¿Cómo acelerar la digitalización del sector construcción en el Perú?

user-pic

El sector construcción es uno de los menos digitalizados en el mundo, especialmente en el Perú, debido a su atomización, a la poca calificación tecnológica de los múltiples proveedores, al poco interés por invertir en nuevas tecnologías para proyectos de poca duración y a ciclos económicos con márgenes inciertos que dejan poco espacio para la transformación digital.

1500x844_tecnologia_construccion_peru_bim_2021.jpg

La pandemia de la COVID-19 introdujo cambios importantes en el costo de los procesos de las empresas del sector construcción. Entre los más notorios destacan los costos necesarios para adecuar los protocolos de bioseguridad (equipamiento personal, pruebas, controles periódicos, etc.), la pérdida de productividad por el redimensionamiento de cuadrillas por el distanciamiento social y los retrasos en la ejecución de proyectos que generan sobrecostos. A estos problemas se le suma la ralentización de ingresos por la caída de adjudicaciones, lo cual impacta por doble vía las utilidades de las empresas.

Ante este escenario, es imperativo acelerar la competitividad de las empresas y su transformación digital. Ello les permitirá tomar mejores decisiones, identificar nuevas oportunidades de negocio, evitar sobrecostos, minimizar imprevistos, reducir riesgos de atrasos, incrementar la seguridad del personal, entre otros beneficios  

Avances y oportunidades

En el Perú, el Plan BIM del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) forma parte del esfuerzo por implementar tecnología en el sector, sin embargo, algunas empresas constructoras e inmobiliarias ya venían implementando sistemas de información, de gestión financiera, sistemas de costos y softwares de diseño, aunque sin llegar a integraciones a gran escala.



Aún existen empresas del sector construcción que desconocen la existencia de herramientas digitales para mejorar sus procesos internos y potenciar competitividad.

La construcción, el mantenimiento y la operación de proyectos privados de infraestructura pública e infraestructura minera, podrían ser más eficientes y rentables mediante la adopción de softwares colaborativos y de gestión de riesgos, herramientas de realidad virtual para la supervisión y automatización de equipos, etc. Un ejemplo concreto de aplicación fue el uso de Building Information Modeling (BIM) en la construcción fast track de la Villa Deportiva Nacional - Videna para los Juegos Panamericanos 2019. 

En el Perú se observa que unas pocas empresas ya están implementando la metodología Virtual, Design & Construction (VDC) que asimila el BIM y agrega herramientas como sesiones concurrentes y colaborativas de diversas especialidades. Sin embargo, en el ámbito internacional existe un gran espectro tecnológico y de softwares que se pueden aplicar en áreas como seguridad, geolocalización, gestión energética, conectividad, automatización y análisis de data.

Una manera de identificar las mejoras tecnológicas es partir de los pain points o puntos de dolor, es decir, los problemas que enfrentan los clientes y proyectos (muchas veces no identificados y menos solucionados). En la gestión de proyectos podemos encontrar que la falta de registros completos, estandarizados y fiables genera pain points con proveedores, clientes, personal, equipos y materiales, así como retrasos en la toma de decisiones, activación de riesgos, etc. que terminan en sobrecostos y pérdidas. 

Desafíos del sector

Para impulsar la digitalización del sector construcción es necesario superar al menos tres obstáculos:

  1. Las dificultades financieras en las empresas debido al freno en el crecimiento de la construcción durante el quinquenio previo a la pandemia y la crisis sanitaria actual. Esto puede postergar las decisiones de inversión en tecnología.

  2. La falta de conciencia sobre la pérdida de competitividad por problemas de análisis y gestión de información, de diseño y costeo, de gestión logística, de gestión de proyectos, etc. También hay desconocimiento de la existencia de una gran variedad de herramientas digitales para superar los pain points. 

  3. Un importante sector aún no percibe el incremento de la presión competitiva y que la digitalización del sector es inexorable, lo que pone en riesgo su supervivencia.

Para terminar, el Estado debería acercarse a los gremios y entidades privadas como la Cámara Peruana de la Construcción (Capeco), el Colegio de Ingenieros del Perú (CIP), el Lean Construction Institute Perú, etc. para aprender y entender la importancia de la digitalización. Con ello se podría generar un marco regulatorio que la promueva y  acelere y haga sostenible. 

Auspicios