Salud y educación: Dos sectores clave para recuperar el valor de la marca país

user-pic

La marca país ha perdido valor debido al desorden y la inestabilidad política que sufrió el Perú durante el 2020. La recuperación dependerá de las políticas que plantee el próximo gobierno.

1500x844_marca_pais_recuperar_valor.jpg
Fuente: Andina

Durante los 20 años anteriores a la pandemia de la COVID-19, el Perú logró construir una marca país reconocida en el mundo. La solidez económica del país le permitió crecer, incluso, durante la crisis financiera del 2008 y esa imagen atrajo a inversionistas de países como Chile, España y China. A su vez, destinos turísticos como Machu Picchu se posicionaron entre las principales maravillas del mundo. 

El enorme impacto del coronavirus en la marca país quedó demostrado en el reciente estudio anual FutureBrand Country Index 2020. Esta publicación mide la reputación de la marca país de 75 naciones. Perú descendió 28 posiciones respecto al 2019 y pasó del puesto 37 al 65. Para revertir esta situación crítica en los próximos años, será necesario impulsar una gestión eficiente en dos sectores clave: salud y educación.

Desorden e inestabilidad

El estudio de FutureBrand se armó con base en 2 500 entrevistas a directores ejecutivos, mandos intermedios, médicos y funcionarios públicos de alto nivel en el mundo. En ella se analiza la marca país en seis dimensiones:

  • Hecho en. Este eje se refiere a los niveles de autenticidad y calidad de los productos exportados por cada país.

  • Turismo. Incluye la calidad de la infraestructura del sector turístico, los servicios prestados, etc.

  • Patrimonio cultural. Se analizan los puntos de interés histórico en el país, el arte y la cultura, y su belleza natural.

  • Sistema de valores. Se analiza si el país tiene libertad política, su nivel de tolerancia y de respeto al medioambiente.

  • Potencial para los negocios. Se busca que el país tenga buena infraestructura y tecnología avanzada, a fin de ser atractivo para los inversionistas.

  • Calidad de vida. Incluye indicadores poblacionales de salud, educación, seguridad, etc. 

Una vez explicados estos ejes, es fácil entender por qué el Perú, al igual que otros países latinoamericanos, registró un descenso importante en el ranking. A nivel general, Latinoamérica registró mucha ebullición política y social durante el 2020, la cual se manifestó con más fuerza en nuestro país. A su vez, existe gran precariedad en indicadores como seguridad o estabilidad política. 

Este último punto resulta especialmente crítico. En un solo año, el Perú tuvo tres presidentes y recibió un nuevo Congreso que se ha concentrado en abordar problemas que no son prioritarios. Estas circunstancias nos convirtieron en uno de los países con mayor número de muertes por población en el mundo. Otros factores que afectaron a la marca país fueron el colapso del sistema educativo, por la falta de conectividad, y el aumento de la informalidad laboral. 



Una marca país con buena reputación invita a las personas a realizar negocios o turismo, ya que tienen la seguridad de que se están gestionando la crisis con eficiencia.

En materia de salud, el Perú también registra un atraso respecto a otros países de la región. Mientras que vecinos como Chile o Ecuador ya iniciaron sus campañas de vacunación, aún estamos a la espera de recibir el primer cargamento de vacunas, cuyo envío se complicó tras la postergación de los vuelos. En la medida que se controle mejor la crisis sanitaria, se acelere la llegada de la vacuna y se logre una mayor inmunización, podremos empezar a recuperarnos.

Casos destacables

Los cinco primeros puestos del ranking fueron ocupados por Japón, Suiza, Noruega, Alemania y Canadá. Es indudable que este mérito corresponde a que se trata de países ordenados, con alta capacidad de producción, una infraestructura de calidad, un uso intensivo de la tecnología, niveles elevados de seguridad y un índice alto de inversión extranjera. Además, sus productos son bien recibidos en el mundo. 

Estos factores elevan la reputación de una marca país e invitan a las personas a visitarlos para realizar negocios o turismo, ya que tienen la seguridad de que están gestionando mejor la crisis. Es una lección que debemos aprender a la brevedad, ya que el Perú fue el país que registró la mayor caída del ranking, por encima de países como India, Argentina, Rumania y Hungría. En ese sentido, se estima que el turismo empezará a recuperarse el 2024, lo que nos deja un largo camino por recorrer. 

Nuevo gobierno

La recuperación dependerá mucho de cómo evolucione la gestión de la pandemia. En el sector salud, es necesario brindar la mayor cobertura posible, implementar nueva infraestructura y establecer medidas que aseguren la protección del personal. Esta evolución irá vinculada con los resultados de las elecciones presidenciales y congresales. Según las políticas planteadas por el próximo gobierno, podremos pensar en una gestión más eficiente. 

En el caso del sector educación, también es necesario apostar por la educación virtual o semipresencial. Para ello, el próximo gobierno tendrá que impulsar la capacitación de docentes en el manejo de herramientas digitales, construir infraestructura para asegurar una mayor conectividad en zonas rurales y adquirir los equipos necesarios para que los estudiantes puedan acceder a internet. Si gestionamos bien ambos rubros, en unos años podremos mejorar la reputación de nuestra marca país. ¿Qué otras acciones consideras necesarias? Déjanos tu opinión.

Auspicios