¿Cómo impacta el alza del dólar en la inflación y el nivel de pobreza en el Perú?

user-pic

El precio del dólar ha superado máximos históricos a lo largo del año y ello trajo consigo el incremento en el precio de algunos alimentos, lo cual afecta a la población. En este artículo se analizará más sobre el impacto que causa la fluctuación de la divisa estadounidense.

1500x844_impac_alza_dolar_inflacion_nivel_pobreza_peru.png
Imágenes: Andina

El pasado 22 de junio, el precio del dólar alcanzó un máximo histórico, tras registrar un valor de S/3.98 a nivel interbancario. Solo el día anterior, el tipo de cambio era de S/3.95. Con este incremento, se estimó que, en lo que iba del 2021, su precio había subido en total un 9.98 %. En julio, la divisa estadounidense también llegó al nivel de S/ 3.98 y podría subir más ante las decisiones económicas del nuevo gobierno de Pedro Castillo. Ante ello, cabe preguntarse: ¿cuánto puede afectar este aumento al índice de inflación anual y, sobre todo, a la capacidad adquisitiva de la población?

Impacto general

En la mayoría de países del mundo se registró una creciente inflación. Por ejemplo, en Estados Unidos en los últimos tres meses la tasa interanual de inflación ha crecido del 4.2% en abril, al 5% en mayo y al 5.4% en junio, esta última es la mayor desde el 2008. No obstante, la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) confirmó que mantendrá su programa de estímulos económicos hasta el 2023, para completar la recuperación económica de Estados Unidos desde la pandemia.

En el Perú, la inflación subió 0.53 % en junio y acumuló un 2.37 % en el año, según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI). En los últimos 12 meses, la variación de la inflación llegó a 3.51 %, un porcentaje que supera el rango meta (entre 1 % y 3 %) establecido por el Banco Central de Reserva (BCR) y propuesto en el marco macroeconómico multianual del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF). El BCR afirmó que dicho incremento de la inflación es temporal, tendiendo a disminuir y situarse en el rango meta establecido.



Para atraer la inversión privada, es necesario desarrollar un clima de confianza, estabilidad, respeto a las reglas de mercado y sostenibilidad macroeconómica.

Esta situación afectó productos esenciales, como los alimentos y las fuentes de energía, que hoy representan el 41 % de la canasta básica y son más vulnerables. Por ejemplo, los productos cuyos precios aumentaron más durante las últimas semanas fueron el pollo, el aceite, el pan y la gasolina, a raíz del alza del dólar, pero también por el aumento de precios de insumos, como el maíz, el aceite crudo de soya, el trigo y el petróleo.

A todo ello, debemos sumar que la pobreza se incrementó durante el 2020, pasando de 20 % a 30 %, debido a la reducción y pérdida de puestos de trabajo. Sin embargo, desde que iniciaron las fases de reactivación, la economía ha registrado una recuperación cada vez mayor, lo que se traduce en más ingresos para las empresas y un aumento sostenido y gradual del empleo, aunque todavía no a niveles prepandemia. Asimismo, tenemos un entorno internacional favorable, dado el ciclo de alza de los precios de los minerales que se viene dando desde el 2020 y que se estima continuará los próximos tres años.

Retos de la economía peruana

Si bien la recuperación de la economía se viene traduciendo en una recuperación gradual del empleo, la mayoría de los empleos generados aún son informales.

Recordemos que la informalidad en el Perú pasó de 72 % a 78 % en el 2020, frente al 2019, y se estima que hoy el 50 % de las microempresas son informales. Es un problema estructural que el próximo Gobierno debe atacar de manera frontal, además de acompañar las medidas de promoción de empleo e inversión privada con programas sociales focalizados para mitigar la situación económica de las familias que están en pobreza.

Vale mencionar el rol clave que tendrá la inversión privada en el escenario posterior a la pandemia, ya que genera el 80 % de oportunidades laborales en el país. Para atraerla, es necesario desarrollar un clima de confianza, estabilidad, respeto a las reglas de mercado y sostenibilidad macroeconómica. Gracias a ello, la pobreza en el Perú cayó de 52 % a 20 % durante los primeros 20 años del nuevo milenio, siendo la reducción más alta de la región.

Para concluir, este año el MEF y el Banco Central de Reserva del Perú (BCRP) estiman un crecimiento económico de 10 % a 10.7 %. Incluso los bancos de inversión, los organismos internacionales y los analistas estiman un aumento de 8.5 % a 10 %, así como una disminución de la pobreza a 26 %. Todo ello dependerá del rumbo económico que tomará el país y que debería definirse con claridad en las próximas semanas.
¿Consideras que la recuperación se acelerará? Déjanos tu opinión.

Auspicios