ESAN en los medios

Desafios del COVID-19: un análisis a fondo

Publicado el 30 de Marzo 2020 a las 4:01 PM

En entrevista para la revista Mercados & Regiones, Luis Chávez Bedoya, profesor del MBA y de la Maestría en Finanzas de ESAN, habla sobre los desafíos, el impacto económico y las tomas de decisiones que rodean a la crisis generada por el Covid-19.

750x422_bedoya_covid.jpg

La pandemia del Covid-19 viene generando un gran impacto en la economía por las medidas que el Estado está tomando para frenar la enfermedad. Para explicar mejor el panorama de esta crisis, Luis Chávez Bedoya, profesor del MBA y de la Maestría en Finanzas de ESAN, concedió la siguiente entrevista a la revista Mercados & Regiones.

¿Se está sobrevalorando el riesgo de esta epidemia? ¿Hay información de calidad para la toma de decisiones?

Unas son las decisiones que se puedan tomar de salud pública, y otras que son las decisiones de económicas y financieras. Si me preguntas acerca de los datos que tenemos en el Perú sobre el número de contagiados, creo que estamos subrepresentado la cantidad de infectados porque no tenemos capacidad de testeo grande como han tenido otros países. Resulta un tanto equivocado estimar el número de infectados a través de las muestras de las pruebas que se están haciendo, porque no muestreas de una manera consistente. En todo caso, se puede tener un estadístico interesante sobre el número de muertos, más o menos se calcula que debería haber entre 600 y 800 contagiados por cada muerto considerando ciertos índices de mortalidad promedio. Entonces, si estamos en Arequipa con unos 15 infectados y 0 muertos, probablemente estaremos con menos de 800 infectados. Pero en Lima estamos con 7 u 8 muertos; estamos hablando de miles de infectados.

Con data tan parcial, es difícil extrapolar si la cuarentena está funcionando o no, pero yo creo que son las medidas correctas. En el tema más económico-financiero, obviamente en los mercados siempre hay una sobrerreacción; la caída que han tenido los mercados ha sido descomunal. La caída de las bolsas solo es comparable con la gran recesión de 1929. Nunca habíamos visto que la actividad productiva baje a cero en tan poco tiempo.

Es muy difícil pronosticar lo que puede venir. No sé si hemos llegado al fondo de esto o no, en términos económicos. Eso se irá viendo en los próximos días o semanas de acuerdo a como vaya el tema de los contagiados en Estados Unidos y en Europa. En Perú, ojalá que esta cuarentena funcione para que se empiece a reactivar gradualmente la actividad económica en el corto plazo.

Y dentro de tu perspectiva mundial económica ¿cómo la ves?, ¿hay choques muy fuertes por el lado de oferta y demanda?, ¿cuánto tiempo le demorara al mundo salir?, ¿estamos frente a una economía de guerra bastante contraída?

En los últimos años ha habido, sobre todo en los mercados europeos y americanos, mucho dinero dando vueltas y financiando empresas no muy competitivas, esto posiblemente no era lo más saludable desde el punto de vista financiero. Entonces, ahora, en esta situación, con los estímulos monetarios enormes que se dan, en algún caso esto podría ir peor. Si es así, la recuperación económica va a ser más complicada. Ojalá que me equivoque, pero me parece que ha habido un sobreendeudamiento inmenso antes de esto y ahora lo va a haber más. En algún momento esto se tendrá que ajustar.

Realmente en el futuro no sé qué vaya a pasar. Espero que la cosa mejore, que estas inyecciones de capital a los bancos, a las personas reactiven de cierta forma la economía. En el Perú tenemos más espacio de maniobra para hacer algunas cosas, para gastar, para inyectar dinero a los bancos y sobre todo a los trabajadores, para evitar que se rompan las cadenas de pago, para evitar que haya un tema social importante por la informalidad. No sé cuántas empresas o personar pueden aguantar sin vender o trabajar un mes.

Se viene un panorama complicado. Por lo menos en el Perú podemos gastar, y financiar de una manera importante a la actividad económica; de otra forma, esto va a quedar paralizado. Todo depende mucho de cómo evolucione, de las restricciones que vengan después de esta cuarentena. Creo que se va a extender unos días más de los 15 días que están dando, y va a ser importante cómo se va a manejar esto después. Vamos a tener periodos de trabajo y luego pausa, o ciertas industrias van a trabajar y ciertas no; eso todavía se va a tener que ir viendo y calibrando. Pero lo principal es no desbordar los sistemas de salud y evitar que el costo humano por esta enfermedad esté fuera de proporción.

¿Cómo se debe administrar la liquidez del sistema?

En realidad, la crisis de liquidez en el mundo, la semana pasada, ha sido brutal. El precio del dólar subió mucho respecto a todas las otras monedas. Ha habido desinversión por búsqueda de activos seguros, esto ha sido impresionante.

Lo más importante aquí es mantener la estabilidad del sistema bancario, si fuera necesario dando dinero a los bancos para que sigan prestando a las personas y empresas que lo necesiten. Eso es fundamental. Lo peor que puedes hacer es restringir la línea de crédito y que empresas quiebren simplemente por no tener financiamiento o no poder pagar la planilla durante dos meses. La intervención del Estado deber ir por dar líneas de crédito, ayudar financieramente a las empresas y ver la forma de financiar a los bancos y entidades financieras para que las cadenas de pago no se caigan.

