Conversación a transacción

user-pic

He pasado los últimos 13 años desarrollando negocios apoyados en tecnologías y conocimientos. Ahora, espero compartir con ustedes lo que investigo y aplico. Siempre con el propósito de convertir esta conversación en alguna transacción beneficiosa para ti y para tu empresa.

Acepté con gran gusto y responsabilidad escribir para ustedes luego de reflexionar sobre tres motivaciones importantes.

La primera, no soy un "nativo digital" (¡y menos de la Generación Y!) sino más bien un "inmigrante digital", por lo que debo representar a muchísimos de los lectores de este blog. Segundo, porque, curiosamente, de los 26 años de experiencia que llevo en el mundo empresarial, 13 han transcurrido trabajando con tecnología de información para desarrollar negocios, mientras que los últimos 13 me encuentro desarrollando negocios apoyados en tecnología y conocimientos. Finalmente, y no menos importante, porque los blogs son el último vestigio de los libros físicos, del papel, del placer que significa tener un libro en las manos, del placer que significa la posesión de algo. Sin embargo, a su vez los blogs son libros abiertos y actualizables, de permanente vigencia, que ayudan a construir y difundir conocimiento a una inigualable velocidad.

Los blog son de todos y de nadie. Los autores ya no se pueden refugiar en la distancia del lector de un libro, de una revista o de un periódico. Los e-lectores o i-lectores te pueden cambiar por un millón de páginas on line en un tris. Es más, los surfers están en una actividad mentalmente "seteada" para ello. Si no les gusta, te lo dicen; si les gusta, lo comentan y, a lo mejor, lo comparten. Y todo ello es símbolo del presente, de la insoportable levedad del presente. Hoy no solo los alimentos tienen fecha de expiración, lo que se escribe también.

Todo ello configura un reto que me estimula a escribir para ustedes. Hace (casi) dos años dejé la (buena) vida de ejecutivo asalariado y pasé a la (buena) vida de empresario e investigador. Espero compartir con ustedes lo que investigo y aplico; lo que me hace sintonía. Siempre con el propósito de convertir esta conversación en alguna transacción beneficiosa para ti y para tu empresa.



Auspicios