Los principales desafíos de la economía peruana para el 2022

user-pic

La incertidumbre política y la falta de planeamiento estratégico son dos de los retos principales que el Gobierno deberá afrontar el próximo año para lograr un crecimiento económico superior al de las gestiones anteriores.

1500x844_economia_desafios_15_12_2021.jpg
Fuente: Andina

Pese a las dificultades que afronta la economía peruana desde hace algunos años, se estima que el 2021 cerrará con un crecimiento del 12 %. Sin embargo, al menos un 10 % corresponde al rebote que se proyectaba conseguir cuando empezara a disminuir la incidencia de la COVID-19. En ese sentido, la banca de inversión estima que el crecimiento para el 2022 sería entre 2 % y 3 %, niveles mediocres y muy similares a los registrados en los dos Gobiernos anteriores. ¿Será posible mejorar esta situación?

Expectativas de crecimiento

Según proyecciones del banco de inversión JP Morgan, el 2022 marcaría el final de la pandemia y se produciría una recuperación económica mundial completa. No obstante, cabe preguntarse si esta vez el Perú aprovechará las oportunidades de crecimiento. Recordemos que el piloto automático en el que se encontraba la economía nacional desde hace años ahora se detuvo por la incertidumbre política que generan las tensiones entre el Ejecutivo y el Legislativo, y las expectativas empresariales son cada vez menores. 

A su vez, la agencia de calificación de riesgo Moody's dio a conocer que sus proyecciones de crecimiento económico para el Perú, en el 2022, son de 4 %. Esta es una proyección similar a las del Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial (BM), el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y el Banco Central de Reserva del Perú (BCRP). En ese sentido, sectores como construcción y minería deberían liderar el proceso de recuperación de la economía nacional. 

Panoramas interno y externo

A nivel externo, la economía peruana se sostiene gracias al precio elevado de materias primas como el oro, el cobre y el petróleo. Sin embargo, esta oportunidad se contrarresta por la falta de planeamiento estratégico a largo plazo que demuestra el Ejecutivo. Recordemos la preocupación generada por los constantes cambios de ministros y la tensión generada por las declaraciones de la actual presidenta del Consejo de Ministros sobre la minería. A todo ello se suman nuevos destapes de corrupción al interior del Gobierno.  



El mayor problema que debe resolver el Gobierno es la incertidumbre, ya que genera fuga de capitales y disminución de la inversión.

Si bien el Perú fue uno de los principales receptores de migrantes venezolanos entre el 2018 y el 2019, un informe del BBVA demostró que su impacto en la economía es mínimo. Aunque su contratación abarató costos en muchas empresas, su llegada también incrementó el uso de servicios públicos como educación y salud, sumado al aumento de la inseguridad y la informalidad. En general, este grupo solo aporta un 0.6 % al producto bruto interno (PBI), ya que muchos llegaron sin ingresos. 

Retos urgentes

En general, el mayor problema que debe resolver el Gobierno es la incertidumbre, ya que genera fuga de capitales y disminución de la inversión. En teoría, el tipo de cambio debería encontrarse en S/3.80, ya que no existe ningún motivo real que lo lleve a más de S/4 que registra hoy. Todo dependerá de la estrategia que adopte el presidente Castillo. Si bien se ha moderado de forma progresiva, las circunstancias también podrían llevarlo a dar un giro radical.

Es urgente que el presidente desarrolle una capacidad de liderazgo e impulse un planeamiento estratégico, ya que ahora mismo demuestra que carece de cuadros de mérito y existe mucha improvisación.

Un último factor a tomar en cuenta siempre es la evolución de la pandemia en el ámbito internacional. En África, el porcentaje de vacunación solo es de 10 %, lo que provocaría el eventual surgimiento de nuevas variantes que luego afectarán a la población de otros continentes. Es necesario que la vacunación se desarrolle a un mismo ritmo en todo el mundo para entrar, al fin, en una nueva normalidad que nos permita retomar actividades claves como la educación presencial. ¿Qué otros factores deben tomarse en cuenta para mejorar la economía? Déjanos tu opinión.

Auspicios