La importancia del autoliderazgo en la construcción del líder

Publicado el 7 de Noviembre 2016 a las 3:01 PM

La eficiencia de un líder depende primordialmente del nivel de desarrollo del liderazgo que ejerce sobre sí mismo y el control de sus emociones. Seguidamente, depende del estilo que utiliza para influir en su equipo.

liderazgogo_principal.jpg

El autoliderazgo es esencial para el desarrollo de una persona en cualquier ámbito de su vida, y no solamente en el campo profesional.  Sin embargo, es fundamental que un líder, alguien que tiene la responsabilidad de liderar a otros en un centro laboral e influir en sus vidas, desarrolle previamente esta capacidad. El autoliderazgo implica un conocimiento profundo de uno mismo, y tiene como punto de partida el planteamiento de interrogantes y la búsqueda de soluciones.

En el proceso de construcción del autoliderazgo se puede cometer errores, pero también se tiene la oportunidad de superarlos y aprender de ellos. Se requiere, por lo tanto, del control sobre nuestras propias emociones para no dejarnos cegar por el éxito ni tampoco sentirse apabullado ante el fracaso. El líder es alguien que aprende continuamente y demuestra humildad ante los nuevos conocimientos.

Esta forma de autocontrol se complementa a través de los estilos de liderazgo.  No todas las organizaciones son iguales, y tampoco lo son los equipos de trabajo; por ello es necesario que un líder desarrolle un estilo que ayude a potenciar las características de su equipo, considerando el tipo de tareas que realizan y la organización en la que se encuentra. 

Un líder desarrolla una idea y fija objetivos, comunica los mismos a los integrantes de su equipo y los hace partícipes de conseguirlos. Un líder es capaz de inspirar a su equipo, de convencerlos del camino que deben tomar y las metas que hay que cumplir.  El líder, como decía Warren Bennis, transforma la visión en realidad. Pero si previamente no forja esas convicciones y ese empuje hacia sí mismo y consigo mismo, probablemente no tendrá éxito en inspirar a los demás.

Ambos conceptos se entrelazan. Primero, el desarrollo personal del líder y su formación mental basada en valores, disciplina, aprendizaje y un conocimiento de sí mismo. A partir de esta formación personal, el líder desarrolla el estilo que mejor se ajusta al escenario que le toca afrontar, buscando el máximo desarrollo de su equipo para lograr el mejor resultado posible.

FUENTES CONSULTADAS:

Artículo "8 estilos esenciales de liderazgo organizacional", de Hugo Landolfi, publicado por el blog de Liderazgo.uno.

Artículo "Cómo conseguir el autoliderazgo", de Paolo Caffelli, publicado por el portal Coyuntura Económica.

¿Deseas saber más acerca del autoliderazgo? Inscríbete en el curso Liderazgo efectivo: las personas y obra del líder eficaz del PEE de ESAN.