Inversiones viables en tiempos de COVID-19

user-pic

Los proyectos de inversión deben tomar en cuenta los cambios en el mercado y prepararse de cara al escenario posterior a la pandemia.

1500x844_inversion_peru.jpg

Los proyectos de inversión traen oportunidades de crecimiento para las empresas. Sin embargo, ante la crisis por la COVID-19, los riesgos también aumentan y su gestión es una de las nueve áreas de conocimiento que involucra las buenas prácticas de gestión de proyectos del Project Management Institute (PMI). 

Se espera que la economía peruana recupere su nivel de desempeño anterior a la crisis, a más tardar en el primer o segundo trimestre del 2022. Por lo tanto, desarrollar un proyecto de inversión en estos momentos implicará que esté listo para empezar su marcha cuando la actividad económica ya se encuentre en franco crecimiento. 

A tomar en cuenta

A nivel político, hubo muchos obstáculos y trámites burocráticos que dificultaban el retorno de las actividades empresariales. El nuevo gabinete tiene como misión enfrentar la crisis sanitaria y reactivar la economía. No solo deben reabrirse los distintos sectores, también se necesita más inversión privada que nunca. En ese sentido, una estrategia inteligente sería preparar proyectos para activarlos cuanto antes.



Para elaborar un proyecto de inversión viable, es necesario conocer el perfil de nuestro nuevo cliente, qué busca, qué privilegia y qué espera de nosotros.

Sin embargo, la emergencia sanitaria y el colapso del sistema de salud son aspectos que impactan de forma directa en la economía del país y viceversa. Por eso, el aspecto sanitario es relevante en el desarrollo de proyectos de inversión, donde se debe tomar en cuenta conceptos como el teletrabajo y el distanciamiento social en el diseño de los procesos de operación y atención. 

Por otro lado, el consumidor y el mercado en general han cambiado. Algunos hábitos nuevos que llegaron para quedarse afectarán la demanda, la oferta y la dinámica empresarial. Por ello, se requiere un análisis profundo y que todos estos aspectos sean incorporados en el proyecto de inversión. 

Reinvención urgente

Históricamente, el Perú siempre ha sido un país informal. A raíz de la crisis por la COVID-19, este problema se ha agudizado, pero también es innegable la contribución del sector formal y de las empresas privadas a la economía nacional. Hoy, el mercado laboral busca responder a las nuevas exigencias del mercado con gente que no solo posea un mejor manejo de la tecnología, sino que también sepa gestionar los cambios. 

Esta misma lógica se aplica en la gestión de proyectos. Estamos frente a una oportunidad para reinventarnos y buscar satisfacer las necesidades de esta nueva sociedad, y se requiere la identificación, el análisis y la cuantificación de los distintos riesgos, en términos de probabilidad e impacto, para determinar su severidad. 

Identificación de riesgos

Aunque un proyecto se trata de una oportunidad, también es necesario conocer los riesgos. Este proceso se divide en tres etapas. La primera consiste en la planificación e identificación de los riesgos. La segunda es el análisis cuantitativo y cualitativo. La tercera es la planificación de las respuestas a los riesgos, además de su seguimiento y control respectivos. 

Es importante definir los riesgos que enfrenta nuestro proyecto, con relación a la reactivación económica. El cierre de la economía fue largo y fuerte, mientras que la reactivación es débil y lenta. También hay que considerar que casi todos los sectores ya se encuentran en operación y los faltantes también lo harán a corto plazo. 

¿Cómo empezar?

Un proyecto de inversión viable será posible si, primero, entendemos los cambios en el mercado. Es necesario conocer el perfil de nuestro nuevo cliente, qué busca, qué privilegia y qué espera de nosotros. En segundo lugar, hay que determinar la propuesta de valor que deseamos ofrecer al mercado, compatible con sus necesidades. 

El tercer paso es analizar cómo empleamos la tecnología en nuestros procesos e incluirla en nuestro proyecto para hacerlo más eficiente y viable. Sin embargo, el aspecto más importante a considerar es que, hoy más que nunca, se requiere ser muy riguroso en el análisis exhaustivo de los proyectos de inversión para ser capaces de elaborar una propuesta sólida, viable y rentable. ¿Has seguido estos pasos para desarrollar proyectos de inversión en tu organización? Cuéntanos tu experiencia.

Auspicios