La ideología del "cholo barato"

La política del "cholo barato" no es solo el triste recurso de empresarios y gerentes incompetentes para compensar su escasa innovatividad y poca capacidad tecnológica. En resumen, para compensar su incapacidad competitiva.

user-pic
Voto 0 Votos

La política del "cholo barato" no es solo un mecanismo autodestructivo que mantiene nuestro país en el subdesarrollo y que hace las brechas sociales cada día más grandes. Es algo mucho peor que eso.

La política del "cholo barato" es toda una ideología que tiene raíces e implicancias socio-culturales y psicológicas más profundas...y de las que tenemos el tácito pacto colectivo de nunca hablar.

Las motivaciones económicas son sólo la excusa consciente para practicar esta política. En realidad, hay otras razones más de fondo, que no queremos hacer conscientes. "Cholo barato" no es sólo sueldos miserables, muchas horas extras impagas y dotación de personal insuficiente. 

Es, principalmente y en lo más profundo, el placer que sienten ciertos jefes/jefas de sentir ese poder sobre sus subordinados, disfrutando de poderlos despedir a su antojo, de imponerles quedarse a trabajar fuera de hora, de hacerlos trabajar en sus días libres, de poder insultarlos y maltratarlos e incluso imponerles favores sexuales.

"Cholo barato", como ideología, es que esos jefes/jefas disfruten del sádico placer de sentir que pueden descargar todas sus frustraciones contra sus subordinados en el momento que se les antoje, es poder decirles que no valen nada, que no sirven para nada.

Es sentirse superiores al ver sus rostros de miedo cuando el jefe/jefa se acerca. Es que no puedan sostenerle la mirada a los ojos, que no sean capaces de contradecirle, que no sean capaces de defenderse. 

Es todo un mecanismo depravado para que un jefe/jefa mediocre e incompetente se pueda sentir todopoderoso y superior: como en el fondo sabe que nunca será gran cosa, su única forma de sentirse valioso es desvalorar y rebajar a aquellos que tienen la desgracia de estar bajo su poder.

Y por supuesto, en la versión de capitalismo chicha o capitalismo combi que se ha instalado en el Perú con el cuento de ser el verdadero capitalismo, todo lo que cuenta son los resultados monetarios de corto plazo. Como dicen los gringos, bottom line manda.

Entonces jefes/jefas de este tipo, maltratadores/sádicos crónicos obtienen los "mejores" resultados. Es decir, llegan a las metas propuestas con poco personal, mal remunerado y sobre-exigido. Y este esquema perverso parece incomodarle a muy poca gente.

Muchos académicos e intelectuales no sólo no se incomodan con este deplorable estado de situaciones, sino que hasta se ven abiertos debates en los medios y en el Congreso de la República argumentándose que deben limitarse los sueldos y beneficios para los trabajadores, pues esos -escasos- salarios y beneficios serían la causa de la falta de competitividad de nuestras empresas y de nuestro país.

Y en sus argumentos termina siendo lo mejor para el país que los salarios bajen y las condiciones de trabajo se deterioren más o se mantengan en el lamentable estado en que están, como si la miseria y el maltrato fuera el eje del desarrollo capitalista y no la tecnología, la innovación y el talento.

¿Qué tanto podemos encontrar la  ideología del "cholo barato" en las empresas? ¿Realmente cree usted que es parte de la realidad laboral en el Perú?

Esta entrada contiene un artículo de:
Luis Felipe Calderón Moncloa
Profesor del área de Administración. Doctorando en la Université Jean Moulin, Lyon, Francia. DEA, Universidad de Niza, Francia. MA in Management Learning y MSc in Information Management, Lancaster University, United Kingdom. MA, ESAN, Perú. Bachiller en Psicología, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Perú.
Profesor de la Maestría en Organización y Dirección de Personas de ESAN

Sin trackbacks

URL de TrackBack: http://www.esan.edu.pe/cgi-bin/mt/mt-tb.fcgi/26332

50 comentarios

| Escribir un comentario
user-pic

Estimado Luis Felipe,

Creo que es la segunda oportunidad que leo su artículo y ahora me pregunto ¿Por qué personas como usted que lograron una mejor educación y trabajaron duro para lograr superarse no dictan cátedra en universidades nacionales? Quizás así ayudarían a eliminar al cholo barato, no sé si será su caso.

Saludos

Comentario muy propio de 'gente como uno'.

La idea del cholo barato va de la mano con el espíritu de superación de la persona provinciana. Es por ello que éstos "empreSAUrios" ven tal oportunidad. Éste es un triste contexto empresarial definitivamente.

