Repartir utilidades no necesariamente significa creación de valor

Publicado el 22 de Marzo 2017 a las 5:36 PM

La medición de la creación de valor se debe basar en variables que recojan la riqueza obtenida y la esperada, y tiene como fin identificar todo aquello que pueda incrementarlo, es decir, los impulsores o conductores de valor.

principal-utilidades.jpg

El valor creado se entiende como la riqueza obtenida que supera las expectativas previas. Es decir, si una empresa espera obtener utilidades por 100 pero obtiene 125 habrá creado valor en un 25%.

Existen muchos indicadores que sirven para medir la creación de valor. Dichos indicadores pueden ser agrupados en dos bloques: indicadores contables, es decir los que toman en su totalidad o en su mayor parte información extraída de la contabilidad, y los indicadores de mercado, que como su nombre lo indica emplean en su formulación datos de mercado.

Tradicionalmente se han empleado variables contables para medir o tener una aproximación del valor creado por una unidad económica. Ello se justifica por la facilidad para obtener dichas variables y por su fácil comprensión, dado que se trata de datos manejados con frecuencia y, por tanto, conocidos por el empresario y el inversor.

En ese sentido, son utilizados como indicadores de creación de valor ratios como:

  • La rentabilidad financiera y sus variantes,
  • Beneficio por acción,
  • Ganancia económica,
  • Ratio Market-Book value o valor de mercado sobre valor contable.

Otro tipo de información

Al respecto, la experta Nohemí Boal advierte que la contabilidad muestra información histórica de la empresa, anticipándose al futuro únicamente en un sentido negativo (pérdidas) y por lo general con un horizonte de corto plazo. En consecuencia, refiere que es necesario el uso de otro tipo de información.

Así, la especialista señala que se puede utilizar el Pay Out (PO), conocido también como el porcentaje del beneficio después de impuestos (BDI) que se reparte en forma de dividendos al accionista o propietario.

Sin embargo, advierte que dicho ratio representa la política de dividendos de la empresa y, en caso de ser positivo, es decir, que la empresa distribuya el excedente obtenido entre sus socios, hay quienes consideran que ello se traduciría en una creación de valor. "Esta interpretación es totalmente errónea", sostiene.  

Al explicar su posición Boal señala que el hecho que la empresa decida repartir sus ganancias no implica necesariamente que se haya creado valor, y que como mucho indicaría que la empresa ha generado un beneficio contable y que ha decidido emplearlo en retribuir a sus propietarios.

FUENTES CONSULTADAS:

Artículo "Ratios de creación de valor", de Nohemí Boal Velasco, publicado por el portal Expansión.

¿Te gustaría saber más acerca de la medición de la creación de valor? Inscríbete en el PEE en Finanzas de ESAN.