El sueño de llegar al mundial Brasil 2014

En los últimos días estamos viviendo un gran entusiasmo que nos hace soñar en llegar al mundial. Las clasificatorias a Brasil 2014 han empezado y la suma de marcas que se unen a esta gran campaña que busca ver al Perú en el mundial seguramente continuará en los próximos meses.

user-pic
Voto 0 Votos

Tras el primer triunfo de Perú en las clasificatorias - no más eliminatorias- al mundial Brasil 2014 el pasado viernes 7 de octubre frente al equipo de Paraguay, las esperanzas se incrementaron, y a pesar de la derrota ante Chile el pasado martes 11 de octubre, todos los peruanos seguimos unidos y soñando con llegar al mundial. 

Un tercer puesto en la Copa América, meses atrás, ya nos había regresado la ilusión de pensar en el mundial. Esto gracias al ímpetu de esta nueva selección de jugadores dirigidos por el maestro Sergio Markarián, quien nos ha demostrado que con liderazgo, orden y gran motivación se pueden cambiar las cosas y devolverle las esperanzas a 30 millones de peruanos. 

Hoy observamos el mismo entusiasmo en los peruanos mayores y menores; en aquellos que no ven jugar al Perú desde el mundial de España 1982 y los que desean ver jugar al Perú por primera vez en el mundial de Brasil 2014.

El Perú está pasando por una de las mejores etapas de su historia. Nos va bien. La economía peruana a pesar de la crisis mundial está creciendo. El Perú está de moda, el mundo nos rinde un reconocimiento por nuestra gastronomía, por nuestro legado histórico y en general por nuestra valiosa cultura que nos hace ser un país especial. 

La marca Perú, es más allá de un logo, se está convirtiendo en un sentimiento que se va multiplicando y que hoy acompaña variadas marcas de productos y servicios que se sienten orgullosos de ser peruanos. Hoy vemos a nuestros compatriotas usando la camiseta de marca Perú con gran orgullo. 

Una gran campaña de marcas de apoyo a la bicolor: una misma ilusión 

Es sabido que el fútbol mueve pasiones y puede sin duda mover a un país. El entusiasmo está en las calles y en los corazones de los peruanos, pero también está en los medios de comunicación y en variadas campañas publicitarias de diversas marcas que tienen como objetivo apoyar a la selección bicolor. 

Hoy presenciamos una suma de campañas que bien la inició nuestro conocido canta - autor Gianmarco con la canción denominada "Vamos Perú", cuya letra dice: "Vamos Perú, hay que salir a ganar, vamos Perú que sí se puede llegar al Mundial". Hoy casi convertida en un himno que seguramente escucharemos durante los próximos tres años de clasificatorias.

Sin duda, la lista de empresas que apoyan esta cruzada y que alientan las ilusiones de los peruanos es larga. Cerveza Cristal la encabeza pues desde hace algunos meses atrás viene lanzando diversas campañas muy inspiradoras  que anuncian el Fondo de Cerveza Cristal al mundial y otras como: "Perú feliz" y la última denominada "Convocados", donde observamos al técnico Markarián leyendo la lista de jugadores convocados para jugar en las clasificatorias. 

Lo singular es que se escuchan nombres de diversos peruanos no públicos de diversas regiones del país, que van escuchando sus nombres y que con gran alegría salen a celebrar el hecho de ser peruanos. Con el slogan que dice: "Cuando juega el Perú, jugamos todos. Cerveza Cristal, hincha número uno de la selección".

Esta campaña además se extiende al Internet vía Facebook con el nombre "Únete a la convocatoria", la misma que a la fecha tiene más de 74,000 seguidores.

Otra de las marcas que se ha sumado a esta gran campaña es la de la tienda de supermercado Metro con su spot  "Esta vez será distinto". Un spot que con mucha ilusión nos dice "Vamos Perú, que respeten esa franja roja". Una campaña en la que se escucha a un locutor que con gran fuerza va desarrollando un discurso que tiene como objetivo devolver la ilusión a un país que está esperando 30 años para volver a ver a su equipo jugar en un mundial. Un spot que termina diciendo si me preguntan que quiero ser en estas clasificatorias: yo diría sin pensarlo dos veces: peruano. 

A estas dos campañas, se ha sumando Coca Cola con su campaña "Sudemos la camiseta", la cual mediante un jingle que ya lo habíamos escuchado desde la Copa América busca alentar a la selección, pero sobre todo decirle a todos los peruanos que se sientan parte de ella. Un spot que concluye diciendo: "Coca Cola, compartimos tu pasión"

Los medios de comunicación no se han quedado atrás. Cada uno desde su trinchera va apoyando y creando diversas piezas que buscan seguir alentando a un país que vive una ilusión. CMD Deportes, canal 3 de Cable Mágico, transmite mediante una canción entonada por niños y adolescentes que desde el Estadio Nacional nos dicen: "Mi sueño es llegar al mundial 2014". Parte de la letra de esta canción muy inspiradora nos dice que mi sueño es ver un día que el Perú llegue al mundial, mi sueño es el mundial. 

Comunicación y marketing emocional: apuesta por el Perú

Como vemos las clasificatorias a Brasil 2014  han empezado y la suma de marcas que se unen a esta gran campaña que busca ver al Perú en el mundial seguramente continuará en los próximos meses. Sabemos que las marcas están apelando a una comunicación emocional y sensorial que es la más fácil de impactar en el público. Apelar al corazón siempre va ser una receta interesante y mejor aún si se relaciona con una pasión nacional como el fútbol. 

Bien por las marcas que están apostando por el Perú pues seguramente sus consumidores sabrán retribuir esa apuesta a ganador. Ha sonado el pito de inicio del partido y la pelota está en la cancha, las marcas se suman a este otro juego que tiene como jugadores a los creativos que seguramente deben estar pensando en nuevas ideas, cada una más motivadora que la otra para seguir llevándonos a soñar con el mundial 2014. 

¿Apostaría usted su marca por nuestra selección? ¿Por qué? De ser así, ¿de qué forma lo haría?

Esta entrada contiene un artículo de:
Julianna Ramírez Lozano
Candidata al Doctorado en Comunicación y Master en Gestión de Empresas de Comunicación por la Universidad de Navarra - España. Maestría en Gerencia Social por PUCP, Diplomado Internacional en Comunicación Corporativa por ESAN y Licenciada en Comunicación por la Universidad de Lima- Perú. 
Profesora del Programa de Alta Especialización Responsabilidad Social de ESAN

79 comentarios

| Escribir un comentario
user-pic

De hecho sí apostaría por nuestra selección después de haber visto como jugaron el partido Perú - Chile, y definitivamente para mí lo que contó en el partido fue la garra que le pusieron los jugadores. Pero al margen de ello, aun así el Perú es mucho más que eso y comenzaría una campaña de fe, de credibilidad, ahí donde nadie cree. Esto haría la diferencia, generaría confianza y con el tiempo podría lograr resultados diferentes, no solo porque esté de moda la corriente de motivación, sino porque ese tipo de comerciales elevan el autoestima en general de la gente y sí apuntan directo al corazón y hacen un cambio en las actitudes, generan un efecto, y pueden hacer cambios inesperados además de lograr objetivos comerciales, incluyen a la gente que se siente desplazada.