Nada más triste que la falta de reconocimiento. El nivel de degradación ha llegado a niveles alarmantes; ya nadie se sorprende por el abuso, la manipulación, el descrédito, es más, hasta se convierten en "habilidades" aquellas acciones que lindan con la moral y las buenas costumbres, convirtiéndolas a estas últimas en sinónimos de lentitud, estupidez y hasta de poca inteligencia.

Los grandes personajes que tienen fortunas mal habidas son los que más abusan de la gente. Son estas personas las responsables de tanta amargura, de tanto resentimiento cimentado en el corazón de tanta gente que tiene que someterse a las condiciones que se les impone.

Se ha perdido definitivamente el respeto entre las personas y esto conlleva a una perdida mucho mayor, que tiene que ver con la carencia de legitimidad de ya no solo las leyes sino de los valores cada vez más venidos a menos. Mientras existan personas con dineros mal habidos, cualquier sociedad tiende a la perdición.

El Cholo barato vivirá hasta que entre ellos mismos se consuman.

Estimado Luis Felipe

Acabo de leer tu artículo (por la conferencia próxima Agesan): La ideología del 'cholo barato' debe tomar en cuenta al cholo que se baratea. En las empresas también hay (abundan) subordinados que agachan la cabeza sin que exista agresión alguna, como un medio de destacar (competir) y obtener ascensos y/o privilegios por su actitud servil. Saludos, JM

Estimado Antonio,

Estamos viendo solo al Jefe cruel y abusivo, al que le encanta sentirse superior, pero no hemos hablado del jefe manipulador y afectuoso que es más peligroso porque te conmueve, te convence de muchos sacrificios, te vende sueños sin necesidad del insulto.

Se crea un vínculo de dependencia que perjudica por un solo lado.
El concepto del cholo barato es una práctica laboral manipuladora, de ignorancia y limitaciones.

Con extraordinarios ahorros para los patronos.

Excelente artículo. Cada vez se ve más como los gerentes y jefes adiestran a sus subordinados a que disfruten tener "cholos baratos ", quienes no saben más que decir que "sí patroncito". Los sobre exigen trabajar más de 12 horas al día, incluso en su día libre. Y si no aceptan, los despiden buscando otro "cholo que sí acepte " porque al que despidieron no era "competente" o no se acopló a la política y metas de la empresa.

Peruanos, dejemos de una vez por todas decir la palabra colaborador, a la palabra más digna y honrada que es trabajador, que no es más que una persona que gana su sustento con esfuerzo y capacidad, y no tiene nada que ver con el significado de "colaborar", palabrita chilena que nos quieren meter como chip en la cabeza. ¡Despierta Peruano!

Luis Felipe, como siempre interesantes tus artículos, pero de todo lo leído, incluyendo los comentarios me quedo con esto: "Es todo un mecanismo depravado para que un jefe/jefa mediocre e incompetente se pueda sentir todopoderoso y superior: como en el fondo sabe que nunca será gran cosa, su única forma de sentirse valioso es desvalorar y rebajar a aquellos que tienen la desgracia de estar bajo su poder".

Lamentablemente cierto, basta observarlos para ver baja autoestima, incompetencia, escasez mental o emocional, súper ego o todas las anteriores.

Tengo la suerte de haber sido empleado y empleador, considero que lamentablemente eso seguirá ocurriendo mientras quien dirija la cadena de mandos así lo permita. Ya sea que por comodidad no se entere o no se quiera enterar de lo que sucede con su personal, es que no son capaces de ver que su gente no es solo números o cifras de producción.

Si el personal está contento y cómodo, con un buen clima laboral, real, entonces el empleador trabajará mejor y eso se verá reflejado en los dichos números.

Un saludo Luis F. y gracias porque tus artículos me están sirviendo para recordar lo que quiero lograr profesionalmente y servirme de soporte para lo que me toque vivir actualmente.

user-pic

La cultura chicha es la cúspide de la informalidad, de la pérdida de valores en el gobierno de Fujimori. Sin embargo, lo de cholo barato es una corriente socio laboral que viene desde la época ancestral. En los años setenta hubo una decisión política de darle mayores derechos laborales, pero lamentablemente el empresariado peruano no estaba preparado para poder implementar, porque justamente pensaban que les significaba mayor costo laboral.

Además, era darle mucho poder económico a una clase social que no merecía. Hoy la corriente de gestión de recursos humanos nos lleva por una vertiente en la que el trabajador es el capital que aporta sus conocimientos, que hace que las empresas sean competitivas e innovadoras, que puedan lograr sus objetivos de rentabilidad y productividad dando o produciendo servicios de calidad.

