Innovación: la necesidad de aceptar la diversidad

user-pic

Se suele decir que este es un país diverso. Pero más allá de festejarlo en público, la empresa peruana no ha reflexionado lo suficiente sobre cómo aprovechar la diversidad como una ventaja. Nuestras diferencias son la mejor estrategia para innovar.

1500x844_aceptar_diversidad.jpg

Existen muchos mitos sobre la innovación en el ámbito empresarial. A menudo imaginamos a los innovadores como personas creativas y capaces de enfrentarse al mundo para defender sus ideas brillantes al interior de las organizaciones donde trabajan. El mito del héroe se populariza en manuales de autoayuda y genera que muchos estudiantes piensen que existe la receta para convertirse en innovadores. 

Sin embargo, décadas de investigación demuestran que el hecho de que algunas sociedades innoven más que otras no depende solo de las habilidades de los individuos, sino también de un contexto social adecuado: no basta con ser un genio que posea recursos financieros. Aunque los factores políticos, sociales y culturales que afectan la capacidad innovadora de un país son numerosos, hay dos que son cruciales y suelen ignorarse: la diversidad y la capacidad de oir al otro. 

"Un club de (hombres) iguales"

La diversidad es crucial para innovar. Numerosos estudios demuestran que las personas con distintas perspectivas permiten romper moldes en la organización. Un ejemplo es el creciente uso de equipos de trabajo multidisciplinarios. Recientemente, el BBVA Continental en Lima ha venido implementando equipos integrados por personal de distintas áreas, quienes trabajan como pares y sus decisiones se ejecutan de manera directa para agilizar el lanzamiento de nuevos productos. Las nuevas propuestas, tanto al interior de la organización como para sus consumidores, se benefician si son desarrolladas por profesionales de diversas áreas, como Marketing, Operaciones y Diseño, que tienen la oportunidad de participar durante todo el proceso. 



Por tradición, en la escuela nos enseñan a repetir lo que dice el profesor, pero no a cuestionar lo que dice ni a escuchar lo que puedan aportar nuestros compañeros.

Estudios previos demuestran que los equipos con diversidad de género o integrados por personas con bagajes socioculturales diferentes aumentan la capacidad de innovación. Lo fundamental es tener conocimientos variados para pensar desde nuevas perspectivas. 

Si tomamos en cuenta estos elementos y pensamos en la mediana y gran empresa peruana, el panorama es deprimente. En nuestro país se discrimina con frecuencia, dentro y fuera del ámbito laboral. Por ejemplo, para formar equipos de trabajo se segregan los curriculum vitae de los postulantes, de acuerdo con la universidad de procedencia. A largo plazo, muchas empresas operan como guetos donde todos se conocen y piensan de forma similar. El caso de la discriminación por género es claro. Las ejecutivas peruanas se enfrentan a una serie de barreras para acceder a puestos de poder o para que sus opiniones sean escuchadas en los espacios correspondientes. Así se pierden cientos de puntos de vista que podrían ayudar a ver las cosas de otra manera en el trabajo cotidiano. 

"Callar y hacer"

Contar con un equipo diverso no basta. Aunque se realicen esfuerzos para incluir diferentes voces en la oficina, la capacidad de opinar se ve limitada si algunos miembros se imponen sobre otros. En clase suelo encontrar estudiantes con ideas muy interesantes, que mejorarían enormemente los procesos de sus organizaciones, pero la mayoría suele olvidarlas porque carecen de espacios donde los gerentes escuchen sus propuestas. En muchos casos temen que los jefes piensen que están diciéndoles que hacen mal su trabajo. En otros, son los propios compañeros de trabajo quienes se ríen de las ideas nuevas. 

Esta situación es terrible porque limita toda posibilidad de desarrollar innovaciones, aunque no debería sorprendernos si pensamos en espacios como la escuela peruana. Tradicionalmente, nos enseñan a repetir lo que dice el profesor, pero no a cuestionar lo que este dice, ni a escuchar o valorar los aportes de nuestros compañeros. La situación no varía mucho en la adultez, donde cuestionar la forma como un supervisor hace las cosas es considerado un acto de insurrección que debe ser castigado. 

Es fundamental crear espacios para desarrollar una verdadera cultura de la innovación en el país. Es difícil imaginar que los innovadores puedan surgir en una cultura autoritaria que se burla de lo diferente. Es paradójico que imaginemos al Perú como un país diverso, con múltiples lenguas, etnias y personas de distintos bagajes, pero que nuestras organizaciones ignoren, rechacen y limiten formas distintas de ser y pensar: ¿Qué efectos crees que tienen estas dinámicas en tu trabajo? ¿Cómo afectan la innovación? Cuéntanos tu experiencia.

_______

Bibliografía 

Hargrave, Timothy J., and Andrew H. Van de Ven. A collective action model of institutional innovation. Academy of management review 31.4 (2006): 864-888. 

Thornton, Patricia H. The sociology of entrepreneurship. Annual review of sociology 25.1 (1999): 19-46. 

Østergaard, Christian R., Bram Timmermans, and Kari Kristinsson. Does a different view create something new? The effect of employee diversity on innovation. Research Policy 40.3 (2011): 500-509. 

Parrotta, Pierpaolo, Dario Pozzoli, and Mariola Pytlikova. The nexus between labor diversity and firm's innovation. Journal of Population Economics 27.2 (2014): 303-364. 

Niebuhr, Annekatrin. Migration and innovation: Does cultural diversity matter for regional R&D activity? Papers in Regional Science 89.3 (2010): 563-585. 

Vargas, Silvana, et al. Bajo el radar de Sofía: oportunidades y barreras de los profesionales en el Perú. Lima: IEP 2014.

Auspicios