Sosteniendo el éxito

user-pic

Desde hace varios años, las empresas buscan encontrar los mejores caminos para mantener a sus funcionarios y empleados motivados y comprometidos. La tarea no ha sido fácil, pero el coaching se presenta como uno de los mejores métodos.

Actualmente, muchos gerentes se resignan y se limitan a "hacer lo que se puede" mientras sale a la luz una variedad de excusas que facilitan la elección de seguir con la receta de "lo mismo de siempre". Se suele escuchar frases como: con esta gente no se puede, los empleados de hoy no son como los de antes, entre otras expresiones por el estilo.

En ocasiones, la gerencia tiene éxito motivando y generando un cambio. Sin embargo, este cambio suele ser pasajero y luego de un momento de gloria, las cosas vuelven a la "normalidad", aunque el efecto rebote hace que las cosas se vean peor que antes. 

¿Qué es lo que está pasando dentro de las organizaciones? ¿Por qué algunas sí logran cambios sostenidos y otras no? ¿Dónde está la diferencia? ¿A quiénes responsabilizamos del éxito y a quiénes les endilgamos la culpa?

Cultura de gente

Por encima del producto o servicio ofrecido, el resultado lo dictamina la gente que conforma la organización. Aquellas empresas que consideran a su gente como el recurso más valioso son las que sacan ventaja, las que se distinguen y las que marcan diferencias. Y al hablar de "su gente" no se limitan a su personal sino también a aquellas personas que sirven, que consumen sus productos o que utilizan sus servicios. 

Aquellas compañías que basan su accionar y decisiones en principios de justicia, equidad, respeto y servicio observan una mejora en sus resultados que parecieran ser producto del azar. Sin embargo, distan mucho de ser casualidad. Aquel funcionario que conduce sus negocios con integridad, buen trato y respeto terminará rodeado de clientes y asociados inclinados a conducirse de la misma manera y generará una red de confianza cada vez más grande de personas de similar conducta tanto dentro como fuera de la empresa.

Lamentablemente, lo opuesto también se cumple. Es decir, aquellas organizaciones que no siguen principios ni valoran a los demás terminan destruyendo la moral de sus funcionarios de manera que el buen recurso humano decidirá irse y solo quedarán aquellos con creencias limitantes y comportamientos inadecuados. El resultado será la mediocridad, las continuas crisis y en algunos casos, la quiebra.

El ingrediente coaching

Lograr éxito sostenible en una empresa no tiene fórmulas mágicas. No hay manera de conseguirlo apelando a libros o a historias de éxitos anteriores. ¿La razón? Hay muchas variables y factores propios de la organización que requerirán de un plan hecho totalmente a la medida de la organización. Las principales variables son los seres humanos que conforman la organización y que son, cada uno, único y especial.

Por esta razón, no podemos buscar recetas para alcanzar el éxito y mantenerlo, pero sí utilizar un ingrediente que resulte valiosísimo dentro de la organización. El cual puede impregnarse en cada nivel de la organización para generar productos terminados de primer nivel y garantizar el éxito no por un corto período de tiempo, sino de manera sostenida y duradera.

Pero este ingrediente debe contar con las siguientes características: creer en la gente. Si pensamos que nuestro recurso humano no es valioso, nuestros esfuerzos serán inútiles; capacidad de hacer preguntas. La mejor manera de lograr que la gente se dé cuenta de las cosas se logra haciendo preguntas poderosas; permitir que la gente marque su propio camino. La gente se motiva y compromete a un nivel más alto cuando se les permite definir su propia manera de hacer las cosas.

Llevar a cabo un seguimiento continuo. Si no le hacemos saber a la gente que nos damos cuenta de lo que hacen, no podremos valorar y reconocer sus logros, ni ayudarlos a corregir sus falencias y permitirles alcanzar un nuevo nivel de manera sostenida; capacidad de aprender y de compartir. Crecemos haciendo crecer. La humildad para aprender de los demás y compartir lo que sabemos nos engrandece a nosotros y a los demás.

Ese ingrediente describe a plenitud lo que es el coaching, una filosofía de vida que permite sacar lo mejor de la gente, empezando por nosotros mismos.

Y usted, ¿qué medidas viene desarrollando para mantener a su personal motivado y comprometido? ¿Alguna vez ha puesto en práctica este método en su organización? ¿Qué ventajas corporativas le ha generado?



Auspicios