¿Qué futuro puede tener un trabajador en estas condiciones?

user-pic

El gran problema que tenemos en el sector empresarial es todavía la rigidez extrema en la legislación laboral. Según el Banco Mundial, somos el quinto país, comenzando de atrás hacia adelante, en términos de eficiencia en el manejo de la estabilidad laboral.

1500x844_condiciones_laborales.jpg

Para revertir la actual rigidez de la legislación laboral peruana es muy importante que se implementen normas como la Ley del Empleo Juvenil, la Ley General del Trabajo, la nueva Ley de Negociación Colectiva en el Sector Público, la Ley de Servicio Civil. Pero sobretodo, es necesario que se implementen reglamentos  que permitan generar eficiencias en el sector empresarial, en cuanto a la vida cotidiana de las relaciones laborales en las empresas.

Por ejemplo -en cuestiones muy pequeñas y menudas- se necesitan mecanismos que permitan mejores estímulos de compensaciones y beneficios en las empresas para retención de talento. Así como también que sirvan para legislar sobre conceptos  relacionados al bono de productividad, bono de no competencia, bono de fidelización o temas como el teletrabajo, que es necesario que se regule o mejore, dada la evolución del mercado laboral y la gran diversidad de conceptos que aparecen en las empresas -como las mencionados- que aún no tienen respaldo legal.



El Perú tiene un gran problema: estadísticamente hablando, hay mucho subempleo que involucra cerca de la mitad de los trabajadores del país.

El plan estratégico para mejorar el mercado laboral en nuestro país tiene que enfocarse en una legislación realista, eficiente, flexible, y pedagógica, es decir que permita a la gente entenderla. Pregúntese, ¿qué tanto conoce y entiende sobre leyes laborales? 

La legislación con estabilidad laboral absoluta, la prohibición de contratar labores permanentes por intermediación laboral o trabajo temporal, la ausencia de un despido por razones económicas, la real imposibilidad de reducir personal por causas económicas o estructurales. Así como la incertidumbre sobre el monto indemnizatorio que enfrentará el empleador cuando despida arbitrariamente al trabajador (a la indemnización por despido, se suma la de daños y perjuicios, daño moral y ahora daño punitivo) han contribuido (no es el único factor) al retroceso del empleo en el Perú. Después de 20 años de crecimiento continuo, el país decreció en el empleo, sin duda también por causa de la desaceleración económica.

Además, hay muchas normas laborales desperdigadas por todo el sistema laboral que no han sido aglutinadas y concentradas en pocos cuerpos normativos como la Ley General de Trabajo. Perú es el único país en Sudamérica que no tiene un código de trabajo que agrupe los principales temas laborales en una sola ley. Es importante que a esto se avoque el parlamento.  

Subempleo y desempleo

El Perú tiene un gran problema: estadísticamente hablando, hay mucho subempleo que involucra cerca de la mitad de los trabajadores del país. Estos suelen laborar en empleos para los que están sobre calificados, como un médico o ingeniero realizando servicio de taxi; o también, trabajan menos horas de las que necesitan para generar ingresos suficientes.

El desempleo juvenil es un grave problema aún sin solución. Mientras que la tasa promedio de desempleo es 4.4 %, en los jóvenes llega al 9.2 %; es decir, más del doble. ¿Qué pasa con los jóvenes? ¿Acaso son menos capaces que las personas de edad mediana o adulta? No, no son empleables porque no tienen experiencia laboral y no tienen capacitación o especialización, por tanto la Ley de Empleo Juvenil es prioritaria.

Es necesario reaccionar, si no se hace lamentablemente todavía se tendrán ciudadanos que en lo laboral son trabajadores que no conocen sus derechos. Que no tienen formalidad porque están fuera de planilla; y lo que es peor, que no están capacitados para generarse mayor productividad porque las empresas no invierten en ellos al no estar en planilla. ¿Qué futuro puede tener un trabajador en estas condiciones? 

Auspicios