Experiencia Internacional de ESAN

Valor emocional y rentabilidad financiera: ¿cómo se relacionan en los negocios familiares?

Publicado el 1 de Julio 2019 a las 1:40 PM

Carlos Aguirre, profesor de la Maestría en Finanzas y el MBA de ESAN, viajó a México para ampliar su investigación sobre el manejo de los negocios familiares en Latinoamérica. En la siguiente entrevista, nos comparte los estudios que viene realizando en EGADE Business School de Monterrey.

carlos_aguirre_mexico_principal.jpg

 

La idiosincrasia de las familias latinoamericanas, con su tradicional unión y sus marcados vínculos, representa un factor muy importante en la economía de sus países. Cuando los negocios familiares aportan tanto al PBI, resulta fundamental entender a fondo cómo vienen gestionándose y con qué oportunidades de mejora cuentan.

En esa línea Carlos Aguirre, profesor de la Maestría en Finanzas y del MBA de ESAN, viajó a México para estudiar sobre los aspectos emocionales que influyen en el manejo de este tipo de empresas y particularmente en sus decisiones financieras. En esta entrevista nos cuenta cómo van sus investigaciones en la EGADE Business School de Monterrey, escuela de prestigio que cuenta con un instituto centrado en los negocios familiares.

¿Qué busca su investigación?

Mi investigación se titula "Socioemotional Wealth (SEW) and its role on financing decisions making and capital structure in private family firms" (La riqueza sociemocional y su rol en las decisiones de financiamiento y estructura de capital en empresas familiares).

Quiero profundizar en cómo las empresas familiares toman sus decisiones de financiamiento y estructura de capital, y en cómo se diferencian en dicho aspecto de las corporaciones o empresas con accionistas más atomizados y diversificados. Estas últimas son las que más se estudian o analizan en la literatura y los libros de que se usan en las escuelas de negocios, aunque en nuestra región, por ejemplo, sean más las empresas formadas por familias que no se rigen o deciden únicamente por la tradicional racionalidad de una corporación.

El concepto de SEW es muy importante en las empresas familiares, que en promedio suelen ser más pequeñas y crecen más lento que las que no lo son. Esto se debe mucho al comportamiento que tienen, ya que son muy adversas a ceder control y poco inclinadas a asociarse con entidades o compañías ajenas a la familia, a fin de preservar la riqueza socioemocional.

¿Por qué eligió ese destino?

Porque la EGADE Business School cuenta con un instituto de empresas familiares que puede aportar mucho a nuestra investigación. Además, hay que considerar que, en México, así como en el Perú y en otros países latinoamericanos, estas empresas conforman la mayor parte del empleo y tienen una contribución muy importante al PBI.

¿Cuáles son los resultados de su investigación?

Pude desarrollar y elaborar dos modelos teóricos. Uno consiste en un desarrollo formal que utiliza conceptos microeconómicos, que muestran con gráficos y matemáticas lo "racional" que es que las empresas familiares no maximicen objetivos económicos (dividendos, valor de patrimonio, etc.) a fin de maximizar su nivel de bienestar o satisfacción (objetivos no económicos).

El otro se trata de un modelo teórico que explica por qué las empresas familiares suelen seguir lo sugerido por la "pecking order theory" ('teoría de jerarquía financiera') en sus decisiones de financiamiento, aunque utilizando también el concepto de "Socioemotional Wealth" (riqueza socioemocional). Es decir, las empresas familiares primero financiarían su crecimiento con utilidades retenidas, luego con deuda y si es necesario finalmente con capital externo.

El siguiente paso es probar mis hipótesis empíricamente.

¿Cuál fue el principal aprendizaje de este viaje?

Que las empresas familiares tienen un comportamiento similar independientemente del país y la cultura. Otro tema importante fue enterarme que en México hay una exigencia legal para contar con un protocolo familiar para ciertos fines. Es interesante porque esto ha generado que se "vendan" esquemas estándar; es decir, una plantilla o receta para elaborar protocolos familiares. Esto colisiona directamente con la naturaleza del propio protocolo familiar que percibimos como un "contrato consensuado", como un pacto de honor entre los miembros de la familia al momento de regular las relaciones familiares y empresariales. Cada familia debe elaborar un protocolo a su propia "medida"; esto fue algo que me sorprendió mucho.

 

 

Notas recientes de Conexión ESAN ver todo »