¿Por qué la creatividad siempre debe darse en equipo?

user-pic

En toda organización, una idea revolucionaria no parte de una sola mente virtuosa, sino que es moldeada gracias a los aportes de varias personas. La creatividad funciona de la misma manera; por lo que el mito del "inventor solitario" debería ser desterrado de varias empresas.

shutter_principal.jpg

A lo largo de la historia, logros y avances de la humanidad han sido atribuidos a personajes de forma individual. Por ejemplo, en el terreno de la ciencia, existen los "genios" de grandes descubrimientos e inventos; en el campo de la guerra, se valora a los "héroes" que combatieron en históricas batallas; y, en el mundo de los negocios, se aplaude a visionarios que llevaron a una compañía al éxito gracias a "sus" ideas.

Sin embargo, no hay nada más falso que un "inventor solitario". Los inventos revolucionarios, las hazañas bélicas y los negocios exitosos no se logran gracias a una sola persona, sino a través del trabajo de todo un grupo humano, y en el que cada miembro pone su grano de arena.  

Por ello, aterrizando nuevamente en el terreno empresarial, pocas cosas son más dañinas para una organización que un genio narcisista, un "gerente estrella", y un líder sin diálogo que se considere como el único capaz de proponer ideas útiles en el equipo. Es decir, una sola persona no puede estar a cargo de la aprobación de todas las iniciativas y proyectos.



Es por ello que la creatividad en equipo tiene que estar impregnada en el ADN de cualquier empresa, implementándose con una visión estructural que no dé cabida a quienes quieran darse de "inventores solitarios".

La creatividad parte de un reto 

Es innegable que la creatividad es una pieza fundamental para toda organización. No solo es motivo de estudio en las principales escuelas de negocio, sino también es el tema favorito en las charlas de ejecutivos.

Diversos expertos han puesto énfasis en su relevancia y en el modo en que debe trabajarse. Kim Scott, por ejemplo, considera que "la creatividad en una organización depende de una colaboración vibrante y continua y de un libre flujo de ideas"; Richard Florida y Jim Goodnight, por otro lado, nos dicen que "el capital creativo no es sólo una colección de ideas de individuos, sino un producto de la interacción"; y, finalmente, Teresa Amabile y Robert Sternberg indican que "la gente creativa se motiva desde adentro y responde mucho mejor a las recompensas intrínsecas que a las extrínsecas".

Es por ello que la creatividad en equipo tiene que estar impregnada en el ADN de cualquier empresa, implementándose con una visión estructural que no dé cabida a quienes quieran darse de "inventores solitarios". La consigna debe ser clara: comprender, identificar y potenciar las diferentes habilidades que los colaboradores puedan aportar. Casi todas las buenas ideas se dan de forma progresiva y en el día a día; no mediante la breve inspiración de un solo individuo.

Finalmente, lo que sí resulta primordial en un equipo, es un líder capaz de identificar las decisiones claves y visualizar la estructura organizacional en torno a las fuentes de valor. Dicha función requiere del reconocimiento hacia el equipo cuando florezca la creatividad, para así empoderarlo cuando su trabajo le genere valor a la empresa. Si esto no sucede, el reto está en asumir los errores de algunos como una responsabilidad colectiva y buscar juntos una mejora integrada.

¿Cuán extendida está en las empresas la conciencia sobre el trabajo en equipo? 

FUENTES CONSULTADAS:

Florida, R. y Goodnight, J. (2005) Gestionar para la creatividad. Harvard Business Review América Latina, 83 (7) pp. 3-8.

Amabile, T. y Khaire, M. (2009) La creatividad y el rol del líder. Harvard Business Review América Latina, 87 (8) pp. 3-11.

Blenko, M., Mankins, M. y Rogers , P. (2010) La organización impulsada por las decisiones. Harvard Deusto Business Review (191) pp. 48-57.

Auspicios