El marketing ágil o la capacidad de adaptarse a los cambios

Publicado el 1 de Agosto 2016 a las 9:30 AM

Cada vez se habla y escribe más acerca de las metodologías ágiles. Y este concepto de agilidad se ha trasladado hacia actividades concretas de las empresas, como es el marketing.

marketingagil_principal.jpg

Emplear el concepto marketing ágil parece ser una redundancia, dado que de por sí el marketing se caracteriza por ser una disciplina dinámica que no solo tiene la capacidad de captar e incorporar rápidamente las nuevas tendencias sino que las genera. Pero sucede que asistimos al lanzamiento de tantas plataformas y herramientas innovadoras en forma simultánea que resulta casi imposible poner todo a prueba e integrarlo a nuestro trabajo.

El marketing ágil surge, precisamente, para establecer una serie de principios a considerar ante la velocidad de los cambios que imponen el mercado y la tecnología. Es así como el 11 de junio de 2012 un grupo de marketeros se reúne en San Francisco para celebrar SprintZero, el primer foro de profesionales del marketing ágil. Esta reunión fue liderada por Jim Ewel y John Cass, quienes basaron su propuesta en la aplicación al marketing de las metodologías ágiles de desarrollo de software.

El objetivo principal del marketing ágil es mejorar la capacidad de reacción y actuación ante los cambios producidos a gran velocidad que afectan al marketing de las empresas, las que necesitan adaptarse oportunamente a las nuevas tendencias para lograr diferenciarse de sus competidores.

Principios del marketing ágil

En el Manifiesto del Marketing Ágil se exponen algunos principios que tienen su origen en los valores expresados en el Manifiesto Ágil de Desarrollo de Software.

Validar hipótesis por encima de opiniones y convenciones: la naturaleza del marketing ágil es no lineal, es decir, se valida el aprendizaje mediante un ciclo de retroalimentación que considera tres pasos: implementar, medir y aprender. Las opiniones de quienes más pueden saber el tema a desarrollar no interesan tanto como estos tres pasos.

Colaboración enfocada en el cliente: cuando la colaboración se enfoca en las necesidades de los clientes se produce mejor marketing que cuando se toman decisiones aisladas o desde una posición jerárquica.

Desarrollar campañas adaptativas por encima de mega-campañas: es mejor adoptar un enfoque no lineal y adaptativo, prefiriendo una pequeña estrategia para implementarla rápidamente, con un proceso de aprendizaje con los clientes y ajustándola para continuar aprendiendo.

Descubrir al cliente por encima de las predicciones estáticas: la interacción con los clientes permite un conocimiento más dinámico de los mismos. Ellos no siempre actúan en forma  predecible. Y precisamente el marketing es una disciplina cuyo objeto el descubrimiento del cliente.

Planificación flexible vs. planificación rígida: no es malo planificar. Lo malo es no saber adaptar los planes al cambio. Nada mejor que estar preparado para responder al cambio que prepararse para seguir un plan pegado a la letra.

FUENTES CONSULTADAS:

Artículo "¿Qué es el marketing ágil? El marketing tradicional se adapta a los cambios", de Christian pastrana, publicado por el portal de la comunicdad IEBS School.

¿Deseas saber más acerca del marketing ágil? Inscríbete en el PEE en Agile Marketing de ESAN.