Las criptomonedas: ¿futuro de las finanzas o riesgo para los mercados?

user-pic

La tecnología blockchain llegó para quedarse. Resulta importante entonces conocer las ventajas y desventajas que ofrece a sus usuarios e interesados.

1500x844_criptomonedas.jpg

Primero fue una idea disruptiva y brillante: usar la tecnología blockchain para crear un medio de pago. Luego, esta original ocurrencia fue expandiéndose hacia miles de alternativas para sustituir al dinero tal y como hoy lo entendemos.

Al igual que con la burbuja ".com", lo que empezó como algo minoritario, con modelos de negocio vinculados a la mejor tecnológica, comienza a degenerarse en un proceso en el que la concepción original se ha pervertido.



En un futuro, el Perú podría contar también con un eSol o criptoSol, respaldado por el Banco Central de Reserva.

Los fraudes han sido muchos y muy variados, teniendo a los denominados ICO (Initial Coin Offers y ofertas iniciales de monedas) como los más frecuentes. En esa línea, las empresas de nueva creación y modelo dudoso, que difícilmente obtendrían financiamiento, han procedido a emitir sus propias criptomonedas en vez de endeudarse o ampliar su capital. Dichas divisas, que no poseen uso alguno, carecen de valor.

Dicho esto, es preciso resaltar las ventajas y desventajas generadas por el uso de criptomonedas.

Ventajas:

  • Su nombre proviene, justamente, de la encriptación que vuelve casi imposible descifrar su código y que, a su vez, se dividen en muchos nodos de comunicación (usualmente entre 20 y 40). Hoy en día, es una tecnología que no se puede hackear.
  • Permiten transferencias de dinero de una parte del mundo a otra. Algunas de estas pueden ser instantáneas, aunque no todas. Por ejemplo, el bitcoin puede tardar hasta 200 minutos en procesar la operación.
  • La confidencialidad es máxima, ya que se transmite el mínimo de información necesaria.
  • En países convulsos, donde la divisa local pierde mucho valor, facilita el ahorro y la importación de bienes en caso de que el exportador prefiera no cobrar en su moneda. Dicha utilidad favorece, sobre todo, a países en los que es casi imposible conseguir una divisa fuerte.

Desventajas:

  • Su opacidad es uno de sus principales defectos, pues muchas actividades ilegales y de lavado de dinero pueden ser fácilmente realizadas a través de las criptomonedas.
  • La enorme volatilidad que posee. Por ejemplo, el valor del Bitcoin pasó de cinco centavos a un máximo de 20 000 dólares en un solo año, para luego perder el 60 % de su valor en unas pocas semanas. Así resulta imposible fijar precios o ahorrar a largo plazo con esta divisa.
  • La absoluta falta de regulación en muchos países, lo que las convierte en "alegales". Hace falta un enorme esfuerzo internacional para regular estos activos.
  • El consumo eléctrico. Las empresas que registran estos activos, como el Bitcoin, tienen que resolver enigmas matemáticos que implican muchas horas de procesamiento de las computadoras. Se calcula que procesar un bitcoin puede llegar a costar entre 3 000 y 6 000 dólares.
  • Su escasísimo uso en la economía real. En la actualidad, el uso de estas criptodivisas se limita a un colectivo muy reducido de personas y empresas. Al no estar respaldadas por ningún banco central, su valor radicará solo en la utilización que lleguen a tener.
  • En conclusión, nos encontramos en un momento incipiente del desarrollo de las criptodivisas. Aunque cuentan con muchas ventajas, adolecen de una enorme carencia de garantía jurídica, que debe superarse para que se conviertan en un activo financiero confiable. 

Sin embargo, no hay que engañarse: la tecnología blockchain llegó para quedarse. Es muy probable que en un futuro, los pagos en efectivo serán mínimos y los bancos centrales apostarán por tecnologías similares a las de las criptodivisas. De esta manera, muchas de las actuales cripto desaparecerán, quedando solo aquellas que demuestren su utilidad y empleabilidad para las transacciones internacionales, especialmente en países de divisa débil que más las requieran. Por último, quizá en pocos años, el Perú podría contar también con un eSol o criptoSol, respaldado por el Banco Central de Reserva.

Auspicios