Segunda Reforma Agraria: la importancia de centrarse en el cómo

user-pic

El 3 de octubre marcó el lanzamiento oficial de la Segunda Reforma Agraria. Sin embargo, la discusión parece centrarse más en el nombre escogido, antes que en asegurar el cumplimiento de los objetivos propuestos.

1500x844_segunda_reforma_agraria_28_10.jpg
Fuente: Andina

Con los resultados obtenidos a partir de la Reforma Agraria desarrollada a finales de los años sesenta, la llegada de una segunda se vuelve muy susceptible. Lo importante aquí, y hay que reconocerlo, es que ha traído a discusión un tema de por sí complicado y difícil de enfrentar: la situación de las productoras y productores del país. Por ello, el nombre de esta iniciativa, sea reforma, revolución, giro o cambio, es intrascendente.

Se han establecido nueve ejes estratégicos de gestión que recogen y sintetizan brechas existentes en el sector agrario y, como primera aproximación a acciones, es válido. Sin embargo, debe tomarse en cuenta que la definición de esos ejes no implica empezar de cero, pues ya se tiene avances en cada uno de ellos. Es por ello que la Segunda Reforma Agraria no debe verse como una novedad, sino como un impulso o un afinamiento de lo que se viene haciendo para mejorarlo, pensando en esa pequeña agricultura familiar. 

Para desarrollar estos nuevos ejes, se ha creado un grupo de trabajo, del cual me ha tocado ser parte como director ejecutivo de Agroideas. La primera crítica recibida fue que el sector privado no está representado y, ante ello, puedo decir que siempre habrá grupos que se sentirán excluidos. Primero debemos definir a qué nos referimos al hablar del sector privado. Si se trata de las empresas agroexportadoras, en efecto, no integran el grupo, pero no por ello dejan de ser importantes y piezas clave en el crecimiento del agro.



La Segunda Reforma Agraria debe verse como un impulso o afinamiento de lo que se viene haciendo en el sector para mejorarlo, pensando en la pequeña agricultura familiar.

Precisamente Agroideas viene desarrollando estrategias bajo el modelo de la cadena de valor de este sector, lo cual implica una articulación de todos los actores, desde los productores y productoras hasta la empresa exportadora o también llamada empresa tractora. Como ejemplo, puedo destacar el caso de la Cooperativa Agroindustrial Chincha. Con un proyecto de reconversión y la instalación de un nuevo cultivo, obtuvo USD 1.80 por kilogramo de espárrago en su primera cosecha. Los productores y productoras, asociados o no, también son parte del sector privado.

Estrategias efectivas

La definición de los ejes es importante en esta primera etapa, pero lo que sigue ahora es más importante aún: desarrollar la estrategia para dar respuesta al cómo, es decir, cuáles son las propuestas que se ejecutarán, en qué plazo y qué presupuesto implica. En tal sentido, debe hacerse una revisión de lo avanzado y plantear objetivos a corto, mediano y largo plazo, recordando que nada es perfecto, pero todo es perfectible. 

Agroideas tiene competencias en dos ejes: asociatividad y cooperativismo e industrialización rural, y posee las herramientas que le permiten dar respuesta a ambos retos. El modelo cooperativo, en sí mismo, es bueno y se apoya en la gestión empresarial para garantizar la sostenibilidad de la cooperativa. Para seguir tomando poder de negociación, desarrollaremos la propuesta de Consorcio, ya utilizado en la región de Piura con la cadena de panela orgánica. Sobre la industrialización rural, tenemos la propuesta de planes de negocios. Sin embargo, no será suficiente sin una correcta inteligencia comercial, más allá de los datos de información de mercado. 

Maestría en Administración de Agronegocios

Dicho esto, se tiene la alternativa de seguir discutiendo por el nombre puesto o centrarse en lo que de verdad importa: el desarrollo de propuestas que tengan como eje principal al pequeño productor y la pequeña productora. Si tuviera que sumar algún eje, sería el desarrollo de herramientas para asegurar la verdadera inclusión de la mujer, porque no se trata solo de lenguaje inclusivo que, para empezar, está bien. 

Esta estrategia debe acompañarse de acciones concretas que les den prioridad a las mujeres y las ayuden a salir del abandono por el cual han pasado desapercibidas entre productores, hombres de campo, líderes, agricultores y relacionados. Empecemos a darles su espacio. ¿Qué otras acciones consideras necesarias como parte de esta reforma? Déjanos tu opinión.

Auspicios