Desafíos para recuperar el mercado de fusiones y adquisiciones en el Perú

user-pic

El mercado de adquisiciones y fusiones empezará a reactivarse en los próximos seis a doce meses. ¿Qué acciones pueden llevar adelante las empresas para encaminarse en este proceso?

1500x844_fusion_mercado_valor.jpg

Las adquisiciones y fusiones en el Perú se han reducido durante la pandemia por la COVID-19: se estima que la recuperación del dinamismo de este mercado será en forma paulatina, consolidándose nuevamente en los próximos seis a doce meses. En ese sentido, la coyuntura obliga a las empresas a preparar programas de reestructuración de sus procesos internos para incrementar su eficiencia y productividad, a fin de ser más competitivas en una economía con signos marcados de recesión. Las empresas buscarán evitar problemas de liquidez y recuperar sus niveles de rentabilidad habituales.

No obstante, a pesar de los esfuerzos en sus procesos de reestructuración, algunas empresas tendrán problemas de iliquidez. Así, antes de que se convierta en un problema de insolvencia, las empresas buscarán oportunidades de fusionarse o, incluso, estarán en posición de venta. Luego, podrán ser absorbidas por otras con una buena posición de liquidez y solvencia.

Esta fusión les permite generar economías de escala, por tener un mercado ampliado, y reducir costos. A nivel corporativo, se buscará evitar que la falta de liquidez gatille el riesgo de insolvencia, por lo que inducirá a las corporaciones a desprenderse de las unidades de negocio, divisiones o negocios de menor tamaño, poniéndolas  en venta. 

Proyecciones de recuperación

Un estudio de PwC revela que el 54 % de empresarios peruanos considera que las "transacciones oportunistas" generadas por el estrés financiero se constituirán en el principal factor de la recuperación del mercado de fusiones y adquisiciones. Un 38 % considera que tendrá influencia la reducción del valor de las empresas y la liquidez en los fondos de capital de riesgo (private equity). 



Las políticas económicas del Gobierno no solo deben apuntar al alivio coyuntural, sino también lograr la estabilidad en el mercado y el fomento de las inversiones.

Esta situación será aprovechada por las empresas que lograron sortear la crisis y se mantienen solventes y con liquidez. Estos negocios, aliados con fondos de inversión, principalmente de private equity, harán adquisiciones o fusiones para generar sinergias en la integración horizontal o vertical y ser competitivas en una economía que demorará en recuperarse. El interés inicial recaería en las fusiones y adquisiciones identificadas y estructuradas antes de la pandemia, aunque con modificaciones en los precios de las acciones o las razones de intercambio en las fusiones.

En cuanto a las intenciones de negociación, una encuesta de EY revela que los empresarios tomarían un horizonte de doce meses y se mantendrían firmes en sus planes previos a la crisis. Esta tendencia no es ninguna sorpresa: la reestructuración a través de este tipo de transacciones es una estrategia utilizada por los CEO. Las adquisiciones pueden ser un medio poderoso para remodelar las empresas y acelerar el crecimiento. 

A raíz de la COVID-19, se han generado cambios de paradigmas que alterarán la normalidad de los negocios en lo que queda del 2020 y, seguramente, también durante todo el 2021. En los próximos meses, se evidenciará un incremento de disrupción en la forma de operar de distintas industrias. También se observará la reestructuración de las operaciones empresariales que supondrá un perfilamiento de las empresas, a partir de la venta de activos y unidades de negocio no esenciales en el corto plazo, a efecto de solventar sus necesidades de liquidez. 

Al mismo tiempo, Deloitte estima que las compañías con mejor posición financiera serían las grandes ganadoras de esta crisis. Ello les permitirá consolidar industrias en las que habrá compañías debilitadas, con valoraciones por debajo del mercado y que se utilizaban de referencia hace tan solo un par de semanas atrás.

El papel del Gobierno

Para desarrollar procesos de reestructuración empresarial y fortalecer a las empresas mediante adquisiciones y fusiones, es necesario estabilizar la economía y fortalecer el mercado financiero. Las políticas económicas no solo deben apuntar al alivio coyuntural, mediante créditos o gasto público, sino que deben lograr estabilizar la economía y fomentar su crecimiento. Ello implica ejecutar reformas de desregulación, simplificación y reducción de presiones tributarias, por ser un ajuste estructural del único que no se ha reformado con esta crisis: el Estado, que debe reducir el gasto público improductivo. 

Se requiere un gobierno que promueva inversiones para que el sector privado dinamice su actividad, lo que no ha sucedido aun antes de la pandemia. A nivel financiero, se debe dar tranquilidad a las inversiones institucionales y de fondos privados, cuidando que las rentabilidades de sus colocaciones no estén sujetas a riesgos políticos o cambios de la política monetaria e institucional. Es importante fomentar las inversiones de largo plazo para aprovechar la liquidez de la economía mundial, con tasas de interés bajas, que pueden financiar inversiones en proyectos y empresas.

Retos empresariales

En el ámbito privado, la falta de acuerdo en las valorizaciones de los negocios se debe a que todavía reina la incertidumbre respecto al mercado y al comportamiento de los precios, la demanda y los costos. No obstante, permanecer mucho tiempo con problemas de liquidez termina con una empresa en estado de insolvencia. Por lo tanto, las decisiones para llegar a establecer acuerdos de fusión o adquisición no pueden esperar por mucho tiempo: la coyuntura presiona, sobre todo.

En ese sentido, se podría avanzar en los acuerdos de fusión para llegar al final del proceso con una revisión de la valorización por entidades independientes y que acepten, por mutuo acuerdo, los valores de la razón de intercambio de acciones. En los procesos de adquisición, también sería conveniente establecer fechas para revisar la valorización de las empresas que conllevarían a la aceptación de la oferta y la continuación del proceso de adquisición. ¿Qué otras medidas serían necesarias? Déjanos tu opinión.

Auspicios