Bonos corporativos en el exterior: una oportunidad poco aprovechada

user-pic

Las grandes empresas peruanas tienen en los bonos corporativos internacionales una herramienta financiera poco aprovechada. Considerarlos puede abrir las puertas al crecimiento y a la internacionalización, sobre todo si se trata de proyectos que superan los US$ 100 millones.

Después de los bonos soberanos, el mercado de los bonos corporativos es el segundo en importancia en el ámbito financiero internacional. Según el banco de inversión Merrill Lynch, casi el 30% de los bonos en circulación en el mundo son bonos corporativos; es decir, emitidos por empresas para financiar una variedad de proyectos como la construcción de nuevas instalaciones o la compra de nuevos equipos para ampliar el negocio.

Los bonos corporativos internacionales son obligaciones de deuda emitidos por empresas públicas o privadas. En su estructuración participan por lo general bancos del exterior con experiencia en esta actividad, y tienen como finalidad "levantar" recursos que la compañía emisora requiere.

La emisión internacional de bonos corporativos tiene entre otras ventajas la posibilidad de acceder a un financiamiento más barato, dadas la reducción de las tasas de interés a nivel mundial; y a más largo plazo, por encima de los 10 o 15 años de la emisión. Adicionalmente, a diferencia de las acciones, los bonos no otorgan propiedad en la empresa emisora.

Sin duda, en esto ha ayudado mucho la mejora de la calificación del riego del Perú, al haber alcanzado el grado de inversión. Si una empresa peruana emite un bono, lo más probable es que goce de buena aceptación por parte de los potenciales compradores, que son inversionistas individuales o corporativos (como fondos de pensiones, fondos mutuos, compañías de seguros y bancos), quienes suelen informarse bien antes de arriesgar su dinero.

Lamentablemente en el Perú no se está aprovechando mucho esta opción. Ciertamente, hacerlo demanda una tarea interna previa, que es definir un proyecto como la ampliación de plantas, construcción de nuevas instalaciones o la internacionalización de la empresa. Una vez definido el proyecto, las compañías deben mirar a este mercado.

Hay poca experiencia como la desarrollada por varios bancos grandes, algunas compañías del sector pesquero, Camisea y los proyectos IIRSA norte y sur, que han realizado con éxito sus respectivas emisiones de bonos corporativos en el exterior. Pero la experiencia puede multiplicarse. Todavía hay un know how que se requiere adquirir por parte de otras compañías de diversos rubros. Esta es una oportunidad interesante para empresas como Gloria, Alicorp, Ajegroup, entre muchas otras, que deben dar ese paso.

¿Cree usted, como señala el profesor Diego Peschiera, que las grandes empresas peruanas deben aprovechar la coyuntura y emitir bonos corporativos internacionales para financiar su expansión? ¿Por qué cree usted que no aprovechan más esta opción?

Fuente - Foto: Jupiter Images.



Auspicios