En este contexto y ahora que estamos ad portas de contar con un código tributario, debemos contar con una legislación laboral de apertura, no imperativa y cerrada, ya que genera contradicciones entre los trabajadores y los empresarios.

user-pic

He leído con detenimiento todos los comentarios y me parece que todos los que comentan son empleados. Les propongo un reto, que se conviertan en empresarios y pasen a la otra orilla y cambien de actitud frente a sus empleados.

En mi caso, sólo he trabajado en una empresa, donde me han tratado muy bien hasta hoy y veo que mi mentora, una dama de Jauja es y ha sido una excelente manager para mí. Hoy ella dirige una importante empresa financiera a nivel nacional y yo administro mi propia empresa. Trato de ser un buen jefe para mis colaboradores, contando como el mejor mentor y guía del mundo a Jesús.

user-pic

Comparto sus apreciaciones Dr. Calderón, lo que no me queda claro es:

1. Si el tema de la globalización y las TLCs agrava esta condición en el sentido de competir en costos con productos chinos o pakistanis, donde el costo de la mano de obra es ínfima.

2. El otro aspecto de las TLCs es como competir en costos con procesos de manufactura de última generación donde más se emplea la automatización y robots, quedando la mano de obra (altamente calificada) limitada a aspectos de mantenimiento, supervisión y en el área comercial.

En nuestro medio, muy aparte de lo mencionado en los comentarios, esta el caso de la minería. A Yanacocha le cuesta producir una onza de oro US$ 130, y a Barrick US$ 70. Considerando el costo actual, alrededor de US$ 1,600, la onza quedaría con un margen neto de US$ 1,500 por onza para las mineras, por lo que es extraño, pese a que internacionalmente (USA – Australia) este costo de producción bordea los US$ 700.00 por onza, que se esté pagando salarios de S/. 1800.00 por parte de Newmont en Cajamarca.

Me pregunto, ¿cuál es el papel de las autoridades involucradas como el Ministerio de Trabajo?

Como siempre mi estimado profesor Luis Felipe hablando con la crudeza exacta. Es cierto lo que mencionas, pero es aún mucho más triste cuando el que peor trata a un peruano es otro peruano, y peor aún ese jefe maltratador ha sido seguramente un "cholo barato" alguna vez.

Me hace recordar alguna de las teorías de motivación que no llevamos contigo (mejor son bastantes aburridas), pero que habla que el resentimiento acumulado desde la infancia hacen que las personas tengan problemas con motivar; al contrario, normalmente, se sadiquean con sus subordinados (bien sub).

Si aplicamos mejor la idea de eliminar desmotivaciones (esa sí la enseñaste), tendríamos que eliminar al jefe. Yo he tenido la oportunidad de evitar que se me trate como "cholo barato" unas tres veces. He renunciado a tres empleos, entre los que se encuentra una mina top del Perú. Lastimosamente, hay peruanos muy resentidos y peruanos acomplejados.

Luis Felipe, felicitaciones, muy buen artículo.

A primera instancia muchos tratarán de decir que no se da estas circunstancias en la vida real empresarial. Sin embargo, esto es más frecuente de lo que parece, sólo que la premisa sería que es inconsciente, y que por su habitualidad, pocos han tomado un tiempo para analizarlo.

Podría indicar que esto no es tanto una política o directriz de la empresa (aún cuando en el extremo algunas sí), sino que es parte de la cultura que se ha formado con los aportes de comportamientos y creencias individuales, sus efectos son más constantes en las líneas medias y bajas, y no tanto en la alta gerencia (que no es generalidad), dado que en este último nivel si existe la aplicación de una nueva gestión de los colaboradores.

user-pic

Lucho,

No es tanto así. Ahora se llevan gerencias horizontales y están caminando bien. Lo que hay que guardar es el respeto al profesional que orienta a la empresa.

Este tópico lo podemos llevar a una palestra más abierta; por este medio esclavizante no se puede tratar el tema.

Abrazos,

Eduardo.

Buenas tardes,

Estoy impresionado con la realidad. Tengo 24 años y he iniciado mis labores en una empresa pesquera como analista de RRHH. Empecé con el mejor de los ánimos, con pasión por mi trabajo pues mi anterior experiencia en el área fue muy buena.

Desde el primer día sentí que mi jefe y los demás responsables trataban con desprecio al personal obrero y lo peor de ello era que los obreros ni siquiera levantaban la mirada (yo creía que era porque eran vergonzosos), ahora sé que es temor, tal y como usted sustenta.

¿No se supone que nosotros estamos para servir? Me decepcionada saber que a veces mientras más se educa la gente y amasa fortuna, sus niveles de humanidad se van extinguiendo.

user-pic

La ideología del cholo barato la tenemos todos los latinoamericanos. Claro que en algunos lugares llegaron más blanquitos que en otra parte de Sudamérica y son ellos los que ponen este apodo al cholo. Creo que es un eufemismo lo del cholo barato porque está comprobado que en el Perú a raíz de nuestra corrupción avanzamos a pasos lentos, y como en otras potencias, solo de nombre por su economía, se retrasa el cambio. Acá en Perú se trabaja como rico y se paga como pobre. Eso ya es un motivo de llamarnos cholo barato.