El trabajo en equipo es parte importante en todo proceso y si a ello se agrega las ganas de hacer mejor las cosas, pues estamos por un buen camino. ¡Nos vemos en Brasil!

Sí apostaría mi marca por la selección, ya que el fútbol une a todos los peruanos, sobre todo cuando el equipo que nos representa lo deja todo en la cancha, le ponen garra, ganas, alegría y pasión. Eso hace que nosotros también podamos sentir lo mismo.

Trataría de que mi marca sea parte de la hinchada y hacer comerciales inspiradores que lleguen a lo profundo de nuestro ser apoyando a nuestra selección y sobre todo que se mencione que cuando todos nos unimos somos uno solo y podemos lograr grandes cosas como llegar al mundial, sería lo máximo. ¡Arriba Perú!

user-pic

En principio diría que sí apostaría por la selección. Sin embargo, sugeriría evaluar la capacidad de inversión de una marca y la selección. Algo que coyunturalmente es más caro y si mi marca no tiene alta rotación o fijación en estos tiempos, podríamos realizar una inversión tan fugaz como la emoción del apoyo a la selección de fútbol (sólo cuando esta gana o cuando los miembros del equipo se comportan como profesionales).

Quizás un tema distinto sería si apostáramos por lo peruano. Es decir, la identificación, la garra, el dar todo en el trabajo que hacemos y esto unirlo a lo que muchas veces escuchamos, que los peruanos damos el alma, corazón y vida en todo lo que hacemos, de tal forma que podamos no sólo identificar al Perú como exportador de productos primarios, con el deporte de moda, etc., sino también con servicios, productos terminados y que por las razones comentadas anteriormente, lo queremos consumir y podamos exportar.

Gracias por el comentario Enrique. El trabajo en equipo es un componente importante que como hemos visto influye en la construcción de una adecuada cultura e identidad. En nuestro país estamos volviendo a creer en nuestro equipo de fútbol y apostando una ilusión, pero también nuestras marcas y presupuestos.

Gracias Erika por el comentario. Sin duda, nos emociona sólo imaginar que el Perú llegue el mundial. Desde hace unos días ya estamos viendo una nueva marca que se ha unido a esta gran campaña: Movistar en alianza con Lan te llevan a Ecuador para ver el siguiente partido que juega nuestra selección. Como vemos, las marcas no dejarán de sumarse en estos más de tres años que quedan de competencia.

Gracias Gabriel por el comentario. Sin duda, como bien dices este tipo de campañas apuntan directo al corazón y ayudan a elevar también la autoestima de un país. Bien por las marcas que se están sumando en ese objetivo. Definitivamente saben que su apuesta es a ganador.

Estimados comparto un estudio de Apoyo:

http://elcomercio.pe/deportes/1320701/noticia-optimismo-al-tope-83-limenos-cree-que-peru-estara-brasil-2014

Sin duda estas campañas están logrando ese impacto que se busca: regresar la esperanza a un país.

Brasil 2014

Un gran número de peruanos (83%) cree que llegaremos al Mundial. La integración de jugadores de calidad, aparición de jóvenes valores y el buen estratega que posee la selección, son los principales factores que alimentan la esperanza.

Hay muchas campañas publicitarias de los patrocinadores del equipo que centran su mensaje en el optimismo y esto ya se metió en la cabeza de los hinchas. También el mensaje de la prensa en el sentido de que Brasil 2014 es posible.

(Hace solo un mes, otra encuesta de Ipsos Apoyo revelaba que la confianza de los limeños con miras al Mundial era de 54%. Es decir, casi 30 puntos porcentuales menos.

Gracias Patricia por el comentario. Esperemos que nuestro equipo llegue al mundial. Sin duda esta apuesta que hacen hoy diversas marcas repercutirá no sólo en el presente sino también en el futuro.

Me gusta el buen fútbol.

Si tuviera una marca empresarial es posible que sí, sobre todo si me dejara llevar sólo por el interés económico. Sin embargo, preferiría apostar económicamente por acciones que contribuyan en mayor medida a la integración y desarrollo del país. El fútbol es uno de los elementos que motivan emociones, que estimulan cierta "integración nacional" hacia lo peruano, pero es temporal y en la medida que se esté ganando puntos está bien, pero ¿qué pasa si no se clasifica al mundial?, la emoción muere.

Sería interesante apostar en una marca Perú, que realce nuestra diversidad cultural viva, que apoye emprendimientos micro empresariales e innovaciones locales. La apuesta a estos puede desencadenar efectos multiplicadores y generar eslabonamientos en la economía nacional, que impliquen a economías empobrecidas, fuera de la generación de los beneficios sociales.

Para responder a la pregunta, vale la pena primero analizar quiénes se han sumado y el objetivo de sumarse a la campaña de Perú al Mundial. Coca Cola es una marca que ya nos tiene acostumbrados a hacer campañas publicitarias durante las clasificatorias, eliminatorias y campeonatos, en todos los países en los que está. Incluso, en muchos casos con un mismo spot en el que lo único que varía es la camiseta. Por ejemplo, el ya famoso "goooooooooocacolaaaaaa!!!!"

http://www.youtube.com/watch?v=WNzEHZ_wr_E

http://www.youtube.com/watch?v=ToaWwdjAKUQ

Lo mismo se aplica a Cencosud (grupo chileno dueño de Wong y Metro) y Lan. En estos casos, y el de Coca Cola, lo que se lee es un uso oportunista de la coyuntura para intentar asociar su marca a un sentimiento que, en la realidad, no representa. Personalmente no me llama la atención, en ese sentido, el tono evidentemente sobre actuado del spot de Metro.

Casos distintos son los de CMD y Cristal. En el primer caso, CMD es una empresa ligada inextricablemente al deporte y especialmente al fútbol. Gana réditos si asocia su marca a la selección, es cierto, pero ya está asociado al fútbol. En este contexto, ponerle emotividad adicional refuerza un posicionamiento que ya tiene. Algo similar ocurre con Cristal.

Cristal es uno de los principales patrocinadores de los equipos peruanos, además de tener un equipo propio. Es también una compañía ligada al fútbol. Incluso, poco después de terminado el Mundial 2010, mucho antes de que Markarián sea nombrado DT de la selección, lanzó la campaña Perú al Mundial, cuando nadie daba medio por la selección.

El spot de Cristal muestra un lado que no muestran los otros spots: que el éxito de la selección no está solamente en la cancha y las tribunas, ni solamente en el esfuerzo individual (como lo pinta el spot de Metro), sino en la integración. Y esa es justamente la tarea pendiente que tenemos como país: la inclusión.

De este análisis me parece que saltan dos temas. El primero, que el emisor del mensaje genera una diferencia fundamental entre lo creíble y lo que no lo es. El segundo, que el mensaje únicamente deportivo en este contexto no es suficiente: en el Perú que crece económica y socialmente, no todos han sido convocados. La identificación con la selección pasa también por la identificación con el país, otra de nuestras tareas pendientes.

Respondiendo (finalmente) a la pregunta, apostaría por la selección como un rasgo identitario de mi marca. Es decir, como una apuesta de largo plazo y que va más allá del resultado de estas clasificatorias; y apareado a acciones concretas tendientes a la inclusión social y a la formación de una identidad compartida para el Perú nuevo que está emergiendo, y en función de lo cual estructuraría los mensajes de campaña.

user-pic

Creo importante el inicio de nuestra selección en esta etapa eliminatoria y con ello, el creer en nuestra selección, pero más allá, creo que cada día, tanto las instituciones, empresas y personas que conformamos este gran país, estamos logrando creer y sentirnos orgullosos de nuestra identidad, lo cual va a permitir sentirnos una sola nación.

