¡Feliz aniversario del Reglamento de la Ley BIC en el Perú!

¡Feliz aniversario del Reglamento de la Ley BIC en el Perú!

La Ley de la Sociedad de Beneficio e Interés Colectivo (Ley BIC) fomenta en el Perú la creación de empresas más comprometidas con lograr un impacto positivo en la sociedad y el medioambiente. Para ello, se establecen requisitos concretos que cada compañía deberá cumplir. 

 

Por: Annalucia Fasson el 16 Febrero 2022

Compartir en: FACEBOOK LINKEDIN TWITTER WHATSAPP

El 23 de febrero de 2021 se publicó el DS n.o 004-2021-Produce, con el que se aprobó el Reglamento de la Ley de la Sociedad de Beneficio de Interés Colectivo (en adelante, Reglamento). Esto marcó un nuevo hito en la forma de hacer empresa en el Perú. Como saben, desde esa fecha, los emprendedores y empresarios pueden incorporar en sus estatutos un propósito social y ambiental.

Es importante resaltar que, en nuestro país, ha evolucionado el concepto de que las empresas cuenten con un buen gobierno corporativo y sean sostenibles. Estas deben tener como pilares el aspecto ambiental, para luchar contra la contaminación mediante la implementación de políticas a favor del ambiente, y el aspecto social, en el que se debe ayudar y colaborar con la comunidad o poblaciones más vulnerables.

Impacto socioambiental

La Ley n.o 31072, Ley de la Sociedad de Beneficio e Interés Colectivo (en adelante Ley BIC), publicada en noviembre del 2020, rompe con el estereotipo de que hacer emprendimientos o empresas solo se basa en un fin lucrativo. En este caso, adecuándose a esta Ley se fomenta que el emprendedor o empresario no solo busque rentabilidad, sino que también genere un impacto positivo social y ambiental con todos los agentes con los que interactúa, desde sus principales órganos societarios (accionistas, directores y gerente general) hasta sus colaboradores, proveedores, clientes y la comunidad en general.

Gracias a la Ley BIC y a su Reglamento, hacer empresa con propósito en nuestro país ya no es un sueño ni un ideal, sino una realidad, y ya existen empresas peruanas que se han animado a hacerlo, como Textil del Valle SA BIC, que fue la primera empresa peruana textil en apostar por este modelo y hay muchas más que han adecuado sus estatutos o que están camino a hacerlo. A continuación, recordemos algunos pasos para ser una sociedad BIC:

  1. Escoger bien el propósito social y ambiental que se desea incorporar en el estatuto, ya que la norma solicita, como mínimo, un propósito de cada tipo.
  2. Aprobar, mediante la celebración de una junta general de accionistas, la modificación del estatuto parcial de la empresa, ya que a la denominación social de la sociedad se le agregará la sigla BIC para que, con esa categoría, la distingan de las demás modalidades societarias. También se incorporarán los propósitos sociales y ambientales en el objeto social, las obligaciones en los órganos societarios de la compañía, tanto de los accionistas y del gerente general, y, de ser el caso, también del directorio, si es que se cuenta con dicho órgano. Además, se regulará el estatuto, en caso de liquidación de la empresa, que pasaría con dichos propósitos.
  3. Con la respectiva firma de la minuta y la elevación de la escritura pública, se procederá a inscribir la sociedad BIC en Registros Públicos.

Cumplimiento de compromisos

Más allá de este proceso, lo más retador no es adecuar los estatutos, sino ponerlos en práctica. Una vez inscrita la sociedad como BIC, debe presentar dentro de sesenta (60) días calendarios, contados desde su inscripción, un plan estratégico que determine las actividades que realizará la sociedad BIC a corto, mediano y largo plazo, las cuales permitan lograr los propósitos sociales y ambientales mencionados en el estatuto, que luego se aprobará mediante la junta general de accionistas de la referida sociedad.

Asimismo, una vez al año, la sociedad BIC será auditada por una persona independiente que cumpla con los estándares internacionales y no tenga vinculación económica con la sociedad. Esta persona acreditará la realización de las actividades de cada ejercicio que coadyuven con los propósitos establecidos en el estatuto y que implique un avance de acuerdo a lo indicado en el plan estratégico.