Lucho,

Compartí tu interesante artículo con toda la plana gerencial, pero lamentablemente nadie hizo eco del tema.

Un abrazo.

Me duele no contradecir lo escrito. Tengo 26 años y ya he recorrido como 10 empresas de supuestos prestigios por fuera, ya que por dentro son totalmente vergonzosos. Mientras más abusivo sea el jefe es mejor en este tipo de empresas. Esto es lamentable, pero es la pura verdad.

user-pic

Estimado Luis,

Comentas sobre un tema que es cotidiano y de hecho una idiosincrasia de la gran mayoría de las empresas peruanas. En ellas se está formando gente que entre comillas son los líderes con capacidad de capataces, más no los hombres innovadores que deberían de influir en las mentes de sus subordinados, con respeto y sabiduría. La gran incapacidad para manejar al personal preparado e innovador, sólo detiene el crecimiento sano de un país, el que tiene además muchas ganas de desarrollarse.

Lamentablemente este tipo de políticas son ejecutadas en la mayoría de las empresas en nuestro país, sin respetar los derechos de la persona, ni permitir el desarrollo económico y tecnológico. Estas empresas sólo buscan el beneficio propio, no de sus trabajadores.

Buenos días,

Usted comentó que muchas personas con un alto contenido intelectual se incomodan por la manera como en los medios y el Congreso se discuten temas como los que usted ha tratado.

¿Cuál sería para usted la solución para eliminar la ideología del "cholo barato" en las empresas? No estamos para ponernos una venda en los ojos y no darnos cuenta que es una realidad constante y latente que va creciendo en nuestro país. ¿Cuál sería entonces su punto partida?

Felicitaciones profesor Calderón. Un tema incómodo, pero lamentablemente vigente en nuestro "competitivo" país, donde las grandes empresas buscan los menores costos para maximizar ganancias a costa del "recurso" humano, no del factor humano.

¿Dónde invierte su dinero la gran empresa? En países donde los sueldos sean bajos y los gobiernos “genuflexos”, dos condiciones que nuestro país ha mostrado para "atraer" los grandes capitales. Un minero canadiense gana US$ 7,000 mensuales, un minero peruano US$ 1,000, entonces Perú es más atractivo.

¿Dónde fabrican las pelotas de fútbol o las zapatillas de marca usadas en los mundiales? En Paquistán e India, donde los salarios son del cuarto Mundo.

En este tema no hay globalización, no, que va. Los sueldos precarios seguirán siendo un factor a favor de las grandes inversiones, así que países como Perú, Vietnam y China, seguirán siendo "competitivos" per secula seculorum.

Luis Felipe, profundas tus palabras. Me gustaría que amplíes acerca de la programación almacenada en la memoria a largo plazo de este tipo de personas y cómo podemos hacer para poder ayudarlos o reprogramarlos, ya que yo tengo un jefe idéntico a tus descripciones.

La esclavitud que abolió Abraham Lincoln fue reactivada ya no por patrones o terratenientes sino por "jefes de cuello blanco y corbata" quienes, siendo ellos mismos víctimas de un sistema laboral diseñado por una elite de gente adinerada, quienes son los que crean pobreza material mental y emocional aprovechándose de la necesidad y vulnerabilidad que tiene la mayoría de las personas que necesitan generar dinero inmediato y satisfacer sus necesidades más apremiantes, y así explotan a sus subordinados con maltratos y amenazas de despido sino responden a las injustas demandas de quienes inflan su ego con una jefatura que los hace sentirse omnipotentes.

Según Robert Kiyosaki en su libro "La Conspiración de los Ricos" necesitamos sacarnos la venda y aprender que hay otros sistemas para generar dinero de forma más inteligente y productiva, sin seguir encadenados a las desventajas del ya obsoleto ingreso lineal, de los horarios laborales extenuantes, de los sueldos miserables y de los odiosos jefes.

Indaguemos que están haciendo los verdaderos empresarios del siglo XXI, quienes tienen el valor de enfrentar los cambios socio económicos de esta época optando por hacer significativos cambios también que les permita ir en pos de una libertad financiera para lograr una mejor calidad de vida. Leamos a Jim Rohn, Giovanni Perotti, Herminio Nevarez, Robert Kiyosaki, eduquémonos, busquémoslos en YouTube, Google etc., y cambiemos al "cholo barato" por el empresario exitoso.

Empresaria independiente de la International Networkers Team.