Un valor agregado es el esfuerzo que vienen realizando los creativos, quienes con su apuesta por la necesidad emocional de lograr una identidad urgente de orgullos, logran que el mensaje cale en cada uno de nosotros.

Gracias Lizbeth. Tu reflexión es interesante, el fútbol también está sumando a la construcción de la tan ansiada marca Perú. Pero como bien dices, apostar por el fútbol y por la selección peruana no es algo seguro. Basta observar que marcas están apostando por estas campañas. Como vemos son grandes marcas, quienes pueden invertir por este tema. Estas campañas ayudan a crear y fortalecer la imagen cuando las marcas son conocidas y ciertamente fuertes. No creo que todas las marcas estén listas para ello.

Gracias Marino por tu respuesta. Me parece interesante que plantees el aporte que pueden hacer las campañas sociales a la construcción de la identidad peruana. Estamos hace años queriendo reconstruir nuestra identidad y campañas como estas sin duda son un aporte, pero esto no es gratuito, pues lo hacen en búsqueda de una imagen corporativa.

Gracias Alfredo. Buen análisis de las empresas que se han sumado hasta el momento a esta campaña. Es importante mencionar que el público no es tan ingenuo y reconoce cuando una empresa presenta una posición oportunista ante un tema.

Creo que este tipo de campañas son coherentes cuando la empresa ha demostrado un trabajo previo en el tema como bien mencionas, es el caso de la empresa Cristal.

Creo que todos apostamos por la selección porque nos han demostrado agarra, entrega y sobre todo unión. Hay muchas sensaciones que uno siente cuando ve jugar a esta selección. Desde el lugar donde estemos vemos como las personas se ingenian para aunque sea escuchar el partido en una radio pequeña y con interrupciones por las lluvias.

Las marcas juegan un papel importante porque aparte de vendernos un producto con la coyuntura del momento saben cómo llegar a las personas. Me gusto el spot de Cristal que integra a los peruanos al ser todos convocados, sin importar de dónde sean, ni la actividad que realicen.

Si apostaría mi marca por la selección y lo haría de la misma manera, integrando a todos porque uno siente mucha emoción al estar lejos y ver como este entusiasmo se refleja en el rostro de las personas.

Es gratificante para todos los peruanos ver como en cada partido nuestro equipo va cumpliendo las metas siendo el progreso auténtico y real. Pensar en el mundial no sólo es un sueño sino una meta a la que no sólo debe aspirar el seleccionado peruano sino todo un país. El éxito es la mezcla de la oportunidad y la preparación, combinación que todos debemos aspirar como seleccionado y como peruanos.

user-pic

Creo que van a existir muchas marcas "oportunistas" que van a tratar de subirse al bus de la selección y mientras más cerca estén del asiendo de “El Mago” mucho mejor. Sin embargo, los consumidores no somos tan ingenuos como pareciera y en muchos casos sabemos discriminar las "lavadas de cara".

Creo que si queremos que nuestra empresa tenga lugar en el bus blanco y rojo debemos de pensar bien en la oportunidad que ello representa y cómo debemos de aprovechar la coyuntura de la mejor manera vinculándolo directamente a nuestros discursos y acciones.

¡Sí apostaría por nuestra selección! Porque hemos visto que el equipo a diferencia de otras eliminatorias está dejando el alma en la cancha, lo cual ha captado la atención de empresas, medios de comunicación y más peruanos.

Como comenta, el porcentaje de peruanos que cree que Perú llegará al mundial se ha incrementado hasta alcanzar el 83%, lo cual permitiría a la firma llevar a este público a través de sponsors televisivos apelando a un sentimiento de unión y de hacer fuerza para poder ver a nuestro país en un mundial después de 32 años.

Estoy seguro que en esta oportunidad con el equipo y el comando técnico que tenemos somos un serio candidato para asistir a Brasil 2014.

Emociones y sentimientos, siendo lo más característico de nuestra condición humana, no sorprende que se apueste por explorar en lo más profundo de un sentimiento colectivo: la identidad, y sobre todo la identidad nacional.

Añadamos a esto el fútbol (con un mago y cuatro fantásticos), tenemos las condiciones para determinar gustos y preferencias. Pensamos en "determinar" porque sin duda nuestra racional elección puede verse más que influenciada por los sentimientos más profundos que pueden inspirarnos ciertas ideas o conceptos.

Por ejemplo, tenemos la amistad, más allá de mantenerse por años y jugar billar -coincide con el concepto de amistad para siempre-, una cerveza hoy se vincula con la idea de compartir con amigos, y si son viejos y grandes amigos mejor.

El reto como bien se indica es llegar a ser muy creativos, para diferenciarse lo suficiente de otros. En tal sentido, no creo que pueda saturar, o que un sector tenga la posibilidad de cuestionar o no la sinceridad de la publicidad (que tan peruano puedes ser, sino es que simplemente diciéndolo), sino que lo determinante será recoger ideas alrededor del concepto nacional que realmente conmueva a todos.

Que no nos sorprenda ver gritar gooool a Miguel Grau, o que un buen cuy vista la bicolor y reciba un pase de Farfán para anotar un gol mismo el escorpión de Higuita, o que todos los del distrito Perú de Nebraska se pongan la bicolor y se vuelvan hinchas de las clasificatorias, viendo cada partido con una cerveza a la mano, al final un Perú y una cerveza global.

En tal sentido, a ver quienes logran persuadirnos hasta las lágrimas, como lo puede hacer el fútbol y nuestra bandera.

Mucho cuidado con esas empresas que venden con nuestro alicaído futbol, ya que Perú no es potencia en el fútbol y podríamos otra vez no ir a un mundial. Se responsabilizaría en demasía a estas mismas empresas que vendieron y ganaron con ese tipo de spots.

A mi parecer no estoy de acuerdo que la marca Perú se le relacione con el fútbol, al menos no por el momento. Esas empresas junto con políticas de gobierno deberían actuar con spots que vayan en contra de la corrupción, delincuencia, y otros lastres de nuestra sociedad. Esto en principio para nuestra juventud en formación.

Nos vemos en Brasil. El trabajo en equipo es esencial.

user-pic

Apostaría mi marca por la marca Perú, no por nuestra selección. Debemos ser cautelosos y reconocer que el fanatismo de nuestra gente es peligrosa, alimentar el entusiasmo es bueno, pero no el fanatismo. Aquí los medios deben ser responsables para no utilizar una comunicación sensorial vacía, y por el contrario, aprovecharla para unirla a otros mensajes orientados a crear una verdadera identidad nacional, que es hacia donde debemos apuntar.

Además porque considero que para cultivar el orgullo de sentirse peruanos (hasta hace algunos años muchos peruanos no creían que podían crecer y desarrollarse en su país) y para unir más a nuestra gente es necesario y hasta cierto punto que las empresas nacionales o no que trabajan aquí ayuden a fomentar, y cada uno de nosotros identificarnos con nuestro país y promover sus riquezas (culturales, históricas, gastronómicas, naturales, sociales, entre otros).

