella? 

Hábitos de compra

Los cambios de hábito que el consumidor adoptó durante la pandemia no desaparecerán. Muchos comportamientos que antes parecían irreales han llegado para quedarse. Los consumidores se han vuelto más cautelosos, lo que ha impactado en su canasta familiar. 

Esta situación ha beneficiado a las empresas dedicadas a la comercialización de productos de primera necesidad. Al mismo tiempo, se ha priorizado la conveniencia y se buscan nuevas formas de compra que brinden mayor seguridad y se adapten a los bolsillos de los clientes.



Según estudios de Nielsen, más del 50 % de consumidores afirman que aumentaron sus compras en las categorías de limpieza y salud. También se abastecen más de productos comestibles, como salsas y condimentos (45 %), alimentos listos para comer (42 %) y productos con fechas de vencimiento más extensas. 

El comercio tradicional se ha visto obligado a adaptarse para sobrevivir a la pandemia y debe aprovechar todas las fortalezas de su canal: la proximidad, la gran variedad de productos y de formatos. Además, el gasto de sus consumidores habituales también será menor. Al mismo tiempo, deben ofrecer nuevas formas de comunicación, a través de canales digitales como WhatsApp. 

Según un estudio de Visa, el pago digital y sin contacto se aceleró en mercados de América Latina. Ahora los clientes priorizan la salud, la higiene y la seguridad. Los comercios deben ofrecer distintos métodos de pago a sus clientes para asegurar sus compras. La crisis ha fortalecido los pagos digitales y sin contacto, y las aplicaciones como Yape, Plin o Lukita son básicas en comercios que desean permanecer a flote. 

Crecimiento digital

Las personas emplean los medios digitales y las nuevas tecnologías para realizar distintas actividades, desde comprar por Internet hasta estudiar de forma online. Ante el temor de contagiarse, el comercio electrónico y el servicio delivery se consolidarán y perfeccionarán. 

Según la Cámara de Comercio de Lima (CCL), en el Perú se registrará una eventual explosión en el e-commerce. En ese sentido, las empresas que no hayan tenido una experiencia previa en el canal online deben iniciar un proceso de transformación digital con urgencia. 

La digitalización del proceso de comercialización no se verá limitada por el sector o el público. Negocios de distintos sectores se ven obligados a adaptarse al mercado online. Por ejemplo, Mapfre ofrece a sus asegurados consultas médicas en línea, mientras que los gimnasios y centros deportivos prestan servicios a través plataformas virtuales. 

Según la CCL, los factores más relevantes que motivan la compra online son:

  1. Menor precio (73.70 %)
  2. Experiencia de compra satisfactoria (71.10 %)
  3. Seguridad y protección de la información (60.50 %)
  4. Amplitud y variedad de la oferta (48.70 %)
  5. Comodidad y ahorro de tiempo (40.80 %) 

Las empresas deben crear ofertas atractivas en el ámbito digital sin perder su esencia y propósito. Vender por internet no será suficiente. Para tener éxito, las marcas deben desarrollar estrategias digitales, previa evaluación de las tendencias, y ofrecer mejores soluciones a sus clientes. 

Nueva realidad

Los cambios en el mundo son cada vez más constantes, a la vez que se inicia el proceso de resiliencia. Los consumidores han modificado sus hábitos, costumbres y formas de hacer las cosas. Es una nueva oportunidad para que las empresas identifiquen estos cambios en sus clientes y logren conectarse con ellos. 

Las empresas deben adaptarse con rapidez al nuevo escenario. Las marcas necesitan demostrar un propósito claro, de cara a la sociedad, y adaptar sus negocios a la "nueva normalidad". Luego de superar esta crisis, las empresas tendrán dos opciones: transformarse y superar los desafíos o no hacer nada y fracasar. ¿Cómo ha logrado adaptarse tu organización? Cuéntanos tu experiencia.

Referencias

Alcaide, J. (2020). Rapidaptación: tendencias en marketing tras la enfermedad COVID-19. 

CCL prevé que ventas online crezcan 50% en abril y que más empresas usen el canal digital (6 de abril de 2020). Gestión. 

Covid-19 acelera comercio electrónico y pagos sin contacto en América Latina (20 de mayo de 2020). En Forbes. 

Covid-19 afectará más a los consumidores de bajos ingresos en Latinoamérica (4 de mayo de 2020). En Nielsen Group

Cuatro comportamientos del consumidor que cambiarán luego del Covid-19 (21 de abril de 2020). Gestión

Gómez, M. (2020). El nuevo consumidor poscoronavirus: el coroconsumidor.

La economía post Covid-19 (21 de abril 2020). El Economista. 

Auspicios