ESAN en los medios

Investigación imposible sobre la mente del gerente peruano

Publicado el 10 de Septiembre 2019 a las 1:21 PM

Luis Felipe Calderón, profesor del MBA de ESAN, reflexiona sobre los diversos casos de jefes maltratadores que no suelen ser detectados por los estudios a empresas. Los detalles en este artículo para la revista Aptitus.

750x422_calderon_gerentes_peruanos.jpg

Nadie ha investigado si existe un patrón sadomasoquista en algunas empresas peruanas que toleran o estimulan a jefes psicopáticos. No veo factible investigar, de modo riguroso, algo tan controversial, vergonzoso y subjetivo. Sería iluso/ridículo enviar un cuestionario electrónico a una muestra de gerentes, preguntándoles: 

  1. "¿Abusa usted de sus subordinados?"
  2. "¿Siente placer al hacerlo?"
  3. "¿Siente más placer humillando a mujeres o a hombres? ¿a gente de piel oscura o clara?"
  4. "¿Cuáles son las connotaciones sexuales inconscientes de su placer al abusar de subordinados indefensos?"
  5. "¿Fue usted abusado (física y/o verbalmente) en su niñez o adolescencia o como subordinado y ahora se está vengando?".
  6. "¿Siente que mientras más abusa de los cholos, usted se vuelve menos cholo/más blanco?".

Las preguntas conllevan temas muy reales y relevantes, pero son (casi) imposibles de explorar.

Schandefreude, epicaricacia y otras palabras

Estas palabrejas raras significan lo mismo que el verbo castizo "regodearse": "complacerse maliciosamente con un percance, apuro, etc., que le ocurre a otra persona", de acuerdo con la RAE. Y dicha complacencia puede ser vista como ética o no ética.

Cuando Liam Neeson o Jason Statham asesinan uno a uno a los que, al inicio de alguna de sus películas, asesinaron a sus familias o les dispararon a ellos, todos sentimos un inmenso placer al ver sufrir y morir a "esos malditos". Y vemos esos asesinatos como éticos. Y consideramos que nuestro disfrute de esas sangrientas escenas es ético. Es "justicia", nos decimos. "¡Bien hecho!".

¿Habrá un número de jefes psicópatas (y sádicos) suficientemente grande como para decir que es un problema relevante en las organizaciones peruanas? No me cabe duda de que esto es así, a la vez que no tengo data para probarlo y resulta demasiado difícil realizar una investigación a gran escala que pueda probar o falsear esta suposición.

Pero mi observación asistemática de cientos de casos de mis alumnos y los testimonios de muchos exalumnos no me deja la más mínima duda. Para muestra, un caso real:

El horario del ingeniero Ramírez termina a las 6:00 p.m. pero sale, usualmente, entre 8:00 y 9:00 p.m., pues los jefes no "ven bien" que la gente salga "temprano" (a su hora) y nadie se va hasta que su jefe se haya ido. Un día el ingeniero Ramírez quiere salir a las 6:00 p.m., pues es la fiestita de cumpleaños de su único hijo. A las 6:45 p.m. recién se atreve a "pedirle permiso" al jefe del proyecto para salir, con tan mala suerte que el jefe está de pésimo humor, le niega el permiso y lo humilla delante de todos gritándole todos sus "errores" y todas las metas no logradas.

Lee el artículo completo aquí.

Fuente: Aptitus

Notas recientes de Conexión ESAN ver todo »