Divertido el comentario de Oswaldo dado que yo soy provinciano y estudié en colegio nacional (Guadalupano) y universidad nacional (San Marcos).

Gracias al comentario de Oswaldo tendré que hacer un artículo sobre el racismo y clasismo que demuestran lo primitivas que son nuestras clases dominantes que nos mantienen en el sub-desarrollo (por eso no tenemos clases dirigentes, solo clases dominantes, palabras de Jorge Basadre Grohmann, mi paisano, también tacneño como yo).

Excelente el artículo y muy precisa la aclaración Luis Felipe. Asimismo, creo que el artículo que escribirás ayudará a que algunas personas puedan darse cuenta que la realidad es mucho más diversa que lo que tienen frente a sus ojos y que termina siendo , si es bien aprovechada, una fortaleza antes que una debilidad.

Estimado profesor,

Lo felicito por decir en voz alta algo que todos sabemos que sucede cada día y por invitarnos a todos a decirlo con las palabras debidas. Creo que la inseguridad personal ronda por todas partes y sobre todo en muchas instituciones de nuestra sociedad, sea cual sea el tipo de institución de que se trate.

Parafraseando a un sabio profesor de filosofía que tuve en mi formación académica puedo decir que "no hay jefes malos, sino que hay hombres malos que llegan a ser jefes", y lo peor es que quienes los seleccionan para ese puesto no se dan cuenta del terrible daño que puede hacer una persona insegura.

Hay que sacar a relucir nuestras buenas armas para que la formación y seguridad personal no se fundan en reivindicaciones personales sino en la búsqueda de la felicidad y en un plan de carrera que no busque avasallar a los demás, pues el fin no justifica los medios.

Interesante artículo. También me hizo recordar a algunas personas que menosprecian al ser humano, y lo peor de todo es que actúan y viven de una forma falsa que ellos mismo terminan creyéndose que son algo que nunca serán, y hasta gastan fortunas para mantener una apariencia ante la sociedad. Ojo que esto no sólo da en el Perú, pasa en muchos países de nuestra querida Latinoamérica.

Qué ironía encontrar un comentario como este de una persona como Melvy Rocío Díaz, que se esconde en una piel de cordero, pero siempre ha aplicado la filosofía del "Cholo Barato": sueldos baratos, malos tratos, grosería pura y menosprecio en público de la dignidad de las personas.

Buen día a todos,

No me parece opinar sobre la formación en universidades y más aún dar opiniones desacreditando la formación dentro de ellas, lo importante es que nosotros como profesionales enfoquemos nuestro esfuerzo a valorar el esfuerzo del personal que trabaja con nosotros.

Normalmente nosotros somos educados de forma criolla en las universidades públicas, pero una vez egresados depende de nosotros el desenvolvimiento sobre nuestra carrera y si nosotros tenemos una conducta ética y moral relevante no llegaremos a extremos y mucho menos caeremos en el camino del "cholo barato".

Leer este artículo me hizo recordar a los jefes que he tenido a lo largo de mi carrera profesional en banca y microfinanzas. Con mucha pena puedo afirmar que casi todos mis jefes que eran de provincia, todos ellos egresados de universidades nacionales, tenían esta ideología del "cholo barato".

Todo lo contrario a mis jefes limeños o extranjeros, casi todos ellos egresados de universidades privadas de prestigio, quienes fueron excelentes líderes, coaches, y mentores para mí. Cuando me tocó ser jefe traté de aplicar todo lo bueno que ellos me enseñaron.

Qué pena que pienses de esa forma, creo que también eres parte de que la brecha en nuestro país siga existiendo. Porque alguien es de "provincia", ¿lo consideras inferior en algunas actitudes que uno de aquí o del extranjero? Por eso seguimos siendo subdesarrollados, ojalá pocos piensen así.

Estimado Oswaldo Tello,

Excelente apreciación del artículo "cholo barato", la respeto, pero en cierto punto no la comparto, cuando te refieres a los jefes de provincias y egresados de universidades nacionales.

Soy de provincia y egresado de una universidad nacional y me ha tocado jefes extranjeros con esa mentalidad y también jefes de Lima y egresados de universidades privadas. En la sociedad actual una universidad no garantiza al 100 % jefes excelentes, depende mucho de la formación de familia.

Cuantas personas emprendedoras han formado grandes empresas, sin tener estudios al principio, y son excelentes jefes. Gracias a Dios, estoy a cargo de una jefatura, tengo personal a mi cargo, y me considero buen jefe.

Saludos.

En todos los años de carrera profesional que llevo ha sido imposible no toparse con uno de estos elementos que esconde debajo de esta máscara de autoridad su incompetencia para dirigir personas y su baja autoestima denigrando a sus colaboradores alrededor, más aún si se mostraban con perfiles para ocupar su cargo.

