El estudio de la viabilidad de los proyectos

Publicado el 22 de Septiembre 2016 a las 1:25 PM

Estudiar la viabilidad de un proyecto permite saber si este realmente aportará los beneficios que se esperan de él. No se trata de una formalidad burocrática, sino de una herramienta para la toma de decisiones estratégica.

estudioproyectosprincipal.jpg

El proyecto puede ser grande o pequeño, puede ser una iniciativa de software, una construcción o una mina de grandes dimensiones. Sea cual fuere su tamaño, analizar su viabilidad es incluso más importante que la planificación del mismo.

Para determinar la viabilidad de un proyecto se requiere previamente recopilar la siguiente información:

  • Identificar las limitaciones, restricciones y supuestos: por ejemplo, en un proyecto minero se presentan limitaciones geográficas y restricciones medioambientales, lo que conduce a determinar algunos supuestos en términos de costos, estudios adicionales, etc.
  • Establecer las oportunidades que se presentan: siguiendo en el caso de un proyecto minero, se debe detectar los volúmenes de mineral que se podría explotar, así como los precios a los que se podrían vender a futuro.
  • Definir los requisitos para desarrollar el proyecto: aquí se debe especificar los montos de inversión requeridos, las diversas autorizaciones con las que se debe contar, el número de trabajadores que han de participar en el proyecto, etc.
  • Evaluar las distintas opciones: no existe una sola manera de hacer realidad un proyecto. Es importante contar con varias opciones y definir la más eficiente.

La estructura del estudio de viabilidad de un proyecto

Un efectivo estudio de viabilidad de un proyecto debe contar por lo con los siguientes elementos:

Alcance del proyecto: para definir los límites y evitar desviaciones que alejen de los resultados esperados. Se debe definir el ámbito de aplicación del proyecto en forma clara, concisa y precisa.

Análisis de situación: para identificar las fortalezas y debilidades del proyecto tal como es visto en el momento de su formulación. Se debe emplear como hoja de ruta. Sus conclusiones deben encuadrarse en la planificación y no tomarse como prioridades a resolver inmediatamente.

Definición de requisitos: los integrantes del equipo que formula el proyecto deben aportar para definir todo lo que requiere la implementación del mismo.

Determinación del enfoque: previamente se analiza las distintas opciones de solución a cada problema y se evalúa la idoneidad de uso de las estructuras existentes y de las alternativas.

Evaluación de la viabilidad del proyecto: se examina la rentabilidad del enfoque seleccionado. Se comienza con el análisis del costo total estimado del proyecto. Es importante contar con e análisis de costo de otras opciones, además de la solución recomendada, para así tener una clara comparación económica. Se completa con un programa que muestre la ruta del proyecto, con fechas de inicio y de fin de las actividades. Es importante calcular el costo total del proyecto, lo cual será fundamental para determinar su viabilidad. Finalmente, se añade el análisis del costo/beneficio y de la rentabilidad de la inversión.

Revisión del estudio de viabilidad de un proyecto. Todos elementos anteriormente señalados  son articulados en un estudio de viabilidad que será sometido a una revisión formal con la participación de todas las partes involucradas. 

¿Deseas saber más acerca del apalancamiento operativo y financiero? inscríbete en el PEE en Formulación, preparación y evaluación de proyectos nuevos y proyectos en marcha de ESAN.