Pero los bancos, en general, están bien capitalizados. Por lo menos el tema de estabilidad bancaria está bien. Sin embargo, no sé cómo reacciona la gente con el pánico, cuanta gente quiere retirar sus ahorros, quiere retirar los depósitos. Esos son escenarios más inciertos en el futuro. Todo va a depender de cómo evolucione la cuarentena y si ha funcionado y cuáles van a ser lo siguientes pasos. Mantener la confianza en el sistema financiero es primordial.

¿Qué oportunidades podrían ver los empresarios en esta crisis?

Yo lo veo en el caso del sector educación; ya deberías mirar mucho más fuerte a todo lo que es el dictado de clases virtuales. En general, esto va a ser un empujón enorme para muchas empresas e instituciones que dejaban de lado las herramientas tecnológicas, sobre todo en el tema de reuniones y presencia en oficina.

Esto puede tener muchas ventajas, pasar más tiempo con la familia, disminuir la contaminación, etc. Va a haber bastantes oportunidades de negocio que puedan salir al trabajar remotamente, pero siempre y cuando no sea un choque muy largo. Este es un evento que puede durar algunos meses. Todo lo que es eficiencia en cadena de suministro, mejoras en el sistema de salud van a dejar buenas lecciones para el futuro y ojalá aprendamos de esta crisis.

¿Nos podría contar un poco qué es lo que está pasando en las bolsas del mundo, tanto en el mercado de acciones como de bonos o deuda?

En el mercado de acciones obviamente hay una desinversión, nadie quiere tomar riesgos. Ha habido una reacción enorme en el mercado de acciones.

En el caso de los bonos me preocupa un poco más porque los yields y los spreads de bonos, incluso de bonos corporativos de grados de inversión, con respecto a los bonos del tesoro de Estados Unidos han crecido enormemente. Eso quiere decir que ningún activo realmente se ha salvado de todo esto, salvo los bonos del tesoro americano. Los bonos corporativos de grado de inversión han subido el spread en varios puntos básicos. Eso es preocupante, porque no solo afecta al mercado accionario sino también al mercado de bonos y de deuda. Eso hace que haya restricciones al financiamiento, la deuda de las empresas sea más cara, los costos requeridos de capital valgan más y los créditos no se realicen. Todo es una cadena importante.

¿Cuáles son los posibles escenarios para los próximos seis meses en el mundo financiero?

En el mundo financiero, primero si esta pandemia se logra controlar de cierta forma en Europa, en Estados Unidos, o las medidas que hemos tomado nosotros nos ayudan, la recuperación puede ser más rápida, pero no veo muy claro que va a pasar después de estas cuarentenas, o después de que pase esta primera ola. ¿Cómo va a operar la economía?

Los gobiernos de los países desarrollados están haciendo estímulos monetarios inmensos para palear esto, pero no sé qué tan efectivos puedan ser si es que la fuerza laboral o las cosas no empiezan a caminar. No sé cuánto tiempo se pueda continuar así.

En el caso del Perú tenemos tanto el frente interno como el frente externo. El frente externo es bastante incierto. En el frente interno, si manejamos esta situación de salud razonablemente bien, podremos ver una reactivación económica en las siguientes semanas, por lo menos a un cierto porcentaje, quizás podrían abrir algunos comercios de manera restringida.

Pero no sé cómo vamos a operar de aquí en adelante, porque la pandemia no se va a ir. ¿Vamos a trabajar un mes sí y volvemos a hacer cuarentena una semana? ¿Cómo se va a manejar todo eso? Es muy difícil para las empresas manejarse y operar en ese escenario.

Para mí, un escenario optimista sería que esto esté controlado y podamos regresar a una actividad razonablemente normal de acá a cuatro meses. Y lo otro es un escenario pesimista que simplemente estemos en condiciones de prende y apaga con la pandemia que al final no llega a nada, y eso va a causar despidos, recesión y mucha angustia financiera para muchas personas y empresas. Yo voy por el lado menos optimista, que esto va a continuar y hay que ajustarse los cinturones y de repente lo peor está por venir.

¿Qué consejo le daría a los gremios empresariales en estos meses de incertidumbre?

Eso es difícil, porque las empresas, a diferencia del Estado, pueden quebrar. Deberían hacer un balance entre mantener la continuidad del negocio y ser socialmente responsables. Todas las empresas deben estar tomando ahora decisiones muy difíciles y viendo una reducción de costos a futuro y eso es mejor que quebrar. Justamente se trata de hacer los ajustes necesarios y ver las formas de mantener las operaciones o el negocio con el menor costo social posible. Mucho va a depender de las condiciones que tengan de las identidades financieras para poder reprogramar deudas o poder obtener créditos. Es por eso que el Estado debe moverse más en ese camino para evitar que sean quiebras masivas o despidos masivos.

Lee el artículo completo aquí.

Fuente: Mercados & Regiones

Notas recientes de Conexión ESAN ver todo »