La mejor forma de proyectarte al futuro

Notas de Prensa

Habilidades blandas para un liderazgo sólido

Publicado el 29 de Mayo 2017 a las 1:48 PM

Martín Santana, director del MBA de ESAN, explica por qué las habilidades blandas cobran una relevancia cada vez mayor para la competitividad de los líderes gerenciales. En la siguiente entrevista señala que estas cualidades son reforzadas en los estudiantes de su programa, con el objetivo de que sus conocimientos sean complementados con nociones de trabajo en equipo y liderazgo.

750x422-martin-santana.jpg

¿Cómo el MBA de ESAN prepara a sus participantes para que desarrollen las habilidades de liderazgo, trabajo en equipo y relacionamiento?

Desde los primeros días de clases, en el programa se realizan una serie de dinámicas que sirven para romper el hielo e integrar a todos los participantes: en cada curso se asignan trabajos grupales de cuatro integrantes para generar debates y el desarrollo de la negociación. Por su parte, dentro de la malla curricular se dicta el programa de Desarrollo de Competencias Gerenciales, donde se identifica el perfil de los estudiantes luego de una evaluación psicológica individual para conocer sus fortalezas y debilidades personales y colaborar en su desarrollo personal y ejecutivo. Asimismo, el curso Pensamiento Crítico desarrolla en los estudiantes una visión reflexiva del entorno en el que se desenvuelven los MBA.

Otro importante componente son los Seminarios Internacionales y la Semana Internacional en ESAN, que promueven el relacionamiento de nuestros estudiantes con otros estudiantes, profesores y empresarios extranjeros. Finalmente, brindamos talleres voluntarios para el desarrollo de habilidades blandas específicas que son organizados por el Career Center de ESAN.

¿Estas habilidades blandas son requisitos con los que se debe contar de forma innata o se pueden aprender en un MBA?

Las habilidades blandas se construyen, moldean, refinan y refuerzan, principalmente, en las primeras dos décadas de vida del ser humano. Aquí se revelan componentes innatos y de desarrollo vivencial. Todos podemos desarrollar este tipo de habilidades en la medida que busquemos identificarlas y potenciarlas para convertirlas en parte de nuestras fortalezas personales. Considerando que al trabajar con adultos ya formados se puede presentar cierta resistencia al cambio,  nuestro MBA promueve las actividades mencionadas, generando el entorno propicio para ayudar al estudiante en el proceso de desarrollo de sus habilidades.

¿Un gerente que no sabe liderar tiene la capacidad de sacar una organización adelante?

Sí, pero solo podría lograrlo por un periodo corto de tiempo y en ambientes competitivos estáticos. En el largo plazo y en entornos turbulentos, la gestión no sería sostenible. Es importante que un trabajador admire a su líder y lo reconozca como tal, consiguiendo que éste le genere la motivación necesaria para su desempeño y productividad. El éxito de una organización se debe al liderazgo de su equipo directivo, que en sinergia y empatía con sus colaboradores, dirigen a la organización hacia un crecimiento sostenible y responsable a través del tiempo.

¿De qué forma el trabajo en equipo puede beneficiar a una empresa?

La base del trabajo en equipo es asignarle a cada colaborador una necesaria para alcanzar las metas de la empresa. Esto requiere que los trabajadores mantengan una comunicación fluida, lo cual evitará que pierdan de vista sus objetivos. Bajo esta premisa ya no es relevante, como lo era hace años atrás, la búsqueda del éxito individual. Paradójicamente, en este aspecto identificamos varias debilidades a nivel ejecutivo.

¿Qué tan importante es el relacionamiento en el beneficio de una compañía?

Recordemos que en los negocios se valora más a quién conoces y no tanto cuánto sabes. El relacionamiento beneficia a las compañías como una estrategia de crecimiento: genera nuevas oportunidades, expande el conocimiento y permite aprender sobre el éxito de otros, mientras que ayuda a ganar nuevos clientes y a construir una buena red de contactos que pueda alimentarse constantemente.

Finalmente, ¿considera que un gerente general puede aprender nuevas habilidades blandas, o es mejor potenciar aquellas con las que ya cuenta?

Lo ideal es que un gerente busque desarrollar nuevas habilidades blandas, pues ese mismo proceso le permitirá reforzar las que ya domina. Como consecuencia, alcanzará un mayor acercamiento hacia sus colaboradores y un mejor desenvolvimiento profesional que repercutirá positivamente en su equipo de trabajo.

¡Conoce más acerca del MBA de ESAN!