¿Cómo podemos ser más ejecutivos?

user-pic

Una investigación de psicología organizativa dio luces sobre la pregunta que hace de título al presente artículo*. Este estudio tenía como tema la modificación de la conducta y la fijación de metas.

De seguro conocemos a personas que con alta frecuencia cumplen lo que se proponen. Tal vez también conozcamos a otras que por lo general no logran lo que quisieran. Esta capacidad es lo que se denomina eficacia, la cual es definida por la RAE como la "capacidad de lograr el efecto que se espera o se desea"2.

Por otra parte, la RAE define el término ejecutivo como "que no permite que se difiera la ejecución" o "que ejecuta". Es evidente que la naturaleza de un ejecutivo requiere incorporar la eficacia como uno de sus atributos principales. Aunque puede ser tema de otro artículo, la eficacia podría ser eventualmente antagónica a la capacidad de análisis (la "parálisis por análisis"). En todo caso la pregunta resulta importante para quienes deseen mejorar su capacidad de gestión.

Volviendo al estudio mencionado, este enfocó una pregunta concreta. ¿Qué comportamientos diferencian a las personas que logran lo que se proponen? Luego de analizar una muestra adecuada de individuos, los resultados arrojaron dos hábitos que se presentaban más en las personas eficaces:

1) Cuando tenían un propósito tomaban mucha conciencia de éste y de sus implicancias y 

2) Con cierta frecuencia revisaban qué tanto habían avanzado o cuánto les faltaba para lograr lo que esperaban.

Por el contrario, las personas poco eficaces no dedicaban mucho tiempo ni mucha concentración a pensar en los detalles de sus propósitos. Simplemente, aspiraban a ellos, era más un tema de emoción que de convicción. Luego, tampoco dedicaban mucha atención a corroborar si estaban bien encaminados o no; es decir, no hacían lo que se llama "seguimiento". Simplemente se acordaban de vez en cuando de sus aspiraciones.

Podemos notar que estos dos hábitos se relacionan con dos términos revisados en artículos previos: Planeamiento y Control respectivamente3. Consideramos que ambos conceptos son componentes esenciales de la Gestión (Administración). 

En el próximo artículo trataremos sobre cómo estos 2 hábitos parecen ser aplicables no sólo a individuos sino también a organizaciones. También presentaremos algunas propuestas para fortalecer dichos hábitos a nivel personal.

¿Cómo evalúa usted su capacidad de gestión? ¿Realmente cumple lo que se propone?

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

David A. Kolb; Irwin M., Rubin, James Mcintyre H (1992). Psicología de las organizaciones: problemas contemporáneos. México. Prentice-Hall Hispanoamericana.

2 Según la RAE, Eficacia y Efectividad son sinónimos. Sin embargo, en el Inglés, y eventualmente en el Español, algunos diferencian ambos términos. Este es el caso del Best Seller "Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva". Covey define Efectividad como "Capacidad de lograr lo que nos proponemos de una manera que nos permita lograr más de lo que nos proponemos a futuro" (enseñar a pescar en vez de entregar pescados).

Gestión = Planeamiento + Control, Artículo en dos entregas en el presente Blog.



Auspicios