¿Qué sucedería si no llegamos al mundial? ¿Te sentirías por eso menos peruano? Pues no. El Perú es más que una selección, y si ahora demuestran trabajar con "más profesionalismo" es lo menos que debemos esperar. No sé de fútbol, pero creo que hablamos de un fútbol profesional. El público peruano está siendo motivado, es cierto, ¿y los jugadores? La publicidad puede y debe incentivar a los jóvenes de todas las edades que practiquen el deporte en todos los campos, para que aquel que desee hacer del deporte su medio de vida pueda lograrlo.

Ese es el sueño de todos los que aman ser deportista. Sin embargo, muchas veces desvían sus sueños porque no se sienten reconocidos, y hacia ello hay que apostar: a nuestro potencial como una sociedad de emprendedores, de gente que quiere y puede lograr una igualdad de oportunidades para vivir de lo que realmente ama.

Por ello, creo que la motivación iniciada con el fútbol debe continuar más allá de este deporte y aquí está el real trabajo que tenemos todos los peruanos y la oportunidad que tienen los medios para mostrarnos una comunicación emocional sí, pero inteligente.

Gracias Cris por tu comentario. Sin duda la apuesta por la selección es una apuesta a mediano plazo. Se trata de vincular una marca con un concepto muy emocional. Esperemos que esta vez se cumpla este sueño colectivo de llegar al mundial.

Gracias Mayra por tu comentario. Es verdad, estas campañas no sólo alientan a la selección, sino también integran a un país en un sólo sueño.

Gracias Maripili. Es verdad, el público no es ingenuo y estas campañas sólo logran impacto cuando existe coherencia entre lo que la empresa es y dice ser.

Gracias Néstor. Ojalá se cumplan tus palabras y lleguemos esta vez al mundial 2014, es lo que todos los peruanos deseamos, sobre todo los que nunca han visto a la selección en un mundial y a los que hace muchos años no la ven jugar.

Gracias Guillermo por tus comentarios. Me encantan tus ejemplos, pero es verdad, en estas campañas con gran fervor emotivo y persuasivo, todo es posible. El Perú está de moda y el fútbol aún con sus fracasos es parte de nuestra identidad nacional.

Gracias José Martín. Es importante tu reflexión. Debemos realizar campañas en temas que ayuden a luchar problemas nacionales como la corrupción, delincuencia, etc. Aquí son importantes las alianzas que puedan existir entre el gobierno, la empresa privada y la sociedad civil.

Gracias Carolina. Interesante tu posición de apostar por la marca Perú, más que por la selección peruana. Sin embargo, recuerda que la pasión por ver jugar y ganar a la selección mueve más, aunque puede ser más peligrosa.

Aquí les dejo un spot de Movistar, a propósito de su relanzamiento de marca, con la campaña Conectados podemos más.

http://www.youtube.com/watchv=Tk4r_7VC3Ds&feature=related

Además, Movistar viene trabajando promociones: te llevamos al estadio: Perú – Paraguay.

http://www.youtube.com/watch?v=OFFM_oiHsfA

Actualmente hay otra promoción que dice que te lleva a Quito.

Definitivamente los medios de comunicación se han puesto las pilas con respecto al mundial y es que fuera de ganar los partidos son ellos los que fomentan e incentivan a la población a seguir creyendo en la selección que tenemos. Ver las cosas con optimismo nos llevará a grandes logros y Dios quiera nos veamos en Brasil 2014.

user-pic

Sin duda el concepto más fuerte del que se puede colgar una marca es la nación. ¿Quién no se identifica con el hecho de ser peruano? ¿Quién no disfruta de su comida? ¿Quién no se emociona cuando existe una posibilidad de clasificar al mundial? Más aún cuando estamos tan acostumbrados al fracaso futbolístico.

El Perú es un país que cada día evoluciona más. Cada vez somos más reconocidos internacionalmente, ya sea por nuestra gastronomía, historia, cultura o nuestros logros. La clasificatoria al mundial además de ser un motivo de orgullo nacional, es una oportunidad para lograr una mayor unificación en los peruanos.

Aquí no importan las diferencias sociales o económicas, acá solo importa un objetivo en el cual todos los peruanos piensan y se proyectan: el de clasificar finalmente al mundial. Por esa razón, el rol de los medios de comunicación juega un aspecto positivo al promover e incentivar a la población a apoyar a su selección.

Muchas gracias Mayte por el comentario. Todos los peruanos queremos ver a nuestro equipo en el Mundial 2014. Esperemos un triunfo no sólo este martes sino la clasificatoria.

Muy bueno el artículo. Bastante alentador y diferente a lo que estamos acostumbrados a leer. Me parece importante que exista un apoyo de las marcas para la selección peruana porque esto alienta a seguir adelante, tanto a la selección como para el resto de peruanos.

Siempre es importante que exista un apoyo porque así creemos más en lo que hacemos y nos superamos, como lo hemos venido haciendo. Por lo tanto, sí apoyaría a que más marcas se unan, pero mejor sería hacer actividades de las marcas que se relacionen directamente con la hinchada para así afianzar más el lazo entre la marca y los consumidores.

Gracias por el comentario. Sin duda, la marca Perú está teniendo éxito hoy en día y muchas marcas se están colgando de ello pues estamos volviendo a creer en nuestro país y eso es importante.

Gracias por tu comentario Stephanie. Es verdad, los medios de comunicación hoy más que nunca tienen un compromiso con el país, de ayudarle a creer en su país. Los medios construyen realidades. Quizá este sea la mejor responsabilidad social que pueden demostrarnos los medios: mostrarnos un país que va hacia adelante.

Bien Alexa, gracias por el comentario.

Ese tema también es importante, la relación de las marcas de los productos y servicios con los consumidores o clientes. Creo que una campaña de este tipo no puede terminar en el spot de televisión, debe tener un acercamiento al público, y ahí el marketing nos ayuda para poder concretar acciones con el objetivo de unir y fidelizar marca y cliente.

user-pic

Resulta evidente que la actual etapa clasificatoria es un reflejo del momento que está viviendo el Perú, pese a los problemas que se presentan. El constante crecimiento económico y el reconocimiento internacional que en ciertas áreas está teniendo nuestro país (gastronomía, tradición, historia - turismo), nos hace pensar que esta vez sí vamos a poder clasificar a un mundial. A esto hay que sumar una acertada elección del técnico de la selección, que transmite liderazgo y confianza de un buen trabajo.

Este clima de optimismo ha sido percibido por las empresas y es una oportunidad de enlazar una marca a un sentimiento, la forma y efectividad de lograr este objetivo queda en la creatividad de las personas encargadas de estas campañas publicitarias y del desempeño real de nuestra selección.

user-pic

En términos generales, me parece interesante cómo se puede identificar un objetivo común que vincule y reúna alrededor de una marca o concepto a personas de diferentes procedencias, buscando una esperanza, un optimismo. Sin duda, coincido que debido a la trayectoria y reputación obtenida, a algunas marcas les "creemos más que a otras" y, obviamente, el contexto que se vive será crucial para trabajar el contenido y pertinencia de los mensajes.

