ESAN en los medios

¿Cómo saber si la propuesta presentada será beneficiosa para la empresa?

Publicado el 17 de Marzo 2020 a las 2:35 PM

Lydia Arbaiza, profesora del MBA y directora de los Programas Institucionales de ESAN, explica los métodos de análisis y business cases que pueden ayudar a una empresa a definir propuestas y tomas de decisiones. Los detalles en este artículo para la Revista Economía.

750x422_toma_decisiones.gif

Día a día cada miembro de una organización se encuentra frente a toma de decisiones sobre temas internos y externos de la empresa. En muchos casos se trata de nuevas propuestas las cuales prometen una mejora o beneficios a la empresa. Evidentemente, lo que se desea es que la decisión tomada esté fundamentada, pero sobretodo tener la seguridad de que finalmente la elección resulte ser la correcta; es decir, que existan los beneficios que se esperan conseguir respecto a lo previsto.

Existen diferentes factores a evaluar dentro de una nueva propuesta de negocio, solución a un problema o simplemente una mejora para la empresa. Además de múltiples herramientas que reforzarán la propuesta. Sin embargo, la más completa para estos casos es la realización de un business case que implica un análisis detallado y riguroso para lograr éxito en la decisión tomada; ya sea cancelando una propuesta por razones comprobadas o aprobando el proyecto al crear valor para la organización.

Este análisis es el soporte que contribuirá a la determinación de costos estimados, la identificación de riesgos y reconocimiento de beneficios futuros esperados; además del valor que aportará al negocio. A continuación, se expondrá de manera sencilla el camino para lograr un business case sólido.

También, acciones indispensables para el logro de un análisis detallado y preciso, pero sobre todo favorable. Es fundamental empezar este análisis completamente desde cero sin ideas premeditadas o basadas en la intuición.

Se inicia describiendo brevemente la situación actual o problema que el proyecto busca solucionar. Luego, se definen los objetos que busca lograr la empresa con esta propuesta, su argumento o razón de ser, es decir, justificar porque es mejor opción que otras posibles soluciones, y en qué plazo de tiempo se quiere lograr.

En esta etapa se deben agregar y describir los resultados esperados, los cuales deben resumir los objetivos que busca la empresa. Además, listar aquellas limitaciones que pudieran restringir o afectar al proyecto.

Posterior a ello, llega la delimitación del equipo con diferentes roles y personas a cargo que serán responsables del análisis del Business Case. Es vital contar con expertos de diversos perfiles, ya que gracias a ello se obtendrá un enfoque completo y detallado basado en diferentes áreas. Es recomendable hacer un listado y registro de cada uno de ellos.

Luego, entramos con la descripción del proyecto y el enfoque que tendrá para dar solución al problema que la empresa presenta. Por ello, es necesario asegurarse que las metas y objetivos que fueron detallados inicialmente soporten las necesidades de la organización.

Asimismo, definir la forma en cómo se medirán los resultados del proyecto, es decir las medidas de desempeño que serán usadas y los acontecimientos significativos que marcarán un momento importante en el desarrollo del proyecto y proyecciones.

Llegando a ese punto, se procede con la evaluación completa del proyecto que trae consigo el cumplimiento de regulaciones o mandatos directos, alineamiento estratégico, el análisis del impacto que tendrá en el uso de los recursos y el análisis financiero el cual describe los métodos usados al calcular los resultados esperados de los costes del proyecto y sus beneficios cuantitativos. También, realizar un análisis de alternativas, en otras palabras, incluir la opción de no ejecutar el proyecto y alguna opción distinta.

Lee el artículo completo aquí.

Fuente: Revista Economía

Notas recientes de Conexión ESAN ver todo »