¿La mentira realmente tiene las patas cortas?

user-pic

En el mundo de la mentira, que no es más que nuestro propio mundo, funcionan dos máximas que debemos asumir antes de iniciarnos en esta provocadora disciplina: en primer lugar, somos muy malos detectores de la mentira y, en segundo lugar, todos somos unos mentirosos.

mentiras_principal.jpg

Siete de cada diez bancos en Perú son víctimas de sus propios empleados (Deloitte 2014).

Casi todos somos unos pequeños mentirosos deshonestos, y unos pocos somos unos grandes mentirosos deshonestos. Aunque, en honor a la verdad, los costos para nuestra sociedad de los pequeños mentirosos son descomunales en relación a los costos de los grandes defraudadores.

Nos engañamos pensando que la mentira es necesaria para el funcionamiento eficaz de nuestra sociedad y que disponemos de una holgada capacidad para justificarnos: el "vivo" es el héroe de nuestra sociedad. 

Además, ni siquiera podemos confiar en nuestros mayores. Ni policías, ni jueces, ni personas con alta experiencia, tienen una capacidad para detectar mentiras. Es decir, no existen buenos detectores de mentiras en ninguna parte de nuestro mundo. De hecho, las investigaciones realizadas al respecto apuntan a una mayor fiabilidad de los "no expertos" que de los "expertos".

La estrategia detrás 

Ni taparse la boca, ni apartar la mirada, o cualquier otro estereotipo que venimos aceptando como cultura social, tiene validez científica para ser considerada como una mentira. Si bien es cierto que algunas personas pueden engañar mejor que otras, es conveniente conocer cuándo nos enfrentamos a buenos mentirosos potenciales para así abordar una estrategia.

Una estrategia empieza por desconfiar del extrovertido, alguien con una alta estabilidad emocional y una dosis de frialdad afectiva. Es decir, aquellos en los que acostumbramos a confiar.

La buena noticia es que no todo está perdido. Detectar mentiras es una tarea compleja, pero no imposible. Mentir es muy difícil y requiere de un trabajo extraordinario: el mentiroso debe planificar, saber de lo que miente, y crear una verdad alternativa; además de analizar si le creemos y controlar el miedo a que lo descubran. No es fácil y requiere un elevado despliegue de recursos que lo hace más vulnerable, especialmente si tenemos la posibilidad de controlar nuestra relación con él.



Los manuales para la detección de mentirosos son bastante decepcionantes, existen demasiados aficionados con fórmulas de lenguaje corporal sin validar y que solo representan una ofensa a los equipos de científicos que trabajan validando investigaciones en muchas universidades.

El ruido en la mentira

Existen demasiados condicionantes que pueden alterar el resultado de un análisis de credibilidad, como las razones que nos mueven a mentir y para qué mentimos. Algunos aspectos en la cultura de la mentira pueden ser válidos en algunos casos y ser muy diferentes en otros, como los tiempos de reacción a una pregunta que son superiores a lo normal (especialmente si alguien no está preparado para una entrevista). 

Hay mucho "ruido" en el mundo de la mentira. Los manuales para la detección de mentirosos son bastante decepcionantes, existen demasiados aficionados con fórmulas de lenguaje corporal sin validar que solo representan una ofensa a los equipos de científicos que trabajan validando investigaciones en muchas universidades.

Entonces, ¿debemos renunciar a mejorar nuestra capacidad para evitar el engaño? La respuesta es no, solo debemos ser conscientes de que no existen elixires mágicos y que este proceso requiere de un trabajo serio y avalado por profesionales.

¿Quieres saber más acerca de la lectura de emociones y la detección de la mentira? Participa del "Foro La lectura de las emociones y la detección de la mentira" que organiza ESAN.  

Auspicios