Recuerdo el comercial de Coca Cola "Hay razones para creer en un mundo mejor” donde se informa que, a pesar de todo lo negativo que pudiera haber en el mundo, existen, siempre, muchos más factores positivos, pequeños o grandes, incluso intangibles, pero que inspiran a pensar en positivo, a creer; como el hecho que por cada persona corrupta, hay 8 millones donando sangre; por cada tanque que se fabrica en el mundo, se producen 130 mil peluches o que en el Perú, cada vez hay menos gente que se va...porque hay muchos más motivos para quedarse; entre otras estadísticas. Esto también, obviamente, identifica a la marca con toda la idea de positivismo, esperanza, confianza.

http://www.youtube.com/watch?v=HePHfdPQn2g

Se puede observar en esta campaña "al mundial" cómo diferentes marcas, de diferente naturaleza, han coincidido en apelar al lado emocional de las personas. Estos mensajes llaman a la integración de peruanas y peruanos de diferentes procedencias: geográfica, generacional, socioeconómica, cultural, que se sienten identificados entre sí y con el contenido y, al mismo tiempo, se vinculan en un objetivo y emoción común: llegar al mundial.

El fútbol y este anhelo se tornan en el eje que une a peruanos y peruanas, que quieren sentirse orgullosos y orgullosas de su selección de fútbol, de la misma manera que se está trabajando una sola gran identidad, por ejemplo, a partir del orgullo que genera la riqueza gastronómica del país.

Sí apostaría por la selección peruana, independientemente de los resultados, esta, en mi opinión, se desenvuelve en un nuevo clima, una percepción de nuevas características que se identifican como las de un equipo exitoso. Por otro lado, no apostaría mi marca por la selección únicamente para llegar al mundial de Brasil 2014, este sería un peldaño, importante, pero no el único.

Sería una apuesta de largo plazo y apostaría también por todo lo que involucra una selección A1, más allá del mundial: como un factor que une espíritus y comparte emociones, que da ejemplo a los más pequeños con un comportamiento responsable y su “fair play”, porque cuando no gana, siempre da lo mejor de sí y “sabe perder” y porque incentiva con su ejemplo que el esfuerzo, responsabilidad y respeto inspiran la confianza de todas y todos, y aportan a los buenos resultados.

Sería una apuesta extendida además por el país en su conjunto, por los peruanos y peruanas que queremos ser, la selección del Perú ampliada con esta visión común, con valores, principios, orgullo, identidad, lo que la marca podría también respaldar y promover entre sus consumidores.

Definitivamente que una marca esté cerca de la selección en momentos donde las ilusiones y sueños de llegar al mundial son cada vez más grandes, traerá consigo réditos y buena imagen, pero creo que esto debe manejarse de manera estratégica, con una serie de acciones paralelas a un spot de TV, que busquen reforzar esa imagen que queremos proyectar, pues se corre el riesgo de ser tachados de oportunistas, situación que puede ser contraproducente para la empresa.

Sí "apostaría" mi marca por la selección peruana de fútbol, teniendo en cuenta la elevada exposición mediática que este deporte genera en la mayoría de la población, y la coyuntura inicial de las clasificatorias ya que involucra una mayor expectativa por obtener resultados favorables que hagan posible llegar al mundial luego de más de 30 años y los rendimientos económicos positivos que pueden generarse a favor de mi empresa por la asociación de mis actividades como auspiciador del equipo nacional de fútbol.

No obstante, debido a que el riesgo de no clasificar al mundial 2014 es considerable (a pesar que este no sea percibido en toda su magnitud por la población) y la campaña clasificatoria es larga (más de 2 años), la "apuesta" no debe sobredimensionar las capacidades de la selección de obtener un resultado favorable, pero incierto para evitar que se afecte la imagen de mi empresa con una publicidad "imprudente".

Por tal motivo, mi propuesta comunicacional como empresa responsable socialmente sería enfocar la campaña publicitaria desde la perspectiva de fomentar cambios sostenibles en la conducta de la población a través de mostrar al fútbol como deporte que promueve conductas positivas y valores en las personas mediante el desarrollo de sus habilidades sociales (comunicación asertiva, empatía, trabajo en equipo, liderazgo, tolerancia, etc.).

De este modo, la "apuesta" no estaría identificada absolutamente con la campaña clasificatoria (por el riesgo antes descrito), sino que vinculándola con las expectativas que el fútbol genera, usaría este "pretexto" para procurar cambios sostenibles en la comunidad, señalando que la práctica de este deporte, más allá de ganar o perder, permite la unión de las personas, la solidaridad, la fijación de metas comunes y la eliminación de las "barreras invisibles" que impiden la inclusión social.

El binomio marca – peruanidad es la nota característica de este "sentimiento" que día a día crece entre todos los peruanos. El apoyo a la bicolor en sus diferentes manifestaciones (música, cultura, deporte, etc.) es la expresión de una de las dimensiones de nuestra nación -la población peruana- y que en el excelente mensaje de Julianna se aprecia con especial entusiasmo en el caso de nuestra selección.

Entusiasmo que comparto y que desde mi trinchera como servidor público invito a todos aquellos que laboramos en las diferentes entidades del Estado, a formar parte de este "sentimiento" que logrará su materialidad en Quito, cuando a una sola voz, con pasión y orgullosos de ser peruanos digamos juntos "Gooooooool”.

Sin lugar a duda, muchas marcas comienzan a tomar en cuenta los sentimientos y las emociones que viven millones de peruanos al ver un partido de fútbol con la selección peruana, y así se genera una motivación hacia el producto o servicio, el cual presenta este tipo de publicidades. Se encuentran más identificados con las personas que comparten ese mismo sentimiento de patriotismo.

Sin embargo, esto es sólo el comienzo de lo que veremos a lo largo de estas eliminatorias, ya que diferentes marcas también comenzarán a apostar por publicidades como estas, donde presentan cierta motivación hacia el público, sobre el camino a recorrer para llegar al mundial 2014.

Gracias Carlos por el comentario. ¡Que mañana gane Perú!

Gracias Caterina por tu comentario. Es verdad, las campañas sólo son válidas si son coherentes con lo que hace la empresa y estas apuestas tienen que ser a largo plazo.

Gracias Fabiola. Eso es verdad, no sólo son campañas televisivas o mediáticas, sino también las empresas deben complemetar con diversas acciones que sean coherentes.

Gracias María Esther. Efectivamente, creo que ese caso que mencionas lo encontramos en cerveza Cristal, pues ellos llevan años apostando por el fútbol. Tienen programas de semilleros infantiles, etc. Buen trabajo el de Backus, pues nos demuestran que no sólo son campañas mediáticas.

Gracias Rubén por tu comentario. Todos los peruanos, desde cada una de nuestras trincheras, tenemos que sumarnos a este gran sueño. Esta vez sí llegamos y que mañana gane el Perú.

Gracias Amelia por el comentario. Seguramente se irán más empresas sumando a este sueño de ver al Perú en el mundial.

Aquí les dejo un spot más de Movistar denominado "la selección está de vuelta"

http://www.youtube.com/watch?v=tvYsqzXHyDs

Un spot que nos motiva a seguir soñando con el mundial Brasil 2014.

De hecho sí apostaría por la selección, ya que casi todos los peruanos desean que el Perú llegue al mundial 2014 y las marcas no son ajenas a esto, pues lo reflejan a través de sus publicidades, donde apoyan a los jugadores, alentándolos y motivándolos, y también le devuelven la ilusión a los miles de peruanos que anhelan volver a ver a la blanquirroja en un mundial, además logran que las personas asocien su producto con el apoyo a la selección y recurren a las emociones y la pasión de los hinchas. Creo que pronto más marcas se irán sumando a la lista de las que apuestan por la selección peruana.

