Inteligencia estratégica para una mejor proyección

user-pic

En tiempos en que los procesos de toma de decisiones requieren de mayor velocidad y precisión, es fundamental que sepamos afrontar situaciones desde una perspectiva integradora y metodológicamente consistente.

1500x844_inteligenciaestrategica.png

El ejecutivo argentino Federico Frischknecht define a la estrategia como "un método de decisión especulativo en razón de la impredictibilidad que caracteriza a toda interacción humana". En esa línea, se entiende por qué las principales nociones sobre inteligencia estratégica tuvieron su origen en la alta toma de decisiones dentro del complicado y hostil entorno militar.

Hoy en día, las capacidades estratégicas son requeridas no solo en el campo de batalla, sino también en el terreno empresarial y político debido al veloz ritmo con el que se requiere tomar decisiones y realizar acciones. Es aquí donde los equipos de analistas y asesores deben colaborar para diseñar la imagen de la situación actual o conflicto. Del análisis del mismo emergerán las decisiones para que la organización persigua sus objetivos.

La inteligencia estratégica actúa en el asesoramiento de la determinación de capacidades e intereses de los competidores, así como en el análisis del resultado de las políticas y acciones surgidas de la estrategia. De esta manera se realimenta el circuito para modificarlas y / o mantenerlas. Es importante notar que la inteligencia estratégica estudia al hombre y su comportamiento, naturaleza y cultura.



La inteligencia estratégica actúa en el asesoramiento de la determinación de capacidades e intereses de los competidores, así como en el análisis del resultado de las políticas y acciones surgidas de la estrategia.

El analista recolecta datos y los transforma en información. Este proceso parte del análisis del contexto, luego se convierte en inteligencia y finalmente en conocimiento internalizado por los decisores. La elaboración de informes de inteligencia, pensando siempre en quién es nuestro decisor y cómo asimila la información, es fundamental a fin de asegurarse que el mensaje llegue más allá del uso que se le dará después.

Para esta función debe gestionarse la información de modo que se permita eliminar sesgos, combatir preceptos mentales y evitar una mala influencia de las propias percepciones. Recordemos que cada disciplina desarrolla sus propias herramientas de trabajo con la información y es por este denominador común que podemos individualizar y articular metodologías provenientes de distintas áreas del conocimiento.

El reconocer nuestros propios modelos mentales, limitaciones y visiones de la realidad nos ayudará a contar con una visión más objetiva al momento de utilizar herramientas como el método sistémico, el mapeo sistemático de la literatura, el análisis de la calidad de los datos y las hipótesis competitivas. A su vez, cada una de estas herramientas nos ayuda a cumplir una tarea específica.

Por ejemplo, el método sistémico sirve para enmarcar un problema e identificar sus componentes y relaciones con otros. Por su parte, el mapeo es un método para realizar búsquedas de información disminuyendo la influencia de nuestros sesgos. La herramienta de calidad de datos nos permite ir más allá y verificar de manera multidimensional la calidad de nuestra información. Finalmente, las hipótesis competitivas se emplean para proponer y validar de forma simple las distintas hipótesis que nuestro escenario nos presenta.

En conclusión, para nuestros días, las decisiones que debemos asumir en nuestra vida profesional y personal abarcan más procesos, perspectivas y habilidades de los que muchos pudieran imaginar.

 Y usted, ¿considera importante fortalecer su inteligencia estratégica?

Auspicios