El reto global de la alimentación sostenible

user-pic

La alimentación sostenible busca incrementar el consumo de productos orgánicos y saludables entre la población. Europa, Estados Unidos y algunos países latinoamericanos como México ya se han sumado a esta tendencia.

1500x844_alimentacion_sostenible.jpg

La alimentación sostenible ha cobrado mayor relevancia durante los últimos años por fomentar el consumo de alimentos saludables que no contengan altos grados de azúcar, sodio ni grasas trans. Asimismo, propone el respeto al medioambiente durante el proceso de producción y empaquetamiento de los mismos, mediante el uso de envases biodegradables y reutilizables. 

Bienestar para la humanidad

El concepto también exige que se garantice una remuneración justa a los productores y otros eslabones que la cadena de producción y comercialización de alimentos. En resumen, la alimentación sostenible persigue el bienestar social, ambiental y económico de la población, mediante la producción de alimentos nutritivos para todos, generando ingresos adecuados y cuidando el planeta. 

Entre los objetivos principales del desarrollo sostenible figuran poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición, y promover la agricultura sostenible. En base a ello, diversos gobiernos han diseñado políticas y métodos sostenibles para producir alimentos. 

La Unión Europea ha creado una iniciativa denominada Food 2030 para articular, ampliar e impulsar la investigación y desarrollo (I+D) alimentarios en su territorio. Así, se busca potenciar las dietas saludables, la resiliencia al clima y el cuidado ambiental, la circularidad para garantizar la eficiencia en el uso de recursos disponibles, y la innovación para fortalecer a las comunidades. 

Impacto de los alimentos

Estados Unidos no se queda atrás. El 2018, cuatro de las empresas de alimentos más grandes del país fundaron la Alianza para Políticas de Alimentación Sostenible (Sustainable Food Policy Alliance). Esta organización fomentará políticas públicas en mejora del impacto de los alimentos en la salud de las personas, comunidades y el planeta entero.



Entre los objetivos principales del desarrollo sostenible figuran poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición, y promover la agricultura sostenible.

De igual forma, las comunidades en los estados sureños de Estados Unidos acuden a cooperativas para producir y consumir alimentos de manera sostenible. Otro caso destacado fue Louisiana. Tras el huracán Katrina, el 2004, se plantaron árboles en toda la ciudad y los suburbios, se monitoreó su crecimiento y se cosecharon sus frutos. 

Otro ejemplo interesante fue Colorado. La empresa Asher Brewery solo compra ingredientes orgánicos a los granjeros locales. La energía para su planta es suministrada mediante energía eólica y las mermas se entregan a las granjas locales como alimento para sus animales. 

En el ámbito latinoamericano, el Gobierno mexicano declaró el fortalecimiento de sus políticas agroambientales para promover la sostenibilidad ambiental y la reducción de la pobreza en áreas rurales y de la inseguridad alimenticia. Desde el 2017, sus entidades gubernamentales a cargo mantienen constante diálogo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para fortalecer estas políticas en el país. ¿Qué otros casos similares conoces? Déjanos tu comentario.

Auspicios