Gracias Diana. Creo que hasta ahora una de las marcas que está siendo coherente con su comunicación es cerveza Cristal. Ahora tienen un nuevo spot televisivo donde indican que la campaña es dura, larga, complicada. No es un tema fácil, pero invoca a todos los peruanos a seguir aportando por el Perú.

Yo sí apoyo al Perú, y espero que esta vez quedemos entre los clasificados al mundial. Ya es hora de que los peruanos juguemos en un mundial. ¡Ya nos toca!

Hoy las campañas publicitarias incentivan a creer más en nuestra selección, la mayoría de los peruanos tenemos fe en el equipo como en el entrenador Sergio Markarián, quien nos ha hecho creer que sí tenemos la oportunidad de clasificar.

De no clasificar, nos iremos con la frente en alto ya que el Perú hizo un buen trabajo y por ello debemos sentirnos orgullosos, y será para la próxima. Sin embargo, todos tenemos fe de que sí estaremos entre los finalistas para este próximo mundial. ¡Arriba Perú!

Gracias Sussan por tus comentarios.

Esperemos que el Perú llegue al mundial 2014.

Hola Julianna,

Respondiendo la pregunta, creo que no todas las marcas pueden hacer esta apuesta. Apelar al nacionalismo y el amor al país es muy efectivo, más aún si se vincula al fútbol, pero creo que ahora este segmento emocional está saturado por marcas masivas.

Cristal y Coca Cola tienen una larga apuesta que aún en época de crisis futbolística les ha funcionado. CMD debe impulsar el proceso clasificatorio pues trasmite el proceso al igual que ATV. Metro logra colarse en esta apuesta y casi no deja espacio para más.

Si alguna marca más desea ingresar a este espacio emocional debe hacerlo vinculándose de manera creativa con el proceso, ya no sólo funciona la canción o el discurso emocional, requiere el apoyo concreto a la selección. Por ejemplo, una empresa área que la transporte a cada país. Un hotel que los aloje, el transporte que los lleva al estadio o cualquier servicio que se hace parte y colabora, no sólo aquella que se suma a la barra.

Adicionalmente, creo que luego de los problemas y la informalidad del campeonato local, habría que preguntarse cómo afecta la imagen negativa de la organización futbolera local a las marcas, más aún si una derrota se suma en el camino.

Bueno, planteo la mirada crítica, para tomar las precauciones para apoyar a nuestra selección y poder cosechar estos resultados.

Desde el punto de vista de negocio, son buenos, y desde el punto de vista social CSR, contribuyen al orgullo nacional, que en este caso es nuestra marca como país.

Sé que con el encuentro de ayer ante Chile uno puede caer en el pesimismo, pero la idea es ser perseverante, ahí radica el éxito. Si queremos llegar al mundial, sería interesante que esta forma de comunicación emocional, por decirlo así, sea complementada con acciones de CSR, es decir promoviendo acciones prácticas cono concursos de libre participación o campeonatos a nivel nacional para identificar futuros deportistas, donde los actores participen del proceso.

A esta alturas yo ya no creo que la selección peruana de fútbol llegue al mundial 2014 ni a ningún mundial que venga en el futuro, ya que el jugador peruano no se siente identificado con su país sino más se identifica con el país que le paga más. Es duro decirlo pero es verdad.

En cuanto a la pregunta de cierre, dudo mucho que el banco para el cual yo trabajo apueste por el fútbol peruano, ya que nuestra visión es a largo plazo y no a corto como la tienen los futbolistas. Nosotros también apelamos a lo emocional y a la cultura; tenemos como aliados a un chef peruano que es reconocido a nivel mundial y a un cantautor peruano que cuando lo escuchas se te caen las lágrimas de la emoción porque canta con sentimiento. Considero que ellos sí son marca Perú; la gente se siente identificada con ellos, al verlos o escucharlos se sienten orgullosos de ser peruanos, saben quiénes son, si se les pregunta sobre ellos hablan con cariño, hablan como si los conocieran, saben que con ellos no hay pierde y pueden representar al país en cualquier cancha.

Sería mejor si las empresas unieran sus esfuerzos en ofrecer facilidades de acuerdo a su rubro. En realidad un trabajo en conjunto, con una línea aérea de bandera en la que ambas provean facilidades a la selección o al deporte peruano.

Por mi lado, sí apostaría mi marca en esto, porque acabamos de obtener la Marca Perú, porque somos una empresa 100% peruana, con 85% de personal masculino y porque le daríamos un valor agregado a la empresa.

Usaría la comunicación emocional hacia nuestro público externo, para lo cual Talma (la empresa) posicionaría los siguientes mensajes:

1. Apoyo y compromiso con el deporte de bandera: Una empresa peruana al servicio de nuestro deporte de bandera o una empresa peruana de servicios que sirve al deporte nacional, o servimos al Perú o sirviendo al Perú.

2. ¿Cómo? Ofreciendo descuentos a los integrantes de la selección en coordinación con las líneas aéreas, agencias de carga, aduana, etc.

3. Descuentos en manejo de su carga a nivel personal: servicios intermedios (manipuleo, refrigeración, rayos x, etc.)

Sin embargo tendría en cuenta los siguientes puntos:

1. Elaborar un plan de comunicaciones apoyando al deporte peruano en general.

2. Elaborar un convenio con una línea aérea para desarrollar el plan de comunicaciones.

3. Establecer las limitaciones del programa de apoyo, por seguridad (droga, etc.), en caso de desastre natural, terrorismo, etc.

Si bien es cierto que el fútbol en nuestro país no es algo que nos llene de orgullo, creo que como profesionales nuestra labor es la de no endiosar el fútbol y mantener la neutralidad para atraer las miradas hacia el deporte en general.

Tenemos ajedrecistas, boxeadores, voleibolistas, etc. El fútbol mueve masas y por eso las empresas invierten en él, sin embargo, como los demás deportes no llaman la atención, no hay apoyo.

Hablar de nuestra selección de fútbol, de las ilusiones de muchos peruanos por desear que ésta llegue el Mundial 2014, es entrar en una suma de sentimientos, ya que lamentablemente las ilusiones deben hacerse espacio en una masa de pensamientos negativos, escépticos, decepcionados. ¡Es una triste realidad! Sin embargo, aplaudo el trabajo de las marcas que se ponen la doble camiseta: la del trabajo de comunicar emociones y la de la identidad peruana, para conmover a los corazones que sueñan y que esperan una alegría.

Considero que este trabajo no es sencillo y por ende el optimismo de las marcas es válido, pero por un momento pensemos qué distinto sería una comunicación que no apele al: "ahora sí, ahora sí lo podemos lograr, podemos alcanzarlo, etc.", sino que hable de una realidad alegre y no solo esperanzadora, porque así tenemos el mismo concepto a través de diferentes ideas y con ello se puede percibir más de lo mismo, mensajes repetitivos, unos más creativos que otros.

Como peruana y comunicadora también asumiría como reto el comunicar nuestra marca, a nuestra selección, pero analizaría a mi P.O (los peruanos) y sería consciente que tiene dos posturas: los que creen y los que no creen. Cambiar el pensamiento de una persona a la que las diferentes experiencias lo han llevado a no creer puede ser difícil, en cambio, continuar bombeando el corazón del que cree, puede ser interesante, valioso y rentable.

