¿En qué casos se emplea una due diligence?

Publicado el 29 de Agosto 2017 a las 1:04 PM

Cuando una empresa es comprada, la entidad que la adquiere procede a evaluar su información financiera en materia de transferencias. A este procedimiento se le denomina due diligence, y en este artículo repasaremos sus distintas aplicaciones.

1500x844_due_diligence.jpg

En ocasiones, sobre todo cuando la transacción involucra importantes sumas de dinero, la due diligence se realiza con la asistencia de un tercero especializado, que revisa las declaraciones de cada participante en la compra-venta. Así se fija el valor real de la transferencia a efectuar, de modo que el comprador tenga claro cuál es la situación económica y financiera del negocio que adquirirá.

El proceso suele comenzar cuando el comprador y el vendedor llegan a un acuerdo, suscribiéndose una carta de intención en la que ambas partes trazan las pautas de la futura operación. En dicho documento se precisa el compromiso de realizar la auditoría legal, se fijan los plazos y se provee, obligatoriamente, la información requerida para su ejecución.

Tipos de due diligence

Derivados de la operación principal, establecen la situación de determinadas áreas claves del negocio. Son los siguientes:

Legal: Comprueba la situación legal de la sociedad en materia corporativa, contractual, patrimonial, administrativa, de propiedad industrial e intelectual, entre otras.

Laboral: Analiza de la adecuación de la empresa a la legislación laboral vigente. Además, supervisa la formalidad, la seguridad social, los sistemas de retribución, los convenios colectivos, y los planes de seguros y pensiones.

Financiera: Mide las oportunidades y riesgos financieros desde la viabilidad de la empresa. También revisa la generación de flujos de caja, el endeudamiento, la inversión, el financiamiento y los vencimientos.

Fiscal: Evalúa la capacidad de la empresa para cumplir obligaciones tributarias, fraccionamientos, planes financieros, contingencias fiscales y observaciones de la administración tributaria.

Medioambiental: Prevé los potenciales riesgos ambientales y estudia las decisiones planteadas para afrontarlos.

Comercial: Involucra el análisis de la competencia y el conocimiento de la dinámica comercial del sector. Además, se mide el tamaño del mercado para determinar qué posicionamiento y participación tiene la compañía del mismo.

De sistemas de información: Verifica la tecnología empleada por la empresa, la adecuación de los sistemas de información al negocio y su compatibilidad para la fusión de plataformas.

Como vemos, se trata de un proceso complejo que involucra a varias áreas. Su fin es concretar una transferencia que satisfaga a ambas partes en lo económico, y que contribuya a la continuidad del negocio.

¿Deseas saber más acerca de los due diligence? Inscríbete en el curso Fusiones y adquisiciones de empresas del PEE en Derecho Corporativo de ESAN.