E-commerce en provincias: Un reto pendiente

user-pic

El comercio electrónico en el Perú ha experimentado un rápido crecimiento en estos últimos años. Aunque su ascenso se disparó con la COVID-19, aún existe una baja penetración de transacciones online en provincias.

1500x844_ecommerce_provincias_reto.jpg

En los últimos años se ha vivido un proceso acelerado de digitalización. Muchas empresas han aprovechado la tecnología para brindar sus servicios con el comercio electrónico. Según la Cámara Peruana de Comercio Electrónico (Capece), aproximadamente 50 000 empresas ya emplean e-commerce, de las cuales 69 % se encuentran en Lima y 31 % en provincias. Si hablamos de transacciones, el 97 % se concentra en Lima y solo un 3 % en provincias. 

Una tendencia en aumento

El e-commerce registró un crecimiento acelerado durante los últimos meses debido a la coyuntura actual, y ha generado cambios en el comportamiento de los consumidores, además de acelerar la digitalización de todos los canales de compra en los que acostumbrábamos a usar efectivo. Según Niubiz, solo en los primeros siete días de confinamiento, el comercio electrónico en el Perú movió más de 10 millones de soles, lo que representa un aumento del 49 % respecto a los días previos al decreto de la cuarentena.



Solo el 40.1 % de los hogares peruanos tiene una conexión de internet en la vivienda. Esto revela que muchas familias aún no pueden acceder al mundo digital.

Tras decretarse la cuarentena, no todas las empresas registraron actividad durante los primeros días. A medida que reactivaban los negocios, cada uno tuvo que adecuar sus formas de ventas y cambiar su modelo de negocio. Los microempresarios no fueron ajenos a este proceso y optaron por sacar provecho de la tecnología, las redes sociales y los canales digitales (aplicaciones de bancos, billeteras electrónicas, pagos por internet), a fin de mantener el contacto con sus clientes, de una forma totalmente digital. 

Digitalización en provincias

La pandemia de la COVID-19 ha transformado el comportamiento de los consumidores en general. No obstante, si hablamos en concreto de la población de otras ciudades del país, aún existe rechazo a la digitalización. Sin duda, el escaso acceso a internet que existe en las provincias es uno de los factores principales por los cuales el comercio electrónico aún no es significativo en estas zonas. 

Según cifras del primer trimestre de la Encuesta Nacional de Hogares (Enaho) 2020, solo el 40.1 % de los hogares peruanos tiene una conexión de internet en su vivienda, esto revela que muchas familias aún no pueden acceder al mundo digital. Otro factor importante es que un gran porcentaje de la población no se encuentre bancarizado y no tiene acceso a una tarjeta de crédito o débito, por lo cual no puede realizar compras de forma electrónica.  

Desafíos del e-commerce

Uno de los principales retos pendientes del e-commerce consiste en incrementar las ventas online en provincias. La mayor dificultad del consumidor es que no tiene la confianza para comprar por internet, ya que la digitalización y la ciberdelincuencia crecen al mismo ritmo. Un estudio de Fortinet reveló, que en el Perú se registraron más de 433 millones de intentos de ciberataques en el primer trimestre del 2020, el miedo de la población a ser víctimas de estos actos los lleva a optar por los canales de venta tradicionales; otro punto importante es el temor a que el producto adquirido no sea el mismo que se muestra en la web. Frente a ello, Helmut Cáceda, presidente de Capece, señaló que para incrementar la penetración del e-commerce, sobre todo en provincias, se está considerando la posibilidad de ofrecer incentivos tributarios al comercio electrónico, tal como sucede en otros países. Así, se espera que gran parte de la población pueda atreverse a cambiar y dar un paso al mundo digital. 

La coyuntura actual obliga a los negocios a digitalizarse y el e-commerce les ha permitido aumentar sus ventas durante el confinamiento. Sin embargo, el reto actual consiste en transmitir confianza a los clientes en todo el sentido de la palabra, para no morir en el intento. Cada empresa debe educar a sus clientes y animarlos a iniciar el cambio, con el objetivo de descentralizar la digitalización en el país. ¿Qué acciones de este tipo has realizado con tu empresa? Cuéntanos tu experiencia.

Auspicios