Networking: Herramienta clave en la recolocación laboral

user-pic

La construcción de una red de contactos es un proceso que toma tiempo, pero resultará muy importante cuando tengamos que afrontar un despido o busquemos un cambio de trabajo. Sin embargo, la comunicación será clave para que funcione adecuadamente.

1500x844_networking_clave_recolocacion_laboral.jpg

En el escenario actual, los despidos se han vuelto cada vez más frecuentes en las empresas de todos los tamaños. Por eso, la construcción de una red de contactos o networking es primordial para asegurar una recolocación laboral más rápida. Las personas que integran esta red pueden recomendarnos a puestos donde saben que tendríamos un buen desempeño y brindarnos información sobre sus sectores, a fin de orientar mejor nuestra búsqueda de oportunidades laborales. 

Referencias invaluables

El networking es una habilidad social, en la que debemos invertir tiempo. Por ejemplo, cuando empezamos a teletrabajar, es usual que pasemos horas trabajando delante de la máquina, sin conversar directamente con nuestros colegas ni abrir la cámara. Es momento de cambiar esta costumbre y empecemos a conectarnos más con las otras personas. Ellos nos deben conocer y recordar por algo.



El networking sirve para conectarte con otros profesionales de tu entorno, pero debes tener claro tu plan de carrera, en qué eres bueno y a quién quieres conocer.

Hoy, el 80 % de los trabajos se consiguen por referencias, pero eso no equivale a "tener vara". Lo que sucede es que, a veces, las empresas tienen que suplir determinadas posiciones con urgencia y optan por llamar a conocidos del entorno para preguntarles a qué profesionales recomendarían. Además, cuando un empleador tiene dos perfiles similares para un mismo puesto, es más seguro que optará por quien tenga personas que validen su experiencia, ya que habrá menos riesgo de equivocarse. 

Comunicación directa

El networking sirve para conectarte con otros profesionales de tu entorno, pero debes tener claro tu plan de carrera, en qué eres bueno y a quién quieres conocer. Sigue estos tres consejos:

  1. Cuando conozcas a la persona indicada de la organización a la que deseas pertenecer, debes saber qué decirle. No sirve pedir una cita para solicitar trabajo. Es más efectivo explicar las iniciativas que aplicaste en tu anterior empresa y cuáles fueron sus resultados, es decir, cómo benefició a la organización. 

  2. Los primeros 30 segundos son claves. En ese tiempo debes asegurarte de que la otra persona entienda tus principales fortalezas como profesional. Tienes solo una oportunidad de conseguir una cita: ¡aprovéchala! Este mismo consejo te servirá durante la entrevista laboral. 

  3. No te sientes a esperar oportunidades, porque no te van a llamar. Búscalas tú mismo, y cuando tengas aseguradas tres o cuatro entrevistas, tus posibilidades de conseguir una mejor posición laboral crecerán. Nada es mejor que tener dos o más opciones, ya que te sentirás más seguro al momento de negociar. 

Este camino es largo, por eso, el networking se trabaja con tiempo. Recuerda que la batalla se gana, primero, en la mente y luego en la cancha. ¿Qué acciones realizas para desarrollar tu networking? Cuéntanos tu experiencia. 

¡Conoce más sobre el ESAN Alumni Career Services, área de empleabilidad para los alumnos y graduados del MBA de ESAN!

Auspicios