Habilidades comunicacionales: el reencuentro con el directivo humano

user-pic

Vivimos en un mundo saturado de información, pero con escasa interacción personal. Los directivos se enfrentan cada día a situaciones que no solo involucran datos, sino también emociones. Este último aspecto es en el que aún falta preparación.

1500x844_habilidades_comunicacionales.jpg

Al ingresar a la universidad o al instituto de formación superior, se sigue un proceso para obtener conocimientos sobre una materia. Al ejercer la profesión, surge la decisión de desempeñarse o especializarse en un área específica. Para ello, se requieren herramientas o técnicas particulares que permitan desenvolverse con propiedad en el campo elegido. Este proceso tiene un alcance limitado, porque se centra en adquirir habilidades técnicas insuficientes para el desarrollo profesional, directivo y personal a largo plazo. 

Sentido humano y estrategia

Existen otro tipo de habilidades denominadas humanas o comunicacionales que son más importantes en una coyuntura en la que el uso de la tecnología reemplaza la interacción entre las personas. Todo profesional necesita adquirir estas habilidades, ya que no basta tener estudios, títulos y generar grandes ganancias a las organizaciones. Si no se tiene la capacidad de interrelacionarse de manera adecuada con los públicos, sean internos o externos, los méritos técnicos quedan en segundo lugar. 

En el Perú, es muy común que aún se mantenga la costumbre de coleccionar diplomas. Es decir, se acumulan certificados de capacitaciones, talleres y programas, entre otros. Muchos de ellos, en el fondo, son técnicamente lo mismo. Este comportamiento genera una grave distorsión en el mercado, porque se suele creer que a mayor capacitación más capacidad de resolver, y no necesariamente es así.



Las habilidades estratégicas se refieren a la capacidad de responder y adaptarse de manera eficiente, eficaz y oportuna a cualquier coyuntura.

Así surge un tercer tipo de habilidades: las estratégicas, referidas a la capacidad de responder y adaptarse de manera eficiente, eficaz y oportuna a cualquier coyuntura. No se aprenden en las aulas, sino que resultan de la práctica de las habilidades técnicas y humanas o comunicacionales. La adquisición de conocimientos técnicos no asegura que una persona afronte con éxito la vida profesional y menos un papel directivo. 

Líderes con esencia humana

Las habilidades humanas, también llamadas blandas, son fundamentales para el desarrollo del liderazgo. No es posible la existencia de un líder sin capacidad de mover masas, de motivar a un grupo de personas hacia el cumplimiento de objetivos y mucho menos de generar compromiso. El líder es una persona que tiene una serie de cualidades, entre las que se destaca su flexibilidad para adaptarse a los cambios y la capacidad para reaprender. 

El manejo de las herramientas tecnológicas juega en contra de los procesos comunicacionales en las organizaciones. El poco o nulo contacto personal y humano, así como la escasa capacidad de los directivos para interpretar lo que pasa por la mente de sus subordinados y para entender el estado emocional de las organizaciones, fuerza al reencuentro de los profesionales con su esencia humana y el reaprendizaje de las formas de comunicarse con su entorno.

Auspicios