Branding digital para las empresas de hoy

user-pic

Cuando hablamos del branding digital, ¿nos referimos a una moda o a una nueva tendencia que llegó para quedarse? ¿Realmente es un nuevo concepto? Y lo más importante, ¿cómo podemos implementarlo en nuestro negocio?

1500x844_branding_digital_empresas_hoy.jpg

El branding vive una transformación que ha permitido a muchas marcas ganar un terreno muy especial en el mercado y ampliar fronteras gracias a su lenguaje de carácter empático. Todo ello sin dejar de lado la carga de trazabilidad que le permite su ADN. Según el artículo "Estrategias digitales y uso de redes sociales en las industrias B2B y B2C en España", publicado en Harvard Deusto Business Review, el uso democratizado de la tecnología ha transformado el comportamiento de las personas y la forma en que se relacionan, entre ellas y con las organizaciones, así como las relaciones entre las organizaciones y entre sus propios procesos internos y externos.

Complementamos esta información con el estudio realizado por Real Time Management (RTM), el cual indica que el 94 % de los directivos consideran que la transformación digital es muy importante. En tanto, el 45 % de los encuestados señalan que uno de los factores que dificulta conseguir mejores resultados en el terreno digital es la falta de estrategia. Esto nos lleva a analizar y entender muy bien todo lo que significa el branding digital en la actualidad y qué acciones específicas se requieren para tener éxito. El futuro digital, ese famoso proceso de transformación digital del que todo el mundo habla, es ya una realidad.  

Rompiendo mitos y abriendo conceptos

En primera instancia, debemos tener claro que el branding digital es un enfoque estratégico y que desde ya trabajamos en una ventaja competitiva a mediano y largo plazo que nos permita los valores que soportan la estructura de nuestra marca. Debemos pensar cómo personalizarla, darle nuestra esencia y llevarla a todos los puntos de contacto digital: web, redes sociales, campañas de comunicación, etc. A ello debemos sumar el key del branding: mostrar una marca relevante, diferente y sostenible en el tiempo. 

Más allá de la estética

Vayamos a la razón de ser. No hablamos solo y únicamente de un logotipo o un "qué" de la marca. El branding es mucho más profundo, porque tiene como eje principal hacer que nuestros clientes se enamoren de nuestra marca, se emocionen, conecten y que, finalmente, se fidelicen. No es una tarea sencilla y los resultados no serán inmediatos. Tenemos que trazar un camino estratégicamente inteligente y digitalizado, ya que el mercado nos lo exige para hacer de nuestra marca la más memorable.



El mundo en que vivimos nos permite estar cerca de nuestros clientes. Solo hay que hallar la forma y el momento perfectos para brindarles lo mejor de nuestro negocio.

Conectar con nuestras audiencias es todo un arte, ya que no hablamos solo de estética o un lenguaje bonito o agradable para el usuario. Debemos guardar una coherencia, flexibilidad y curiosidad. Este último elemento nos permitirá innovar, diferenciarnos y, en especial, mostrar el corazón de la marca. Hoy más que nunca debemos humanizarla para calar de verdad en nuestro público. Gracias a la tecnología y al buen ojo humano, podemos hallar algunas herramientas que nos facilitan y optimizan procesos, y permiten lograr resultados significativos con el apoyo del branding digital. 

Claves y herramientas digitales

El branding digital no solo es aplicable para las empresas ya consolidadas o B2B. Las micro y pequeñas (mypes) y los startups pueden gozar tanto y/o más de esta herramienta. Si se emplea de manera adecuada y estratégica, haremos que nuestras audiencias sufran un crush instantáneo con nuestra marca. ¡Es como hacer un jaque mate! Voy a citar algunas acciones y herramientas que harán nuestro viaje digital más llevadero y provechoso.

1. Webinars. Desde la llegada de la COVID-19, las empresas supieron darle cara a la nueva forma de entrar en contacto con sus clientes. Se aprovechó esta oportunidad para interactuar y acercarse a la audiencia. Las reuniones virtuales son cada vez más sofisticadas y optimizadoras. Brindar experiencias de valor nos posicionará en la mente de nuestros clientes.

2. Chatbots. Poco a poco hemos humanizado lo digital. Gracias a herramientas como los chatbots, hemos logrado conversiones mucho más altas y significativas. Adaptarnos a los espacios y formas de nuestros clientes eleva el atractivo de nuestra marca.

3. Encuestas rápidas. Gracias a herramientas versátiles como Typeforms o Airtable, podemos segmentar al público objetivo con facilidad y generar nuestra propia base de datos. Estas herramientas facilitan la vida de los pequeños negocios y los empoderan para aumentar su fuerza de ventas y obtener mayores beneficios a menor coste.

4. Contenido interactivo. Es importante cuidar la estética de nuestros contenidos. Más allá del "qué", importa el "cómo". Hay que buscar siempre lo que nos permita mantenernos en contacto con nuestro público, gracias a un contenido único que podamos brindarle y que nos mantendrá un paso adelante frente a la competencia.

5. Marketing omnicanal. En la diversificación está el gusto. Gracias a este elemento podemos ampliar nuestro espectro en el mercado. Si algo funcionó, no pretendamos continuar solo con ello. Revisemos siempre las tendencias y busquemos otras zonas que podamos explorar para generar una verdadera experiencia omnicanal. ¡Dejemos que nuestro público viaje con nosotros!

6. Videos imprescindibles. Conectar a través de videos es una tendencia en alza. Las personas confían más en una persona hablando que en una imagen sin movimiento. Es momento de humanizar y brindar ese movimiento a nuestra marca.

7. Stories. Desde su llegada a la plataforma de Snapchat, se han gestado y perfeccionado para ser parte de todas las plataformas. Ahora conectan muy bien en Instagram, WhatsApp, Twitter y hasta en una red profesional como LinkedIn. ¡No las perdamos de vista!  

Las crisis pueden sacar lo peor o lo mejor de uno y eso es aplicable a los negocios. Esta pandemia permitió que muchas empresas salgan adelante y encuentren lo mejor a esta crisis, innovando y sorprendiendo a sus clientes. El mundo en que vivimos nos permite estar cerca de nuestros clientes; solo hay que hallar la forma y el momento perfectos para brindarles lo mejor de nuestro negocio. El mejor branding que podemos realizar es la reinvención. Reforcemos nuestros cimientos empresariales y aportemos valor. ¿Cómo se reinventó tu negocio durante la pandemia? Cuéntanos tu experiencia.

Referencias

López, D. y Giusti, G. (2020). Estrategias digitales y uso de redes sociales en las industrias B2B y B2C en España. Harvard Deusto Business Review. 

Real Time Management. Estudio: Transformación Digital 2019. 

Auspicios