ESAN en los medios

La reforma del Sistema Privado de Pensiones 2017

Publicado el 13 de Noviembre 2017 a las 9:00 AM

Para Jorge Guillén, profesor de la Maestría en Finanzas y vicerrector de Investigación de ESAN, las reformas planteadas para el sistema de pensiones no representan soluciones significativas para los problemas que éste presenta. Así lo explica en este artículo escrito para Gestión.

750x422_afp.jpg

Pronto se conocerá la propuesta de reforma del sistema de pensiones, realizada por la Comisión de Protección Social (CPS). Ya se decretó la libre disponibilidad del 95.5% del fondo para las personas que opten jubilarse, y el uso del 25% del fondo para vivienda. Estas medidas fueron un paliativo cortoplacista, un beneficio político populista; es decir, un panadol que no ataca la raíz del problema.

Al parecer, la Oficina de Normalización Previsional (ONP) sería el gestor monopólico administrativo de los fondos de pensiones privado y público -con la Sunat recaudando el aporte de los afiliados- y luego se convocaría a una licitación de fondos, entre SAB, SAFI y otros operadores. Esta medida nuevamente no ataca el problema de alineación de intereses ni el propósito de reducir comisiones para generar valor compartido en el sistema.

AFPNet, que centraliza los fondos privados, los traslada con mayor rapidez que la Sunat, permitiendo un beneficio de S/. 102 millones para el afiliado (estudio de Macroconsult). Según este estudio, los costos de recaudación por AFPnet son un quinto de los de la Sunat. Sabemos que un ente estatal no es eficiente en la administración de recursos. ¿Por qué entonces se consideraría la centralización con la Sunat, si resulta menos eficiente?

En la teoría de Public Choice, relación de economía con ciencias políticas, tenemos el problema de grupos de interés y su influencia en el Congreso (políticos), en detrimento del bienestar común. Mi hipótesis es que la centralización de fondos con la Sunat, que no es lo mejor para el afiliado, viene por un interés de ciertos grupos para entrar a la licitación de fondos. Es decir que, sin haber invertido en establecer una AFP, ahora cualquiera podría administrar fondos. Habrá un grupo de ganadores, en detrimento de un costo asumido por los afiliados.

Leer el artículo completo aquí.

Fuente: Gestión.

Notas recientes de Conexión ESAN ver todo »