El TLC: ¿Un fin en sí mismo?

Publicado el 10 de Octubre 2009 a las 7:40 PM

En el presente artículo, el Profesor de la Universidad ESAN, Eduardo McBride, nos da a conocer su opinión acerca de los tratados de libre comercio que ha suscrito el Gobierno Peruano, la exportación de productos y los recursos con los que se cuentan entre otros aspectos que invitan a la reflexión.

En el marco de una política de apertura de mercados, con énfasis en las exportaciones, el Estado peruano ha suscrito varios Tratados de Libre Comercio, a través de negociaciones muy exitosas con países muy importantes en la actualidad y con otros de un potencial estratégico significativo, como son los casos de Estados Unidos, China y Canadá. No sólo hay que reconocer la valía de estos esfuerzos, sino felicitar a los que los lideraron y apoyaron, incluyendo al Presidente García y a la Ministra Araoz.

Sin embargo, como suele suceder en nuestro país, muy pronto esos esfuerzos se quedaron allí. Largada de caballos, llegada de borricos, le dicen. Diera la impresión que se cansaron en la acometida, y han convertido los TLC´s en un fin y no en un medio o instrumento. No hay ningún esfuerzo serio para reforzar los esfuerzos que los Consejeros Económicos y Comerciales (CEC), verdaderos agentes de nuestra inteligencia comercial, tengan mejor implementación y recursos para dinamizar su tarea, allí donde el Perú ha suscrito Acuerdos Comerciales, especialmente en Estados Unidos, Canadá y China. Se supone que PROMPERÚ recibirá el próximo año un incremento significativo en su presupuesto, pero estos agentes de inteligencia comercial dependen del Ministerio de Relaciones Exteriores, que no les proporciona los recursos económicos y humanos para cumplir eficientemente su función. La fusión por absorción de PROMPEX por PROMPERÚ, con el fin de unir en una sola institución la promoción del turismo y la de las exportaciones (suena bien ¿no?), no ha dado resultado, ni para uno, ni para el otro. Están pegados con babas.

La promoción de las exportaciones en el país cuenta con los más bajos recursos de Latinoamérica. En dólares americanos, Proméxico, 175 millones; Prochile, 135 millones; Proexport de Colombia, 35 millones; Corpei del Ecuador, 15 millones; Perú, 9 millones. ¿Cómo vamos a promocionar y facilitar las exportaciones peruanas en aquellos mercados de países con las que ya tenemos TLC, si contamos con tan escasos recursos?

A modo de ejemplo, gracias a las gestiones de los CEC de Perú y de Chile, una delegación de quince importadores del mercado mayorista de frutas frescas de la ciudad de Shangai, el más grande de China, vendrán a visitar a los productores y exportadores de ambos países para conocer y cerrar negocios, para la exportación de noviembre a febrero. Nuestros mangos y uvas, están teniendo éxito en esa plaza y nuestros cítricos ya tienen la puerta abierta para tenerlo. Chile ha ofrecido a esa delegación, un acompañante desde Shangai hasta su país. Nosotros, ninguno. Chile, les financia toda su estadía y transporte interno dentro de su país. El nuestro no puede encontrar 33 mil soles para hacerlo. PROMPERÚ no tiene plata, los ministerios, tampoco. Los productores y exportadores, que son, en última instancia quienes se van a beneficiar, están dispuestos a aportar los recursos, sin embargo, falta la articulación que una entidad del gobierno lleve a cabo.

Si no vamos a obtener beneficios de los Acuerdos Comerciales que tanto esfuerzo y discusión, han demandado; ¿para qué los suscribimos?. Seamos coherentes.

Sobre esta entrada

Esta página contiene una sola entrada realizada por Eduardo McBride y publicada el 10 de Octubre 2009 7:40 PM.

Administración de carreras es la entrada anterior en este blog.

Empresa y políticas públicas es la entrada siguiente en este blog.

Encontrará los contenidos recientes en la página principal. Consulte los archivos para ver todos los contenidos.