Debemos de acabar con este tipo de individuos que tanto daño hacen a las compañías (atacando desde adentro de la institución) pero también he visto con satisfacción el termino de sus reinos de horror y terror, solo es suficiente un cambio de aptitud de todos para poder eliminar de nuestra sociedad laboral a este tipo de personas.

Estimado profesor Luis Felipe Calderón,

Ante todo felicitarlo por su apreciación. También la comparto ya que en la mayoría de las empresas en las que he laborado he sido testigo de este tipo de maltrato psico-emocional al trabajador, en especial al vendedor de la empresa, siendo este el pilar y el motor sobre el cual se basan los ingresos, se le lapida a tal punto de felicitarlo con la mano derecha y de pegarle con la izquierda.

Estos "jefes" mal llamados así, no se dan cuenta del talento que tienen sus trabajadores, los cuales aportan mucho más que el "jefe" para que este se lleve los laureles cada fin de mes. Esta clase de empresas que cultivan la deshonra de su personal, tarde o temprano recibirán lo mismo. Fracasaran.

Considero que esto es bien sabido por muchos colaboradores y buenos jefes (mandos medios) que aún quedan y que también son parte de este segmento laboral maltratado. También considero que todos los que estamos bajo este contexto tendríamos algo de razón en nuestras opiniones, pero la pregunta sería ¿qué hacer?, ¿cómo revertir esta situación? y ¿si las inversiones externas buscan este tipo de perfiles o prototipos de "líderes" para que lleven las riendas de sus empresas, bajo el argumento de la "pronta recuperación de la inversión" y en donde los subordinados "deben ponerse la camiseta".

Soy un convencido que no existe extranjero menos inteligente que uno de nosotros, por lo cual no existe razón que nos convenza que se equivocan o razonan mal al momento de rodar sus inversiones en nuestro país. Es muy lamentable que no exista una conciencia como peruanos, pues es muy penoso ver que un peruano oprime a otro, a cambio de su propio bienestar (como lo mencionó el Sr. Calderón, marcando la brecha social existente en nuestro país).

Estoy seguro que la solución está más arriba de la gerencia o administración de nuestras empresas, considero que el Estado debe velar por el bienestar de su nación, ocupándose por traer inversión, al mismo tiempo que genere condiciones favorables para los peruanos. Esto sólo será posible cuando logre una eficacia e eficiencia fiscalizadora de sus organismos de control, como el MINTRA, el cual no ejerce una función efectiva de fiscalización y en donde la corrupción es muy exitosa.

Considero que sólo así, en un país donde las cosas estén claras y los dueños de casa hayan marcado las reglas de juego, ninguna inversión extranjera o interna se verá tentada o intentará trasgredir los derechos que nos corresponden.

user-pic

He visto este síndrome en algunas pymes, que según mi opinión, se debe a que el ego siempre se impone en una empresa de pocos niveles y baja institucionalización; y es por este mismo motivo que no logran avanzar en su desarrollo, debido a que el dueño o gestor del negocio cree que es el único el que puede hacer bien todas las tareas.

Por otro lado, estoy bien convencido de que una empresa con este síndrome no logra mantener por mucho tiempo a los buenos colaboradores, causando lo que muchos llaman "fuga de talentos", y el beneficio de dicho estilo de gestión se vuelve cortoplacista.

Por último, el que ha nacido para brillar, tarde o temprano lo hará por más que un jefe con un ego mal enfocado lo trate de opacar y a larga es mejor apoyar el desarrollo de un buen colaborador porque este se puede convertir en un mejor socio.

Esos tipos de ideologías son pura realidad. En el sector construcción y agropecuario ocurre a caudales. Más allá de tipificar como "aquellos jefes malos" se debe entender que es ampliamente practicado, de mayor en menor medida. Mientras aún no se acepte el problema como tal (que tiene los más diversos orígenes, desde la negación de la gente del Ande hasta la marginación meramente económica) no podremos avanzar mucho en esto.

Es cierto, y lo más triste es que si revisas el CV ves que tiene una maestría, entonces te preguntas ¿o no lograron mejorar o descubres sus habilidades profesionales? o es que la parte cultural (de donde viene y creció) es más fuerte que todo el entrenamiento profesional. ¿Cuál será el problema?

Buen artículo Luis,

Me parece muy interesante el punto de vista que nos muestras con esta redacción, y durante la lectura me he transportado a un perímetro de pocos kilómetros de la ciudad de Barcelona en España, donde encontramos empresarios o "empresarios" de nuestro País (Perú), con la ideología del "cholo barato" de ahí que estoy muy de acuerdo que este problema tiene sus implicaciones socio-culturales como lo mencionas.

