Just in time: La importancia de una mayor productividad

Publicado el 9 de Marzo 2016 a las 4:40 PM

Según la prestigiosa revista inglesa The Economist, la idea de Just in time (JIT) marcó un nuevo concepto en el proceso de fabricación cuando fue desarrollada por primera vez en Japón, en la década de los años 1970.

justintime_principal.jpg

En su sitio web, la compañía de automóviles Toyota, pionera en la aplicación del JTI, explica su filosofía señalando que este método consiste en hacer "sólo lo necesario, cuando es necesario, y en la cantidad necesaria". A manera de ejemplo, menciona que, para producir eficientemente un gran número de automóviles (que puede consistir en alrededor de 30,000 partes cada uno), es necesario crear un plan de producción detallado que incluye la adquisición de piezas. El suministro de "lo que se necesita, cuando es necesario, y en la cantidad necesaria", según este plan de producción puede eliminar el desperdicio, las inconsistencias y los requisitos no razonables, lo que resulta en una mayor productividad.

"Si produce sólo lo que necesita cuando lo necesita, entonces no hay margen para el error", refiere The Economist. Para el funcionamiento del Just In Time, los elementos fundamentales de la producción deben estar en su lugar constante, y los recursos deben ser flexibles y de muy alta calidad. Es decir, no deben haber averías en las máquinas, los proveedores deben ser confiables, y debe haber mucha disciplina para mantener todos los elementos en orden.

The Economist recuerda también, que Just In Time es a la vez una filosofía y un sistema integrado de gestión de la producción, que se desarrolló lentamente a través de un proceso de ensayo y error en un lapso de más de 15 años. "No había ningún plan maestro o el modelo para JIT", subraya.

La revista inglesa menciona, además, que en su libro "Gestión de operaciones", Roberta Russell y Bernard Taylor describen la evolución del JIT: un empleado de Toyota, Taiichi Ohno, se acredita la adopción del primer método de fabricación JIT en una de las plantas de la compañía automovilística japonesa a principios de 1970. Sin embargo, algunos dicen que la idea es anterior a la experiencia de Toyota, pues comenzó en la década de los años 1950, cuando los astilleros japoneses fueron capaces de tomar ventaja del exceso de capacidad de producción en la industria del acero para exigir la entrega del acero como y cuando lo requerían.

Finalmente, la revista agrega que el sistema pronto se reprodujo en forma indiscriminada, tanto dentro como fuera de Japón. Hubo cierto escepticismo en los Estados Unidos, hasta que compañías como Hewlett-Packard (donde se hizo conocido como "producción sin existencias") comenzaron a demostrar que el sistema podría ser trasplantado con éxito en otras culturas. "Un estudio encontró que las empresas estadounidenses que introdujeron JIT lograban a lo largo de los siguientes cinco años (en promedio) una reducción del 70% en el inventario, una reducción del 50% de los costes laborales y una reducción del 80% en los requisitos de espacio". Sin duda, el aporte del JIT fue importante.

¿Quieres saber más acerca del sistema Just In Time? Inscríbete en el Diploma Internacional en Logística y Operaciones de ESAN.

 

FUENTES CONSULTADAS:

  • Artículo 'Just in Time - Philosophy of complete elimination of waste' publicado en la página web de Toyota Motor Corporation. 
  • Artículo 'Just in Time' publicado en la versión digital de la revista The Economist.