Reflexiones acerca de "La Moradita" de Inca Kola

user-pic

El lanzamiento al mercado de "La Moradita" ha tenido como respuesta un vapuleo casi generalizado contra la marca Inca Kola, que a mi parecer es injustificado. Más allá de la crítica hacia el color o sabor de la nueva bebida, la pregunta que deberíamos hacernos es ¿qué está buscando dicha marca con este producto?

foto-moradita.jpgPara los peruanos tradicionales la Inca Kola, nuestra bebida de sabor nacional, viene a ser un ícono que ciertamente ha traspasado fronteras y es consumida por nuestros compatriotas que están en el exterior como por los extranjeros que se sienten identificados con nuestro país. Por otro lado, ciertamente Inca Kola también es sinónimo de color amarillo y resulta difícil concebirla de otra coloración.

En consecuencia, cuando se lanza "La Moradita" resulta lógico que rompa con los esquemas. Pero antes de lanzar críticas por su nueva presentación, la pregunta que deberíamos hacernos es ¿qué está buscando esta marca con este lanzamiento?

Yo diría que probablemente se esté apuntando en parte a un target que está más abierto a aceptar un cambio de color que mantenga a su vez la esencia de la marca Inca Kola, que es la bebida de sabor nacional. Y acá es preciso entender que no estamos hablando de sabor nacional amarillo. Creo que siendo la esencia "el sabor nacional", lo morado tendría sentido en la medida que la chicha morada es un elemento representativo de la peruanidad.

Así, lo amarillo no es parte de la identidad central de Inca Kola sino un segundo atributo. La esencia o el atributo principal es ser la bebida de sabor nacional. Bajo esa lógica, no es nada descabellado el lanzamiento de una bebida gaseosa de color morado con la marca Inca Kola.

Ciertamente el riesgo de este lanzamiento radica en que si realmente esta bebida morada va a lograr reforzar la identidad de sabor nacional. Ese sería el primer punto. Seguidamente, tengo la impresión de que este producto se va a segmentar. Lo que intuyo -y es una intuición que vamos a tener que convalidar con la realidad- es que esta bebida se va a dirigir a niños, especialmente con motivo de las fiestas infantiles. En los cumpleaños, los niños prefieren consumir gaseosa y si tienen al alcance una bebida de este tipo con sabor a chicha morada van a preferir tomarla.

sumillas_inca_kola_moradita.jpgAhora, lo que creo es que no siendo esa la intención parecería que el producto se está comenzando a mover más hacia ese tipo de segmentos que son más específicos.

Pero luego entramos a otra reflexión: por un lado nos preguntamos si Inca Kola logrará reforzar la esencia de sabor nacional que la identifica como marca; y por otro lado, asumiendo que se refuerce esta identidad en el segmento de mercado al cual va a llegar, la pregunta es ¿cuánto le va a significar este lanzamiento en términos de desarrollo y de crecimiento en ventas?

Si con esta nueva bebida se refuerza la identidad pero el incremento en ventas es una pequeñez, la pregunta es: ¿se justifica este lanzamiento y todo el esfuerzo desplegado? ¿de qué sirve reforzar la identidad si no contribuye a incrementar las ventas en forma significativa?

¿Considera usted que tendrá éxito Inca Kola con la gaseosa moradita?



Esta entrada contiene un artículo de:
José Luis Wakabayashi
Licenciado en Administración y MBA, ESAN. PhD (c) del Programa Doctoral ESADE. Se ha desempeñado como director de proyectos de investigación en Peruana de Opinión Pública; gerente comercial, de productos y marketing de reconocidas empresas nacionales e internacionales.
Director de la Maestría en Marketing de ESAN.
Auspicios