La importancia de la arquitectura de la información

Publicado el 27 de Julio 2016 a las 10:28 AM

Así como para levantar una casa necesita sólidos cimientos y columnas, un sitio web requiere de una buena estructura. Justamente, la arquitectura de la información de un sitio web se refiere a la estructura del mismo.

www_principal.jpg

La construcción de un sitio web es más parecida a la arquitectura que al diseño gráfico. Al construir una casa, un departamento o un edificio, es importante saber cómo estarán estructuradas las plantas, cómo serán los accesos, cómo se distribuirán las habitaciones, etc. Sin una estructura sólida, el arte del sitio web no sirve para nada. Como también la decoración de interiores resulta inútil cuando la estructura de una casa no está bien hecha.

Por ello, antes de comenzar a trabajar en el aspecto estético del sitio web, es indispensable pensar en la estructura del mismo. Empezar por el diseño es como pretender pintar las paredes sin antes haberlas levantado. La arquitectura de la información tiene como objeto de trabajo la organización y estructura del contenido de tal modo que pueda facilitar la navegación del usuario. Son muchas las variantes que se pueden desarrollar, desde sitios muy sencillos hasta sistemas de información complejos.

Aspectos a considerar

Entre otros aspectos, la arquitectura de la información de un sitio web debe considerar los siguientes:

Definir las secciones y páginas que tendrá el sitio: es importante clasificar las diversas partes que contendrá el sitio. En un portal de noticias, por ejemplo, agrupar los artículos en secciones temáticas; en un negocio, crear secciones con la historia de la empresa, los bienes o servicios que ofrece, etc.

Establecer las secciones o páginas a las que se podrá acceder desde la página principal o de inicio: es preferible que en la página principal estén centralizadas todas las secciones del sitio, para tener un acceso ordenado. Si son muchas secciones, en algunas de ellas habrá que crear subsecciones cuyo contenido tenga alguna relación temática con la sección que las albergue.

Definir si alguna sección o página destacará respecto a las demás: en ocasiones queremos promover más la lectura de una sección o página determinada. Por ejemplo: las ofertas de la temporada. Esta información puede ir al inicio.

Distribuir el contenido a presentar entre las distintas secciones y páginas: se debe procurar que no haya desbalances en la cantidad de contenido en las secciones y páginas. Si alguna sección tiene muy poco contenido puede ser albergada en otra sección, a modo de subsección.

Establecer las distintas vías de acceso a cada una de páginas web del sitio: se recomienda ofrecer diversas maneras de acceder a la misma información. Es importante contar con un mapa del sitio que facilite al usuario encontrar la página que sea de su interés. Del mismo modo se puede insertar un buscador interno.

Finalmente, mirando hacia adelante, muchos diseñadores y programadores web suelen hacer un esquema, ya sea a mano, con post-its o con un simple programa de diseño en computadora, que permita efectuar los cambios con facilidad cuando descubrimos mejores estructuras para el sitio web o cuando este se hace más complejo con nuevas secciones o páginas. No olvidemos que el crecimiento de la organización también se ve reflejado en la web.

FUENTES CONSULTADAS:

Artículo "Arquitectura de un sitio web", publicado por el portal Javajan.

Artículo "Diferencia entre arquitectura de información y diseño de UX", publicado por el portal del estudio Torres Burriel.

¿Deseas saber más acerca del diseño web y de la arquitectura de la información? Inscríbete en el PEE en Diseño de Sitios Web y Comercio Electrónico de ESAN.