¿Por qué estudiar una Maestría en Marketing?

user-pic

A diferencia de un diploma o un curso de especialización, una Maestría en Marketing le ofrece a un profesional un mayor respaldo académico debido al enfoque estratégico del programa. De esta forma, podrá haber nuevas tendencias y herramientas, pero las habilidades de dirección se mantendrán.

1500x844_maestria_marketing.jpg

En un contexto de transformación digital, el marketing es cada vez más primordial para construir y afianzar una buena relación con los clientes y lograr los niveles de venta deseados. En los últimos años, hemos observado cómo los puntos de contacto, niveles de atención, estrategias de aproximación y otros aspectos del canal tradicional migran al digital. 

Las áreas estratégicas de las empresas deben entender la importancia de buscar nuevas formas de hacer negocios para mantener la competitividad. Por eso, se requieren profesionales de marketing que sepan entender en profundidad los canales digitales para llegar a los consumidores de forma efectiva. En ese sentido, una maestría especializada puede contribuir a lograr dicho objetivo.  

Perfiles y beneficios

El marketing es una de las disciplinas que cambia con mayor rapidez y los profesionales del sector deben actualizar su perfil cada dos o tres años. Si bien las tendencias varían, las estrategias siguen siendo las mismas. Instagram podría superar a Facebook como red principal para atender al cliente en los próximos años, pero las estrategias para lograr una buena comunicación no varían entre una plataforma y otra.



La decisión de seguir una maestría en marketing, un MBA u otro programa dependerá mucho del perfil que el profesional desee construir.

Para los profesionales que estudiaron carreras relacionadas con el marketing cuando esta no existía como tal, pero la sentían como vocación, lo ideal es seguir una maestría especializada. Lo mismo se aplica para los ejecutivos de otras áreas que requieren saber de marketing para mejorar su trabajo, como asesores de ventas y ejecutivos comerciales, así como administradores involucrados en diseño y desarrollo de productos. 

Una maestría le brinda al profesional mayor prestigio y reconocimiento que un diplomado, un curso especializado u otra capacitación, ya que demanda más tiempo, esfuerzo y dedicación que los otros programas. Al egresar, el profesional también genera un documento final de la investigación o el plan de negocios que haya desarrollado durante el posgrado. 

El momento de elegir

La decisión de seguir una maestría en marketing, un MBA u otro programa dependerá mucho del perfil que se quiera construir. Existen casos extremos de profesionales que necesitan comprender todas las áreas del negocio, pero trabajan en el área de Marketing y desean especializarse en ella. Una situación común entre muchas personas que realizan labores de gestión, pero no pertenecen exclusivamente a esa área. 

Si la línea de carrera del ejecutivo apunta a la gestión de marcas, productos, comunicación, publicidad y otras actividades relacionadas con la venta comercial de marketing, y piensa desenvolverse allí, debe invertir su tiempo y recursos en una maestría especializada en marketing. En dos años tendrá un panorama mucho más completo del sector que lo que podría dar un diploma o cursos. 

Una segunda opción interesante es el MBA. Si bien se considera una maestría generalista, también permite al estudiante obtener una mención en un área particular, como el Marketing. Los ejecutivos adquirirán un panorama general en administración, con un pequeño foco en el marketing. Es una opción igualmente rentable para desarrollar una carrera en el área comercial. ¿Cuál de los programas te parece más útil para potenciar tu carrera? Compártenos tu opinión.

Auspicios