ESAN en los medios

Rogelio León: "la floricultura es uno de los negocios agrícolas con mayor desarrollo"

Publicado el 15 de Mayo 2018 a las 1:31 PM

El autor del libro Con aroma a flor: la ecuación del éxito de los negocios del futuro, publicado bajo el sello de Ediciones ESAN, habla a profundidad sobre su obra en una amplia entrevista para América Economía.

750x422_floricultura.jpg

En el mundo de los negocios, resulta común que un emprendimiento considerado prometedor no logre prosperar. Aunque algunos logran operar durante un tiempo, terminan cerrándose sin llegar a crecer y ser rentables. En ese contexto cabe preguntarse: ¿por qué ocurre esto?

La respuesta a dicha interrogante está planteada en Con aroma a flor, un libro escrito por el ingeniero agrónomo Rogelio León y publicado bajo el sello de Ediciones ESAN. En la obra, el autor elabora un análisis desde el sector floricultor, señalando el atractivo que éste puede generar en materia de inversiones.

Para hablar sobre los pormenores del libro, León concedió la siguiente entrevista al portal de América Economía.

-¿Por qué elegiste el sector floricultor para hablar de negocios en tu libro?

Generalmente, la agricultura se asocia con la producción de alimentos o materia prima. Este encasillamiento se cae cuando hablamos de la floricultura, un negocio sui géneris enfocado al mercado de la expresión de sentimientos. Nicho asociado a una valoración subjetiva, con precios que no necesariamente dependen de la demanda y cuya rentabilidad es directamente proporcional a la prosperidad de sus mercados.

Aunque no lo parezca, la floricultura es también uno de los negocios con mayor desarrollo empresarial y tecnológico dentro de la agricultura. La eficiencia es la religión que mueve sus hilos. No se imaginan toda la ciencia invertida en generar, por ejemplo, nuevas variedades de flores, toda la tecnología asociada en los invernaderos donde lo producen o el increíble despliegue logístico para que en máximo 36 horas, las flores puedan estar en sus principales plazas de comercialización, alejadas a más de 4.000 km de las fincas de producción.

Hablamos además de un negocio multimillonario. Al 2017, el comercio internacional de flores cortadas alcanzó una cifra cercana a los US$ 9.000 millones. Si agregamos el comercio local del mundo, en un escenario conservador, tranquilamente multiplicarse hasta por tres.

-En el libro se menciona la experiencia de tres países en la producción de flores: Colombia, Kenia y China. ¿Qué tienen en común y qué destacarías de cada uno?

Se trata de un viaje temporal y geográfico por cada uno de estos países planteándose la pregunta ¿por qué, a pesar de sus notorias diferencias geográficas, culturales, etc., fueron capaces de desarrollar una industria de similar magnitud?

La respuesta estaría en las coincidencias que estos países tienen para la producción de flores de corte. Un conjunto de factores como: clima favorable, ecosistema empresarial (cluster), alta conectividad (aeropuertos, carreteras), sólido sector empresarial (gremio influyente y organizado) y cercanía a mercados de gran demanda.

Estos factores o elementos, terminan siendo los componentes de "la ecuación del éxito" para esta industria tan particular. Factores que han coincidido y se articulado en el momento oportuno. La falta de uno o varios de estos elementos, explica por ejemplo, la razón de que la floricultura no se ha desarrollado con la misma magnitud en Perú o Bolivia (solo por ponerlo como ejemplos).

De esto se trata "la ecuación del éxito", de identificar esos factores mínimos (actores, entorno, condiciones, etc.) que son extremadamente necesarios para el desarrollo del proyecto/idea/emprendimiento que tengas. Si lo básico no se encuentra, entonces es probable que la puerta del fracaso esté más cerca que la del éxito.

-Ya que es clave para desarrollar una idea, proyecto o emprendimiento lograr "la ecuación del éxito". ¿Cuál es la razón por la que varios aspirantes a emprendedores fallan? 

Yo creo que a muchos nos han inculcado que el éxito es directamente proporcional a la motivación y al esfuerzo invertido. Estas son las características del emprendedor, pero un emprendimiento exitoso requiere de mucho más. A veces, olvidamos evaluar la existencia de condiciones ideales (entorno y actores) para su desarrollo. Desde mi experiencia, muchos de los fracasos en un emprendimiento ocurren por dos razones:

Primero, no tienen claro el significado del éxito para sus emprendimientos. Para mí, el éxito no es otra cosa que alcanzar los objetivos trazados. El problema es que muchos emprendedores no saben exactamente a donde apuntan, no cuentan con metas claras y no saben en que momento pueden decir que lo han alcanzado. El éxito no es un punto estático. Son escalones continuos e intermitentes. Alcanzas un objetivo y vas por otro. El éxito debe dosificarse. Estratégicamente es más favorable tener muchos pequeños éxitos en lugar de uno gigante.

Y segundo, tampoco tienen identificado los factores que conforman su "ecuación del éxito". Un emprendimiento (sea idea, proyecto o negocio), no se construye solo con sueños. Literalmente requiere "pisar tierra", contar con un escenario donde se articulen y complementen un conjunto de elementos (entorno, condiciones, actores, etc.). Todo negocio tiene muchos factores, algunos son importantes y otros no, identificarlos es el trabajo que todo emprendedor debe realizar previamente. Si estos no están presentes y no hay reemplazos, es recomendable no continuar. Cegarte con el apasionamiento en una idea, muchas veces solo incrementa el dolor de una caída.

Lee la entrevista completa aquí.

Fuente: América Economía

Notas recientes de Conexión ESAN ver todo »