Inmigrantes en busca del sueño peruano

user-pic

¿Debe la norma que regula la contratación de personal extranjero modificarse a efectos de definir nuevas políticas para los inmigrantes que se encuentran en el Perú? Teniendo en cuenta el panorama actual, donde una gran mayoría de personas visita nuestro país para establecerse, es más que necesario revisar el propósito de las leyes.

migrantes_principal1.jpg

La llegada de extranjeros al Perú no es un fenómeno reciente ni alarmante. Sin embargo, en los últimos años, hemos sido testigos de cómo el número de personas que llegan al país con la intención de convertirse en residentes ha ido creciendo sin miras de reducirse.

Justamente, en el mes de febrero de este año entró en vigencia una norma migratoria que otorgó una condición especial para que los ciudadanos venezolanos pudieran asegurar sus derechos y facilitar la regularización de su situación migratoria en el Perú. Además, el 1 de marzo entró en vigencia la nueva Ley de Migraciones, que estableció otras calidades migratorias.

Cabe mencionar que, muy a la par de estas nuevas condiciones, las limitaciones para la contratación de personal extranjero creadas hace más de 20 años aún se mantienen vigentes, a pesar de lo distinto que es el Perú. Es decir, se han modificado los tipos migratorios pero no se ha definido una política migratoria de forma integrada.



Al ser anfitriones de inmigrantes es indispensable buscar el mayor beneficio a corto y largo plazo, tanto para los inmigrantes como para el Perú: solo con una política coordinada el sueño migratorio de los extranjeros podría hacerse realidad en el Perú.

Políticas a tener en cuenta

Si quisiéramos mantener los límites de contratación de personal extranjero como una herramienta para controlar el ingreso a nuestro país es vital crear incentivos nuevos. Por ejemplo, al evaluar la demanda de trabajo en el Perú se pueden conocer qué oficios deberían ser fomentados. 

Hay que tener en cuenta que, si bien existen varios extranjeros que trabajan sin contar con un aval migratorio que lo permita, ellos también necesitan el apoyo de las autoridades para insertarse como nuevos participantes del sistema formal peruano. A su vez, las normas de incentivo o limitación de ingreso, deben estar alineadas a las necesidades y objetivos que persigue el país.

Por ejemplo, en algunos países se incentiva la llegada de profesionales extranjeros de determinadas carreras, una vez que se ha podido determinar las industrias que tendrán mayor demanda en el mercado o aquellas en donde existe escasez de conocimiento y/o personal. Por otro lado, en otros países, se solicita realizar publicaciones de convocatorias públicas para puestos de trabajo y solo cuando se demuestra no haber encontrado el candidato ideal en el mercado local, se aprueba la contratación de personal extranjero. Por ello, es importante considerar que nuestras limitaciones o incentivos respondan a una política determinada.

No hay que olvidar que el movimiento de personas hacia lugares que ofrezcan una mayor estabilidad y beneficios, es un fenómeno que seguirá ocurriendo en el mundo. Por lo tanto, es importante adecuar las políticas públicas de migraciones a las metas del país.

Al ser anfitriones de inmigrantes es indispensable buscar el mayor beneficio a corto y largo plazo, tanto para los inmigrantes como para el Perú: solo con una política coordinada el sueño migratorio de los extranjeros podría hacerse realidad en el Perú.

Auspicios