El riesgo de liquidez y Basilea III

Publicado el 15 de Marzo 2017 a las 1:24 PM

El riesgo de liquidez ha cobrado gran importancia en el ámbito financiero internacional, al punto que ha sido recogido en la nueva normativa bancaria Basilea III.

principal_liquidez_y_Basilea.jpg

La crisis que azotó muchos países desde la crisis de Lehman Brothers ha mostrado que un banco rentable puede quebrar si no cuenta con una adecuada gestión de sus Activos y Pasivos (Asset Liabilities Management ALM en inglés), refiere el profesor Javier Rivas, quien dicta en el Diploma Internacional en Gestión de Riesgos en el Sistema Financiero de ESAN.

"Las entidades financieras captan ahorro que es, por definición, volátil y sujeto a la posibilidad de retiro inmediato, mientras que, en base a ese ahorro, conceden financiación a largo plazo. Bastan pequeños movimientos de la curva de tasas de interés (por ejemplo, que suban las tasas de interés a corto plazo y no lo hagan las del largo plazo) para que se manifieste el riesgo de liquidez en toda su crudeza", señala el especialista.

Añade que en prácticamente toda la operativa bancaria está presente este riesgo ALM (Asset Liabilities Management): al conceder un préstamo el banco compromete una inversión a largo plazo (dependiente de las tasas a largo plazo), al captar ahorros a un mes, el banco tendrá que intentar renovar sus captaciones para no correr el riesgo de encontrarse sin liquidez. Y cuanto más a corta la captación, mayor el riesgo.

Seguidamente el profesor Rivas menciona que existen diversas técnicas para afrontar este riesgo, como son:

  • Gap, que mide la capacidad de la empresa de resistir un movimiento paralelo de la curva de tipos;
  • VAR, Valor en Riesgo aplicado a la gestión de riesgo ALM; y
  • MER (margen en riesgo).

Refiere también que se incluye entre las técnicas de gestión del riesgo ALM la propia valoración de los activos y de los pasivos de la empresa que llevaría a explicar cuál es la resistencia de la entidad financiera a un movimiento al alza o a la baja de la curva de tipos, explicitando el momento en el que una entidad financiera tendría pasivos más valiosos que sus activos y por tanto quebraría.

"En muchos casos, entidades de mediano tamaño en los tests que se han realizado en Europa como consecuencia de la nueva normativa Basilea III, apenas sí eran capaces de superar una subida de tasas de 200 puntos básicos", advierte el especialista en temas financieros.

FUENTE CONSULTADA:

Entrevista con el profesor Javier Rivas.

¿Deseas saber más acerca del riesgo de liquidez y Basilea III? Inscríbete en el Diploma Internacional en Gestión de Riesgos en el Sistema Financiero de ESAN.