Estos problemas muy visibles en el Perú, también se reflejan en países europeos donde he visto como estos empresarios sienten placer de denigrar y explotar a sus empleados, donde prefieren dar un trabajo a personas en situación ilegal y trabajando lo que ellos llaman media jornada laboral (12 horas diarias) para así hacerlos sentir que no son nada, que muy por el contrario están haciéndoles un favor, no cumpliendo con sus pagos puntualmente, y despidiéndolos a su antojo y sin posibilidad de reclamar, esta es la manera en que el empresario que no merece llamarse empresario gestiona y dirige su empresa. Estos son unas cuantas situaciones de las que he podido recopilar del atropello que se observa, y con unos servicios de pésima calidad.

Es una pena que tanto en nuestro país, como en donde va un empresario de este tipo lleve esta ideología, exportando una mala imagen de la marca del Perú -con sus excepciones como en toda regla-, llevando consigo el maltrato en una realidad laboral europea donde es muy escaso ver este tipo de realidad.

Contrario a esta realidad laboral existente, es la que si en algún momento cuando leí los libros aquellos de gestión de empresas durante mi estancia de estudios universitarios en el Perú, me cuestioné cuando se mencionaba que los empresarios que se dedican a las asuntos estratégicos, a velar por su empleados, su satisfacción, la de preocuparse por aquellos aspectos de infraestructura y motivación del personal para encontrar una relación con la productividad y rentabilidad de la empresa, situación la que he vivido el día de hoy en la que el socio (1/20 existentes), un gerente, y 10 empleados participaban en un desayuno para detectar problemas y soluciones.

Es cierto que pensarán que es un ejemplo muy atípico o no, lo desconozco porque es la primera empresa donde trabajo en Europa, pero lo que quiero llegar es que como se menciona la verdadera respuesta a este cambio es lo que se ha mencionado al final del artículo, las grandes claves del cambio (tecnología, innovación y el talento humano) y seguro que un poco de aptitud por parte de nuestros empresarios.

Un saludo para todos.

El artículo definitivamente tiene sustento en un segmento empresarial sobre todo de nivel medio, en el cual el proceso de capitalización es mucho más lento. El análisis social y las razones de mantener inflado el ego del jefe a través del desprecio del obrero es innegable que persiste cual virus endémico. Sin embargo, tengo la impresión que esto se da cada vez menos en las empresas.

En los años 70 sí era bien marcada esta situación. Con esto no digo que actualmente no haya casos como el descrito, pero me parece que el empresariado ha aprendido del pasado. Por otro lado, en los últimos años se ha dado el mayor nivel de capitalización y la inversión en tecnología e innovación. Lamentablemente, no en todos los sectores. pero algo se ha avanzado.

Échenle un ojo a las relaciones dentro del aparato estatal y verán que este fenómeno es tanto o más recurrente. Tal vez en otras formas, pero el perjuicio y la falta de habilidades interpersonales por el lado estrecho de la pirámide son dignos de analizar. No hace falta mencionar la falta de tecnología y la incapacidad inherente del burócrata de mejorar. Esta experiencia la sustento con mi breve (felizmente), paso por el Estado.

user-pic

Profesor Calderón. En principio saludarlo, felicitarlo y agradecerle. Mi repuesta es que si es cierto que es parte de la realidad laboral en el Perú; y es más, es hasta incluso un culto que lo llevan de generación en generación.

Sin embargo, los otros empresarios que no cultivan este equívoco, están mucho mejor, porque al fin y al cabo cada empresario tiene lo que se merece y llega hasta donde cree que puede llegar. He trabajado con varios de ambos lados, y soy testigo de ese tipo de realidad.

El crecimiento para muchos es solo económico, cuando es solo una parte y debe ser más en talento y valores. Al final, se cosecha lo sembrado, y la competitividad absorbe a los que viven en lo equivocado. Gracias.

Buenos días profesor.

A leer su interesante artículo, con lo primero que lo relacioné fue con mi jefe, pareciera como si lo estuvieran describiendo, y me pregunto, frente a este tipo de personas, ¿qué hacer? Nosotros los subordinados tenemos que obedecer órdenes de personas frustradas que no pueden administrar su hogar y llegan a la empresa que dirigen a maltratar verbalmente a sus subordinados.

Esta situación es una constante que tiene como consecuencia empleados desmotivados, incompetentes, apáticos que poco aportan a la empresa y que sólo trabajan esperando el momento de recibir su pago y que si se pudieran ir lo harían, pero no lo hacen pues es el único ingreso que tienen. Por lo tanto, tienen que seguir soportando un jefe con las características del “cholo barato”.

Muchas gracias por el artículo.