Considero que la publicidad trabaja con las emociones, vende realidades, formas de vida y relaciones sociales. Los mejores mensajes publicitarios son aquellos que precisamente no parecen serlo ya que el consumidor no prende la televisión para ver spots, ni enciende la radio para escuchar un comercial y menos aún un periódico para ver algo impreso.

Sin duda, la publicidad vende ilusiones, esperanzas, estilos, aceptación, felicidad, modernidad, practicidad, moda, frescura y unión familiar. La publicidad no sólo vende productos sino también realidades ideales.

Sí Ismael, es verdad que apostar por la selección puede ser negativo para una marca, pero finalmente es una apuesta.

Gracias por tu comentario.

Gracias Percy por tu comentario. Como bien dices, no sólo se trata de dar mensajes de apoyo, sino debe haber un trabajo más integrado de las marcas. De apuesta verdadera por el tema.

Gracias Stefany por el comentario. Bien la mención que haces del BBVA. Creo que la apuesta que están haciendo de identificación de marca con dos peruanos destacados, Gastón Acurio y Gian Marco, sin duda es un aporte importante a su marca. Sin embargo, no olvidemos que las acciones tienen que ser integradas con aquello que hace el banco, es decir, no sólo colgarse de la imagen que puedan tener estos peruanos destacados. Sino miremos el caso de cerveza Franca. Tener a Gastón no les sirvió para posicionar una imagen.

En lo personal, nunca he visto a la selección llegar al mundial, y ese es un anhelo muy grande para todos los peruanos.

El futbol es un deporte que sin duda resulta mucho más atractivo para las marcas, por lo masivo de su target, pero vale la pena recalcar que ya somos triunfadores en otros deportes, aunque desafortunadamente no son tan masivos como desearíamos que fueran.

La empresa en la que trabajo es de procedencia canadiense, no es una marca bandera. Dudo mucho que en una realidad cercana esta empresa apueste por la selección, pero a su vez considero que sería una campaña interesante para entrelazar lazos, reforzando y realzando el hecho de que una empresa extranjera apueste por nuestra selección.

Es claro que el fútbol en nuestro país es un evento que congrega multitudes y esas multitudes son consumidores. Siendo el Perú un país futbolero, llegue o no Perú al mundial, la marca de consumo masivo que decida apostar por la selección y realice promociones y campañas, sin duda tendrá los resultados esperados.

Apostar por el Perú como marca, como país, es la campaña que sin duda conmueve y resulta.

Creo que el tema del desempeño de nuestra selección es ambivalente, y ligar una marca con la selección puede ser exitoso dependiendo del enfoque que demos a la campaña. Por un lado, cuando la selección gana, la sociedad ensalza e idealiza a nuestros jugadores, muestra su orgullo y siente que todo es posible. Por el otro, cuando pierde, la desesperanza, el fastidio, pero sobre todo el renegar de un resultado, se confunde con renegar de una identidad. Y los medios tienen un papel en demasía importante en este antagonismo emocional y coyuntural, con notas llenas de esperanza o de decepción según sea el caso.

Por eso creo que antes de amarrar al público objetivo con un vínculo tan susceptible de cambio, se podría apuntar el mensaje en la dirección de la incondicionalidad ante la camiseta, la hinchada que se identifica con el equipo más allá de las victorias o derrotas, el vínculo de persistencia en el tiempo y en las circunstancias, que a su vez haría más rentable el enganche con la marca.

user-pic

Yo creo que sí apostaría mi marca con la selección nacional. El fútbol es un deporte que acumula muchas pasiones y sentimientos intensos. En ese escenario, resulta interesante asociar una marca con él para causar mayor impacto. Ser parte de la gran expectativa por llegar a un Mundial luego de tanto tiempo favorecería también a la difusión de mi marca y su posicionamiento.

En esa decisión hay que tener en cuenta que, como en todo deporte, en el fútbol hay victorias y derrotas. En una coyuntura de triunfo, una marca puede repotenciarse y llenarse de connotaciones positivas en la mente del consumidor. Por el contrario, las derrotas nunca son buenas para el ánimo de la hinchada y mucho menos para las marcas que apuestan por la selección. Es curioso ver cómo algunas marcas nos llenan de entusiasmo y motivación antes de un partido o proceso clasificatorio, y cómo ellas desaparecen del espectro futbolístico luego de una derrota de nuestra selección.

Creo que la apuesta de una marca tiene que ser sincera e incondicional. La sensación negativa de una derrota se podría manejar quizás con mensajes de ánimo o con campañas haciendo hincapié de que siempre hay nuevas oportunidades. Al manejar correctamente esos malos momentos, la marca se podría humanizar y provocar una identificación más sólida con el público.

Creo que relacionar a las marcas con el fútbol es una apuesta ganadora. El éxito emocional está asegurado pues la lógica y la razón quedan de lado. Cuando ruede la pelota en el próximo partido de las “clasificatorias”, no importará el preocupante nivel de nuestra selección hasta el momento y que muy probablemente nos lleve a una nueva decepción. Tampoco que nuestros principales jugadores lleguen sin alto ritmo competitivo. Nada de eso importará porque el fútbol es pasión, sueños y esperanzas. Por eso los hinchas llenarán el estadio en el próximo Perú- Colombia y las empresas lo saben.

Ahora bien, para esta apuesta por la blanquirroja hay que tener en cuenta algunos aspectos. En un escenario donde hay muchas más derrotas que victorias, las marcas tienen que manejarse con cuidado. Para asegurar la recordación positiva, pienso que lo mejor es relacionarse con la esperanza. En el deporte siempre hay revancha y con la premisa de que siempre habrá un “mañana mejor”, una marca podría transmitir optimismo y renovarse con facilidad ante la llegada un nuevo partido o proceso clasificatorio.

También creo que hay que conocer y respetar al público. El consumidor de fútbol puede ser muy apasionado pero no es ningún tonto. Se da cuenta cada vez que una marca “se sube al coche” con una victoria y como ésta deja su asociación por un tiempo con las derrotas. Sería interesante ver alguna que sea consecuente con su mensaje de optimismo antes de un partido y luego, ante una derrota, ofreciera promociones o descuentos dependiendo del producto, a modo de levantar el ánimo popular. Eso la haría ver más sincera y coherente con su mensaje y la acercaría más a su target.

Apostar por la comunicación emocional sin duda es una herramienta que utilizan las empresas para que de una u otra manera nos toque el corazón, pero ¿cuánto recordamos sobre las marcas que se suman?

En mi opinión, las empresas deberían ponerse a pensar si están utilizando eficientemente los spots, ya que percibo mucho contenido (que sin duda emociona y nos hace reflexionar), pero poca promoción de su marca.

La marca que más se relaciona con el fútbol es Coca Cola por el jungle utilizado, el cual se ha venido trabajando desde el 2012, y cerveza Cristal con su spot "Los Convocados". No obstante, en realidad, son pocas las personas que saben qué empresas están apoyando, como es el caso de Metro y CMD.

Por último, el sueño de llegar al mundial está en los pies de nuestros seleccionados, son ellos los que podrán escribir historia. No será fácil, pero si lo logran traerán una felicidad tan grande que se les perdona todo.

