¿Es rentable mi producto?

Publicado el 21 de Noviembre 2017 a las 2:54 PM

Existen diversos métodos para establecer si un producto es rentable. Lo que no debe olvidarse es hacer un exhaustivo análisis de los costos, que es la base para llegar a la utilidad.

productorentableprincipal.jpg

El portal español Emprendedores.es recomienda emplear la Cuenta de Explotación del negocio, una herramienta útil a partir de la cual se puede medir la rentabilidad del producto, dado que refleja ordenadamente los ingresos y los gastos de la empresa y permite establecer directamente las ganancias y las pérdidas del ejercicio económico.

El análisis de la rentabilidad de los productos o servicios mediante la Cuenta de Explotación parte de diferenciar los siguientes elementos: los costos fijos y los costos variables. Dividir los costos fijos en costos fijos directos o asignables al producto y costos fijos indirectos o no asignables directamente al producto.

La división de costos permite calcular el margen de contribución variable, que es la diferencia entre el precio de venta y los costos variables. Este margen de contribución variable debe cubrir los costos fijos y la utilidad (ganancia) prevista para el producto. Teniendo estas variables ya es posible analizar la rentabilidad de cada uno de los productos o servicios.

Cuando el margen de contribución del producto es positivo, significa que permite absorber el costo fijo y generar un margen para la utilidad o ganancia:

  • A mayor margen de contribución, mayor será la utilidad o ganancia del producto analizado.
  • Si el margen de contribución del producto es igual a su costo fijo, no hay margen para la ganancia. Se habrá llegado al punto de equilibrio, donde la empresa ni gana ni pierde.
  • En caso que el margen de contribución no alcance para cubrir los costos fijos, se debe tomar medidas para mejorar la rentabilidad, como incrementar las ventas o aumentar el precio.
  • Pero cuando el margen de contribución es negativo, es decir, los costes variables superan al precio de venta, la empresa debe dejar a un lado ese producto.

Las recomendaciones de la FAO

Por su parte, la FAO recomienda a los pequeños productores una forma sencilla y a la vez detallada de determinar si el producto es rentable. Para ello, el organismo internacional propone tomar en cuenta:

Calcular las cantidades exactas de ingredientes requeridas para fabricar el producto: si se produce jugo de piña, ¿cuántas piñas, azúcar y otros ingredientes se requieren para producir un litro de jugo?

Tener en mente los desechos: algunos productos agrícolas no serán aptos para el procesamiento. Al pelar la fruta, la cáscara puede retener mucho de su peso. Así, posiblemente se necesite comprar 100 kg. para obtener 80 kg. de fruta procesable.

Algunos productos procesados no llegarán hasta el consumidor: pueden derramarse durante el proceso de embotellamiento. Podría darse el caso que sea necesario producir 10,500 litros de jugo de fruta para vender 10,000 litros.

El costo de los servicios públicos utilizados en el procesamiento (gas, electricidad, agua): además del precio pagado por los ingredientes, incluir el costo de comprarlos (movilidad, transporte, visitas a las fincas o lugares de compra). Asignar un costo a todos los ingredientes, incluso cuando estos sean cultivados en terrenos propios.

Además, considerar otros costos como, por ejemplo:

  1. Considerar los diferentes tamaños de empaque a ofrecer y que los ingresos y costos variarán de acuerdo con esos tamaños.
  2. Incorporar los costos misceláneos, como licencias o permisos.
  3. Incluir el costo del manejo y disposición de desechos (por ejemplo, las cáscaras o cortezas de las frutas). En algunos casos estos generan ingresos por venta.
  4. Los costos de la maquinaria y de los edificios de la fábrica. La manera más sencilla de hacerlo es dividir el costo de la inversión por el número de años que se espera que duren.
  5. Incluir los costos de servicios, mantenimiento y seguros de los equipos, bienes muebles e inmuebles.
  6. Si se obtiene un préstamo, incluir los intereses y las cuotas de pago.
  7. Calcular el costo de contratar personal.
  8. Servicios de consultoría técnica o de investigación de mercados.
  9. Costos de difusión: sitio web, redes sociales, prensa, publicidad, etc.

Rendimiento del capital y del tiempo

Pero el asunto no se reduce a calcular la ganancia mediante la operación ventas totales menos los costos mencionados. Una vez calculada la utilidad probable, añade la FAO, son necesarios dos cálculos más avanzados antes de decidir si se justifica seguir adelante con el proyecto:

Si es un negocio familiar, calcular la retribución por el tiempo que el propietario y los miembros de su familia dedican a trabajar sin sueldo. Hacer una estimación realista de la cantidad de días que el propietario y sus familiares esperan trabajar. No olvidar el tiempo dedicado a comprar materias primas y a vender los productos, a hacer el registro contable de esas operaciones, así como para fabricar y comercializar los productos. Seguidamente, dividir la utilidad por el número de días. Aquí es cuando llega el momento de preguntarse: ¿Es atractiva esta utilidad diaria? ¿Se puede ganar más trabajando con un sueldo en otra parte? ¿Será puede ganar más con otro negocio?

Otra pregunta que se debe hacer, en caso que la inversión se realice con recursos propios: ¿la utilidad calculada supera el rendimiento en caso de depositarlos en un banco, una cuenta de fondos mutuos u otra opción de inversión? Se recomienda que la tasa de rendimiento anual a largo plazo sea superior a lo que se pudiera ganar colocando el dinero en el banco u otra opción financiera y el rendimiento del tiempo dedicado superior a lo que se pudiera ganar trabajando en otra parte.

No obstante, en el corto plazo hay que estar dispuesto a aceptar rendimientos menores con la perspectiva de que el negocio crezca y aumente la rentabilidad.

FUENTES CONSULTADAS:

Artículo "Cómo analizar la rentabilidad de tus productos", publicado por la website Emprendedores.es.

Artículo "¿Será rentable el negocio, y a qué precios?", publicado por la FAO en su website.

¿Deseas saber más acerca de la rentabilidad de un producto? Inscríbete en el PEE en Contabilidad y Finanzas para no especialistas de ESAN.