Debo indicar que efectivamente, existe la cultura del miedo y terror por la que supuestamente y muy equivocadamente piensan muchos seudos propietarios-gerentes-dueños.

Hace un tiempo tuve la oportunidad de notar ciertos inconvenientes en una empresa donde habían terribles conflictos interpersonales, como por ejemplo: el personal comía en el piso, el administrador tenía acusaciones por intento de abuso sexual, trabajaban de lunes a domingo por S/.100 y el seudo gerente dueño tenía "n" denuncias, la mayoría por dar trabajo para luego despedir al personal con cualquier pretexto para no pagarles.

Se solucionaron muchas cosas logrando darles días de descanso, mejorar sus ingresos, reuniones constantes para solucionar asperezas, zona decente para que se alimenten adecuadamente, etc. Al final el personal trabajaba demostrando una actitud familiar y notándose un mejor rendimiento y disponibilidad para el trabajo.

Luego de haber solucionado las cosas, después de un tiempo nuevamente era lo mismo, un círculo vicioso donde el mayor tropiezo era que el seudo-gerente no cambiaría sus malas costumbres. Es decir, "trataría como lo trataron", lo mismo que indican muchos militares, afrontar sus miedos y maltratos exteriorizándolo hacia su personal "cultura combi" la del atropello y subdesarrollo.

La sociedad moderna exige valorar al colaborador, tratarlo como ser humano, brindarle las condiciones adecuadas para que exteriorice lo que sabe, logrando que se identifique con la empresa. El Perú está creciendo y el artículo ayuda a desterrar la ideología del "cholo barato" para saber apreciar a los nuestros.

Comparto lo descrito líneas arriba, y como dice el encabezado es un triste recurso de algunos empresarios para compensar su incapacidad competitiva. Lamentable y a la vez soportable.

Comparto lo que dice el Sr. Luis Felipe Calderón Moncloa. ¿En qué país estamos que la explotación aún subsiste? Personalmente, pienso que todo depende de uno mismo. Si uno lo acepta, la situación se repetirá y seguirá la explotación de los trabajadores. Por algo se dice que el cholo peruano es barato. Hay que hacernos respetar, van a ver que cuando los trabajadores se opongan a esas situaciones y digan hasta aquí no más, las cosas cambiarán.

El que exista este tipo de jefes (as) es producto de una cadena de mandos. También existen jefes que solamente observan las cifras y nos dan cuenta o no quieren indagar de como se llega a estos resultados.

Por otro lado, el "cholo barato" también está insertado en la enseñanza universitaria estatal donde preparan gente para obedecer órdenes sin importar su implicancia. Sostengo que el problema tiene raíces educacionales y es más costumbrista, entre otras.

user-pic

Me parece interesante el comentario del especialista. Realmente las empresas se encuentran contratando jefes/jefas con muy poco criterio técnico para el manejo de personal subordinado a su mando. Es lamentable ver que tanto jóvenes hombres y mujeres tienen que trabajar en días de descanso, o con sobre tiempo y no recibir la compensación económica que le corresponde, y si te niegas, la respuesta es: "detrás de tu trabajo hay muchos que lo quieren ocupar, caso contrario da un paso al costado" y a las señoritas si no acceden al favor sexual se les niega la posibilidad de seguir al frente del puesto.

Comparto sus apreciaciones. Puedo agregar que se creen dueños de la verdad y de los "procesos" de la empresa. Esas actitudes son cortoplacistas, su lema de estos jefes/jefas es "divide y reinarás", no se proyectan y tarde o temprano fracasan.

Lamentablemente en nuestro contexto se tiene que soportar este tipo de políticas y muchas cosas más para no ser despedido y, por ende, perder el sustento económico de nuestras familias el cual es difícil encontrar por la excesiva mano de obra.

Escribir un comentario

Ten en cuenta:

En Conexión ESAN las opiniones son importantes. Nos interesa ser un espacio donde se pueda debatir y confrontar ideas. No privamos a nadie de su libertad de expresión, pero para asegurarnos de tener una conversación alturada y acorde al tema, te pedimos prestar atención a lo siguiente:

  • Mantén la conversación dentro del tema del artículo.
  • No permitimos publicidad en el espacio para comentarios. Ventas, anuncios y similares serán suprimidos.
  • Todas las críticas son bienvenidas. Las ideas están para ser confrontadas, pero respeta a los autores y otros comentaristas. Los insultos o ataques personales no serán permitidos.
  • Para una mayor comprensión los editores pueden editar los comentarios e incluso eliminar parte de tu texto. En ese caso nos comunicaremos contigo para explicarte el motivo.

Al enviar tu comentario certificas que estás de acuerdo con estas simples pautas de convivencia dentro de nuestra comunidad.