Este informe de gestión deberá ser aprobado mediante la celebración de una junta general de accionistas, la cual deberá realizarse junto con la aprobación de los estados financieros del año anterior, es decir, en la Junta Obligatoria Anual de Accionistas. Luego se comunicará su aprobación al Ministerio de la Producción (Produce) y la empresa se incorporará a su base de datos como sociedad BIC.

Las sociedades BIC, por una cuestión de transparencia, deberán difundir su informe de gestión en cualquier medio electrónico, para que todos sus agentes lo conozcan. Es importante para que se valoren más las actividades que realiza la compañía, que contribuyen con el medioambiente y la sociedad.

Ojalá que más empresas tomen como ejemplo esta nueva forma de hacer empresa y que los consumidores empiecen a comprar productos y/o servicios de las sociedades BIC, a manera de reconocimiento, en vez de aquellas que no lo son. Todos tenemos en nuestra conciencia la necesidad de aportar un granito de arena para que el mundo sea mejor.

Prácticas jurídicas sostenibles

Mención aparte, los abogados que, como yo, queremos contribuir con la sociedad y con este modelo del cambio no estamos solos. El 23 de febrero del 2022 se lanzará, en Latinoamérica, el Global Alliance of Impact Lawyer (GAIL), una organización cofundada por ESELA, RLAI y Benefit Company Bar Association que creará una comunidad global de abogados de impacto, cuyo objetivo será implementar cambios en los sistemas legales y las prácticas jurídicas para crear economías sostenibles e inclusivas.

He oído a muchas personas quejarse de nuestras autoridades por falta de acción en temas ambientales y sociales, pero quizá esta sea la oportunidad para demostrar que todo cambio no depende de otros, sino que parte de nosotros mismos. La suma de todo lo aportado entre varios puede coadyuvar a implementar un modelo de impacto positivo en nuestra sociedad, que será la que dejemos a las futuras generaciones. Y usted querido lector, ¿se anima a constituir una empresa BIC? Déjenos su opinión.

*Annalucia Fasson es profesora en ESAN Business Law

Si quieres aprender más participa en los programas que ESAN Business Law tiene para ti.

 

La Ley BIC fomenta que el emprendedor o empresario genere un impacto positivo con todos los agentes con los que interactúa.

 

Annalucia Fasson

En la actualidad es socia del área corporativa & digital investments y jefa del área de derecho de la moda y retail del Estudio Muñiz, Olaya, Meléndez, Castro, Ono & Herrera Abogados. Abogada por la Universidad de Lima. Magister en Finanzas y Derecho Corporativo en la Universidad de ESAN, cuenta con una especialización en Derecho de la Moda otorgado por el Fashion Law Institute at Fordham Law University, New York, convirtiéndose en la primera Fashion lawyer del Perú y con un curso de Estrategias de Internacionalización de Empresas y Gestión de Personas otorgado por la Universidad ESADE, Barcelona. Entre sus experiencias profesionales se encuentra haber trabajado como abogada especialista en retail durante 7 años en el Centro Comercial Mega Plaza; Representante Bursátil de Inmuebles Panamericana S.A., así como Jefe de Finanzas en una constructora. Trabajó como abogada para la empresa Rímac Seguros y Reaseguros. 

Otros artículos del autor

El luxury law y su influencia en la transformación del lujo

26 Mayo 2022

Las marcas especializadas en productos de lujo se suman a nuevas tendencias, de la mano de la tecnología.

  • Actualidad
  • Derecho Corporativo

El metaverso: Una nueva oportunidad de negocio

29 Marzo 2022

Lejos de ser una moda pasajera, el metaverso se ha consolidado como una tendencia cada vez más popular en el mundo, por abrir la puerta a innumerables oportunidades de negocio que complementan la venta directa o tradicional.

  • Actualidad
  • Derecho Corporativo

Diversa, igualitaria e inclusiva: lo que nos depara el 2022 en la industria de la moda, textil y retail

15 Diciembre 2021
Las nuevas tendencias en la industria de la moda, textil y retail pasan por la inclusión de personas que no se ajustaban a los antiguos modelos de belleza, la igualdad de género y la reivindicación de luchas sociales.
  • Actualidad
  • Derecho Corporativo