Con motivación, enfoque y talento todo es posible, y lo más seguro es que se crea un cimiento para que más empresas se sumen al apoyo no solo del fútbol, que es el único deporte que mueve masas a pesar de que perdamos siempre, sino a las demás disciplinas deportivas que tienen igual o más talento que los futbolistas, pero que hasta ahora están en el olvido.

No sé si es bueno o malo, pero el peruano olvida muy rápido. Y si el Perú no llega al mundial de seguro las empresas auspiciadoras apostarán por darnos mensajes de optimismo frente a la derrota.

Las empresas a cada momento están en busca de nuevas formas de llegar a su público objetivo con mejores propuestas y el marketing emocional es una propuesta sin pierde, más aún si va acompañado de una pasión que puede mover a todo un país entero.

Las empresas al relacionar su marca con la selección peruana, hoy, compran un boleto directo al reconocimiento inmediato del público. Si yo pudiera decidir entre asociar o no mi marca con la selección peruana de fútbol y toda la movida de las eliminatorias, sin pensarlo la asociaría (teniendo muy en cuenta cuál es mi público objetivo) y lo haría por temporadas álgidas.

Es sabido que el camino al mundial es largo y que la selección juega cada cierto tiempo (4 o 5 partidos por año), entonces apostaría por iniciar una campaña de marketing emocional hasta y durante el siguiente partido después de la última victoria o después de un partido donde se tuvo la percepción de que el resultado no fue justo.

Analizando la respuesta del público para con la pieza publicitaria lanzada estaría pensando en volver a lanzar otra, pero es más que obvio que los resultados serán positivos porque lo que hace el fútbol, y más aún en nuestro país, es algo indescriptible.

Ganamos y el ánimo está arriba, pero si perdemos también porque hay la esperanza de hacerlo bien en el siguiente partido; por lo que es una apuesta sin pierde para las empresas. El sueño de llegar al mundial se hará cada vez más fuerte hasta que Perú lo logre.

Mientras tanto veremos una infinidad de piezas publicitarias que nos harán sentir el palpitar del corazón más fuerte, incluso sentiremos que no nos cabe en el pecho (como me sucedió algunas veces), ya que nos veremos identificados con cada uno de ellos y con nuestra selección.

¡Arriba Perú!

Gracias Eliana por el comentario. Me quedo con tus últimas palabras, como empresa no apostemos solamente nuestra marca en el fútbol peruano, hay otros deportes que seguramente nos podrían dar una mejor imagen.

Gracias Andrea por el comentario. Es verdad, las marcas se han mostrado también entusiastas con el tema; sin embargo, hoy la realidad nos dice que esta esperanza casi se ha perdido. Ahora queda analizar que han ganado estas marcas al haber asociado sus nombres con el mundial. Creo que igual el apoyo a la selección, gane o pierda, es algo que siempre se valora.

Gracias Jebzabeth por el comentario. La publicidad vende ilusiones, emociones, pero hoy los consumidores están más informados y pueden quejarse los productos y servicios que consumen. Eso es bueno, hace que el mercado sea más competitivo y los productos y servicios se esfuercen más.

Es evidente el apoyo de ciertas marcas muy reconocidas en nuestro país para nuestra selección apelando al marketing emocional con gran éxito, y es que lo que ha generado la llegada de un nuevo técnico como Markarían y de una nueva generación de jugadores nos llena de mucha ilusión de un trabajo serio con miras al futuro, no sé si hablar de Brasil 2014 sea tan cierto, lo que si tengo claro es que se debe respetar el proceso de un nuevo técnico que aporta mucho a la selección y no echarlo por algunos errores humanos que algunas veces(que son pocas) las comete. Tenemos la mala experiencia de procesos anteriores donde se echaron a técnicos por malos resultados y lo que se vino luego fue peor. Creo que las marcas que apoyan a la selección muchas veces son en parte las culpables de llenarnos de una excesiva ilusión, que a la primera derrota de la selección los hinchas pasamos del odio al amor hacia el equipo de todos. Se puede apoyar a la selección y las marcas pueden beneficiarse de ello, pero no vendiendo humo y menos regalando falsas esperanzas, creo que un mejor apoyo de parte de las marcas seria incentivando el apoyo y la restructuración de las divisiones menores del futbol peruano, ya que de la mala administración deriva el problema crónico de nuestro futbol. De igual manera, como peruanos debemos apoyar en las buenas y malas a nuestra selección, y por otro lado el apoyo de las marcas debe continuar no solo a corto plazo sino también en el largo plazo.

Yo pienso que el tipo de comerciales que lanzan al aire los que patrocinan a la selección peruana de fútbol lo que hacen en realidad es que los peruanos se sientan orgullosos de eso de "ser peruanos", pero lo que buscan estas empresas es solo vender sus productos, a ellos no les interesa si Perú clasifica en este mundial o en Marte 2100, lo que le interesa a ellos es sólo vender y se apropian de varios factores, como la identidad del peruano, saber que el peruano es un país futbolero a pesar que nuestro fútbol es uno de los más pobres a nivel mundial, todo es marketing para estas empresas, nada es de corazón.

Gracias Katy,
Ahora mismo nos deberíamos hacer la pregunta, ¿qué es mejor para las marcas, apostar por la Marca Perú o por la selección? Creo que lo primero es apostar a seguro.

Si bien es cierto, nuestra selección pese a las victorias y derrotas seguirá luchando pase lo que pase. Nosotros como peruanos nos sentimos muy identificados con esa lucha y ese optimismo que hoy en día se desborda porque somos testigos de que nuestra selección ha cambiado, ha dado un gran paso y eso es dejar todo en la cancha. Pienso que esa energía desbordante y motivadora que tenemos todos los peruanos al alentar a nuestra selección ha sido un factor clave para que muchas marcas apoyen este momento y otorguen a sus productos factores emocionales. Gracias a estos factores es que muchas empresas, como las mencionadas en el artículo, están apostando a hacer uso de las emociones porque eso, finalmente va a generar que sus clientes se sientan identificados con ellos (con la marca y la selección).

Escribir un comentario

Ten en cuenta:

En Conexión ESAN las opiniones son importantes. Nos interesa ser un espacio donde se pueda debatir y confrontar ideas. No privamos a nadie de su libertad de expresión, pero para asegurarnos de tener una conversación alturada y acorde al tema, te pedimos prestar atención a lo siguiente:

  • Mantén la conversación dentro del tema del artículo.
  • No permitimos publicidad en el espacio para comentarios. Ventas, anuncios y similares serán suprimidos.
  • Todas las críticas son bienvenidas. Las ideas están para ser confrontadas, pero respeta a los autores y otros comentaristas. Los insultos o ataques personales no serán permitidos.
  • Para una mayor comprensión los editores pueden editar los comentarios e incluso eliminar parte de tu texto. En ese caso nos comunicaremos contigo para explicarte el motivo.

Al enviar tu comentario certificas que estás de acuerdo con estas simples pautas de convivencia dentro de nuestra comunidad.

Sobre esta entrada

Esta página contiene una sola entrada realizada por Julianna Ramírez Lozano y publicada el 13 de Octubre 2011 11:08 AM.

6to Encuentro de consumo masivo: Del poder popular al poder del consumo es la entrada anterior en este blog.

Prendiéndole velitas a China es la entrada siguiente en este blog.

Encontrará los contenidos recientes en la página principal. Consulte los archivos para ver todos los contenidos.