¿Cuáles son las características esenciales de un equipo de alto rendimiento?

user-pic

Trabajar en equipo es uno de los aspectos actualmente más valorado a nivel empresarial. Por esta razón, la creación de los equipos de trabajo de alto rendimiento (EAR) se ha convertido en un objetivo de prioridad, pero ¿qué es lo que se necesita para formar un EAR exitoso?

1500x844_ear.jpg

En el transcurso de mi carrera profesional en empresas que forman parte de la lista Fortune 500, en la que se incluyen a las 500 mayores empresas estadounidenses de capital abierto a cualquier inversor según su volumen de venta, tuve la grata oportunidad de compartir tiempo con equipos de alto rendimiento.  Se trataba de proyectos  situados en el Medio Oriente, Europa y Asia, en los que pude constatar de primera mano las características más resaltantes que hacen que estos grupos de trabajo logren obtener resultados de alto impacto de manera consistente en el tiempo.

En el campo de la ciencia del desarrollo organizacional, el concepto de equipo de alto rendimiento (EAR) se define como las organizaciones o grupos virtuales que suelen estar sumamente enfocados en sus objetivos y  que logran resultados extraordinarios. En este tipo de equipos, los roles de los integrantes se encuentran claramente definidos además, cada uno de ellos cuenta con talentos y destrezas complementarias.



Antes de preocuparse por aprender sistemas y metodologías que permitan una dinámica de trabajo de alto rendimiento, hay asegurarse de contar con la energía física, la agudeza mental y la resiliencia emocional para desempeñarse a este nivel.

Presenciar la dinámica de los equipos de alto rendimiento es una experiencia realmente singular. Los niveles de colaboración e innovación son impresionantes, así como su compromiso con un objetivo común. Cuando surgen contratiempos, los miembros del equipo muestran un altísimo grado de resiliencia, es decir, la capacidad física, mental y emocional de recuperarse rápidamente de situaciones adversas.

Otros aspectos  importantes

Otro aspecto interesante que uno puede observar es el altísimo nivel de compañerismo. Es evidente, y hasta me atrevería a decir, conmovedor, ser testigo del nivel de apoyo y solidaridad que se muestra entre sí. El grado de confianza que se tienen  es superlativo y esto es un reflejo de liderazgo que por lo general prevalece en estos equipos.

El rol de líder no está asignado a una sola persona, el liderazgo lo puede asumir cualquier integrante del equipo dependiendo de la necesidad del momento. Esto requiere de un enorme grado de madurez y conciencia para contener el egocentrismo, que es uno de los aspectos humanos que más corroe a los equipo de alto rendimiento.

Al hablar de madurez y conciencia, hay otros aspectos que hacen a estos grupos de trabajo muy singulares, uno de ellos es  su capacidad de resolver conflictos. Está claro que en todo proceso creativo, casi siempre habrá un menor o mayor  grado de conflicto. A pesar de que la palabra "conflicto" denota violencia, la palabra en si se define como "oposición o desacuerdo entre personas".

Los equipos de alto rendimiento tienen claro que el conflicto deriva de la diversidad del grupo, característica fundamental para maximizar el proceso creativo y lograr resultados extraordinarios. Este principio de valorar la diversidad permite establecer mecanismos y sistemas que posibilitan compartir ideas de manera estructurada y democrática. Así también, esto facilita el proceso de toma de decisiones dentro de los tiempos establecidos.

Ahora bien, para ser parte de un equipo de alto rendimiento, más allá de la experiencia y conocimiento que se debe poseer, un requisito fundamental es estar en condiciones físicas, mentales y emocionales óptimas. Sin estas bases humanas sólidas, todo intelecto y experiencia que uno pueda traer a la mesa se verá disminuido y no servirán de mucho.

Por lo tanto, antes de preocuparse por aprender sistemas y metodologías que permitan una dinámica de trabajo de alto rendimiento, hay que primero asegurarse de contar con la energía física, la agudeza mental y la resiliencia emocional para desempeñarse a este nivel.

Auspicios