Metamorfosis del consumidor: Tres claves esenciales

user-pic

El ser humano ha demostrado que tiene la capacidad de evolucionar para sobrevivir y, con ello, también sus hábitos y consumo.

1500x844_imagen2.jpg

En todo el mundo se registran cambios en los hábitos de consumo. Según el reciente estudio Consumidor peruano: La nueva normalidad de Neo Consulting, el 71.3 % de peruanos considera la salubridad de un producto como un factor más importante que el precio en su decisión de compra. El 69.2 % considera como segundo factor primordial la calidad de los productos, mientras que el precio desciende hasta el quinto puesto. 

La pandemia aceleró los cambios de comportamiento en el consumidor, por lo cual es importante entender tres aspectos claves. 

Empatía necesaria

Según Sócrates, el hombre es un ser social por naturaleza, ya que necesita interrelacionarse para sobrevivir. Ello se refleja en que, ante la ausencia de contacto social, satisfacer esta necesidad es primordial antes que cualquier hábito de consumo. Las personas comienzan a valorar más a sus familias por la incertidumbre y la posibilidad de perder a sus seres queridos.



Es probable que las nuevas rutinas del consumidor se mantendrán luego de la pandemia de la COVID-19.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha reconocido que las dificultades de los familiares para enterrar a sus muertos es un hecho que impacta en su derecho a la integridad personal, ocasionando angustia y un mayor sufrimiento. Por otro lado, las industrias también cambiaron y pasaron de ser negocios B2B o B2C a ser H2H (human to human). 

En muchas empresas, la administración priorizó el recurso humano y adoptó un enfoque más empático con sus colaboradores. En ese sentido, es importante el reconocimiento y la valorización del ser humano, la priorización de la familia y el entendimiento empático del entorno de cada una de las personas y sus nuevas realidades. 

Nuevas rutinas

"La pandemia ha cambiado la vida de las personas de muchas maneras. Además de sentir pena por las muertes que causa, es probable que lamenten la pérdida de sus rutinas habituales", refiere el representante de la Clínica Mayo. Este sentir es equiparable a una sensación de duelo. Así como perdieron sus rutinas, también adoptaron nuevas, con un eje en la tecnología y la digitalización, cuyo centro de operaciones se estableció en el hogar. 

Es posible que se marque un antes y un después en los hábitos del consumidor, cuyas nuevas rutinas probablemente se mantendrán luego de la COVID-19. En ese sentido, las empresas deben prepararse para contar con plataformas en línea funcionales, durante y después de la pandemia. 

Conciencia social

El doctor Harry Campos declaró para Infobae que la conciencia social será muy importante para afrontar la situación actual. Se basará en que "no le hagas al otro lo que no quieras que te hagan". Es poder tener una postura empática con el semejante, algo muy difícil porque existen demasiadas singularidades. 

Para el experto, existe una tendencia general a creerse la excepción. "En este caso particular, tenemos que empezar por cuidarnos a nosotros mismos. Creo que será muy importante poder instalar una conciencia que implica entender que, levantar las restricciones no implica el fin del virus", aseguró. 

Esta tendencia de empatía con todo lo que rodea a nuestro ser, ya sea el medioambiente, la familia, los compañeros de trabajo, los amigos, los médicos o los policías, llegó para quedarse. Lo más seguro es que el mundo no sea el mismo después de la crisis y quizás existirán consumidores más sociales, más adaptables con sus rutinas y, sobre todo, más conscientes. ¿Estamos preparados para este cambio? Déjanos tu opinión.

Auspicios