¿Qué podemos esperar del sector aerocomercial con la reactivación?

user-pic

Para evitar un nuevo aplazamiento de la reactivación de los vuelos comerciales, es clave que el Estado y las empresas tomen las medidas acertadas para evitar un rebrote de la COVID-19 en el país.

1500x844_sector_aerocomercial_reactivacion.jpg

El sector aerocomercial del Perú, al igual que en el resto del mundo, fue uno de los principales afectados por la pandemia de la COVID-19. Según la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), solo entre enero y octubre de 2019, el transporte aéreo nacional e internacional de pasajeros creció 6.5 % respecto al mismo periodo del 2018. Este es un desempeño que no podremos superar este año debido al cierre de las fronteras y las actuales medidas de cuarentena focalizada en el país.

Aún existen muchos pasajeros en el país que se encuentran a la espera de movilizarse. Muchos empleos se perdieron e, incluso, tuvimos empresas como Avianca que se retiraron del mercado peruano. Otras se han visto obligadas a jubilar parte de su flota aérea, sin considerar la pérdida de empleos. Ahora esperamos que el rubro inicie su recuperación en octubre, en el marco de la ejecución de la fase 4 del plan de reactivación económica, según el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur).

Reinicio esperado

La reactivación económica del Perú ya pasó por tres fases previas y se suponía que la cuarta empezaría en agosto de este año. Sin embargo, diversos factores, como el aumento constante de contagios, provocaron que se aplazara hasta en dos ocasiones: su ejecución sería en octubre. Esta decisión responde al descenso en el número de contagios y muertes. No obstante, hay que analizar dónde recibiremos los vuelos provenientes de otros países. 

La reactivación del Perú iniciará con un atraso respecto a otros países de la región. El 20 de septiembre, Colombia recibió su primer vuelo comercial tras las restricciones por COVID-19. En nuestro caso, la actividad se reanudará a partir de la segunda quincena de octubre, con la reapertura del Aeropuerto Internacional Jorge Chávez. El primer grupo serán las personas varadas que desean retornar a sus países de origen. 



Se estima que para el segundo semestre del 2021 podríamos observar un nivel de operación al 80 % de lo que registraba en el sector aerocomercial antes de la pandemia.

Un riesgo persistente es la posibilidad de un tercer aplazamiento, debido a factores que escapan a nuestro control. Recordemos que, en países europeos como España y Francia, las cifras al inicio de la pandemia eran impresionantes, luego se redujeron cuando llegó el verano y ahora crecieron de nuevo con la llegada del otoño. Lo mismo sucederá en el Perú y, en la medida en que las cifras de contagios aumenten, tendremos que dar marcha atrás respecto a la reactivación de vuelos. 

Factores externos

A nivel normativo, si dependiera de las compañías aéreas, operarían desde ahora, porque están preparadas para reiniciar sus operaciones. Todos los jugadores del sector han atravesado una curva de aprendizaje y están al pendiente de las compañías en otros países, donde los vuelos comerciales se han mantenido durante la pandemia. Puede parecer que la demanda será muy alta en los próximos meses, pero eventualmente disminuirá hasta alcanzar un ritmo constante. 

Los inconvenientes se mantendrán en la medida en que el país pueda controlar, o no, el número de contagios. Al abrir fronteras, nos expondremos a que lleguen personas con el virus y que se registren nuevos rebrotes. En ese sentido, el Estado debe velar para que tanto el aeropuerto como las aerolíneas respeten los protocolos de bioseguridad y eviten un crecimiento exponencial.

Desafíos para el sector

A partir de ahora, solo debemos mirar de cara al futuro. Hay que ser conscientes respecto a cómo se moverá el mercado en la nueva normalidad, además de monitorear el escenario de otros países. El 80 % de los vuelos comerciales se producen en el hemisferio norte, porque la mayor parte de la población mundial vive ahí. En ese sentido, debemos prestar especial atención a Europa, donde la pandemia empezó mucho antes que en nuestra región.  

Otro punto a considerar en sus estrategias es el público al que apuntarán, más allá de las personas varadas que deseen retornar a sus países. Un ejemplo son los hombres de negocios, a quienes deberán trasmitir confianza desde la etapa previa al viaje, a través sus sitios web y de otros canales de comunicación. Una vez en el aeropuerto, deben implementar todas las medidas posibles para asegurar tanto la salud de los pasajeros como de su propio personal. 

La reactivación será progresiva. En el mejor de los casos, se estima que para el segundo semestre del 2021 podríamos observar un nivel de operación al 80 % de lo que se registraba antes de la pandemia. Todo ello será posible si el Gobierno y las empresas toman las medidas adecuadas para asegurar la sostenibilidad del sector. ¿Qué acciones deben tomar con más urgencia? Déjanos tu opinión.

Auspicios